Miércoles 26 Julio 2017
Inversión

Mejora en ingresos fiscales subiría calificación de riesgo

La agencia Moody’s mantuvo en Ba1 con perspectiva estable la nota para Guatemala, pero incluye las recomendaciones en materia fiscal y económica para subir el rating.

Desde hace dos décadas las calificadoras han señalado la necesidad de fortalecimiento institucional, en la inversión y en el capital humano. Por: Lorena Álvarez elPeriódico

La estabilidad macroeconómica sigue siendo el principal soporte de las evaluaciones de las calificadoras de riesgo. En la evaluación anual de Moody’s Investor Services, Guatemala logró mantener en Ba1 la nota con perspectiva estable.

Aunque la calificadora respalda la nota en el bajo déficit fiscal y la robustez de la economía pese a la crisis política de 2015, el informe destaca que para mejorar la calificación se necesitaría incrementar sustancialmente los ingresos tributarios, se logran cambios que aumenten el crecimiento de la economía y se fortalecen las instituciones.

Desde hace dos décadas las calificadoras de riesgo y organismos internacionales no han señalado la necesidad del fortalecimiento institucional, la inversión en capital humano, en infraestructura y en la transparencia y calidad del gasto, comentó el ex vicepresidente del Banco de Guatemala (Banguat), Mario Alberto García Lara.

Sin embargo, los problemas persisten porque el país no hace lo necesario para mejorar esos aspectos, agregó García Lara que también integra la Mesa de Riesgo País.

En abril pasado, Fitch Rating emitió su informe dejando a Guatemala con la misma calificación de BB con perspectiva estable. Este año está pendiente la revisión de Standar and Poor’s que desde octubre de 2016 cambió la perspectiva para el país con una nota de BB por la baja en la inversión en infraestructura y el limitado crecimiento de los ingresos fiscales, entre otros.

La expectativa en la recaudación es alcanzar una carga tributaria de 11.3 por ciento en cinco años. En 2016 se logró 10.4 por ciento, levemente por arriba del 10.2 por ciento que cerró en 2015.

Las autoridades del Ministerio de Finanzas y de la banca central informaron que según el informe de Moody’s la nota se puede revisar a la baja si se erosiona la gestión fiscal, se deterioran los indicadores de deuda o existen amenazas a la estabilidad política del país.

No hay mejoras

La nota que dan las calificadoras a los soberanos de un país incide en las condiciones crediticias en mercados internacionales para empresas y para el Estado.

Este año no se tiene un deterioro en la calificación por lo que no se espera un impacto negativo en el acceso al financiamiento en el exterior, comentó el economista Erick Coyoy. “El riesgo que tiene el país es que persisten las amenazas y no se pueden superar”, agregó.

“Hay un crecimiento en la recaudación nominal, pero la carga tributaria se mantiene igual. Este año se mantendrá en 10.4 por ciento, igual que en 2016”.

Erick Coyoy,  economista.