Jueves 20 Abril 2017
Inversión

Proyecto quiere llevar sistemas de energía solar de bajo costo a comunidades

Se trata de dispositivos solares que pueden ofrecer energía para iluminar una casa, conectar celulares o lámparas móviles.

 

La empresa Green Light Planet presentó ayer nuevas opciones para que hogares de escasos recursos iluminen sus casas. Por: Manuel Silva [email protected]

En Guatemala el ocho por ciento de la población aún no cuenta con electricidad, lo que supone más de 270 mil 900 familias sin acceso a un servicio básico como la energía, según las cifras del Instituto Nacional de Electrificación (INDE).

“Entre poblados sin acceso por falta de infraestructura o por falta de poder adquisitivo, son alrededor de tres millones de personas sin servicio de energía eléctrica”, afirma Ben Bunker, director ejecutivo de Global Brightlight Foundation.

La fundación de la mano de Greenlight Planet quiere llevar sistemas de energía solar Sun King, los cuales han distribuido en 54 países. Entre la oferta hay lámparas móviles o algunas más grandes para iluminar una casa, conectar una radio y cargar celulares.

“No pretendemos resolver todo el problema, pero sí el esencial. Queremos cambiar el uso de candiles y lámparas de queroseno por lámparas solares. Son más baratas y seguras para la salud y la seguridad de las familias ya que se saca el fuego de las casas”, explicó Miguel Sagastume, director de desarrollo de negocios de Greenlight Planet (Sun King) para Latinoamérica.

Según él, una familia tiene en promedio un costo mensual en candelas o queroseno alrededor de Q150, más Q25 para poder cargar el celular. Eso puede suponer entre el 20 y 30 por ciento de los ingresos de una familia, por lo que con estas soluciones en apenas dos meses ya se puede recuperar la inversión y empezar a ahorrar.

Objetivos ambiciosos

El objetivo para 2025 es vender 250 mil unidades. Las pequeñas lámparas cuestan alrededor de Q100 y sistemas más complejos para las casas tienen un valor de entre Q700 y Q1,300. La vida útil es de cinco años y su garantía es por dos años.

Pese a los precios accesibles, muchas de las familias que viven en las comunidades no pueden hacer frente a inversiones de ese tipo y no manejan esas cantidades de efectivo. Por ese motivo se están buscando alianzas con empresas, organizaciones y microfinancieras para que se unan al proyecto.

Entre algunas opciones está el financiamiento por medio de alguna empresa y luego lo venda con crédito. En África, se incluye dentro de un paquete de beneficios laborales que se les da a los trabajadores del campo.

También se quiere involucrar a oenegés que ya lleguen a las comunidades con estufas eficientes u otra cosa, incorporen el producto. Pero lo que recomienda Sagastume es que “no se regale nada. Ya que como proyecto creemos que es importante una contribución, aunque sea mínima para que se valoren las cosas”.


8

Por ciento del país no tienen acceso a energía.

270,904

Usuarios  sin acceso a ese servicio.

“Queremos colaborar en la mejora de la economía, la salud y la educación de las comunidades con el acceso a luz”

Ben Bunker, director ejecutivo de Global Brightlight Foundation