Lunes 20 DE Noviembre DE 2017
Inversión

Apresurándose al desastre

DEBATING POLITICS, ECONOMICS AND OTHER TIMELY TOPICS WITH PAUL KRUGMAN OF THE NEW YORK TIMES

Fecha de publicación: 20-03-17
Por: Paul krugman
Más noticias que te pueden interesar

El informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) sobre el Trumpcare ya salió, y es devastador: 14 millones de personas perderán seguro en el primer año y 24 millones lo perderán con el tiempo, con las primas aumentando para los estadounidenses más viejos y de menor ingreso; en muchos casos, la misma gente que apoyó fuertemente al presidente Trump.

La CBO piensa que el Trumpcare reduciría el déficit, pero solo marginalmente: aproximadamente US$30 millardos por año en una economía de US$19 billones.

Permítanme presentar una afirmación y formular dos preguntas. La afirmación es que algo así era de esperarse. El informe de la CBO fue aun peor de lo que esperaba la mayoría en lo que respecta a cobertura, pero era obvio que la noticia iba a ser terrible porque eso nos decía la lógica de la situación. El Obamacare impone un mandato para inducir a que la gente sana se anote, ofrece subsidios condicionados a medios para que el seguro sea accesible y expande el Medicaid para atender a la gente con ingresos verdaderamente bajos. El Trumpcare elimina el mandato, recorta los subsidios en general y los redirecciona hacia aquellos que no lo necesitan, y recorta drásticamente el Medicaid. Por supuesto, eso lleva a una enorme caída en la cobertura.

O para decirlo en otras palabras, el Obamacare es un sistema inteligentemente diseñado, y las afirmaciones republicanas de que podían hacerlo mucho mejor incluso mientras recortaban el financiamiento para que pudieran reducir los impuestos a los ricos siempre fueron un obvio disparate. El Trumpcare es una legislación chapucera e incompetente; pero ni siquiera un grupo de gente mucho más competente podría haber hecho algo mejor dadas las limitaciones de la ideología del Partido Republicano.

Ahora, mis preguntas. Primero, ¿esta legislación de todas formas puede ser aprobada por el Congreso?

He aprendido a nunca subestimar la cobardía de los republicanos “moderados”, quienes pueden pasar por ser del centro, pero casi siempre ceden ante la extrema derecha cuando son cosas que importan. Pero aun así, es difícil imaginarse que este acto de crueldad obtenga el voto de 50 senadores. Y si no puede pasar el Senado, ¿los puristas del ala derecha de la Cámara de Representantes no decidirán publicitar su pureza votando contra una iniciativa de ley que se sigue quedando corta respecto a los ideales de libre mercado en lugar de votar a favor del Obamacare 0.5?

La segunda. ¿Qué estaban pensando los líderes republicanos? Una puntuación como esta de la CBO era una conclusión de prever; ¿realmente hubiera importado mucho que fueran 15 millones los que perdieran seguro y no 24 millones? ¿Cómo era que esto debía funcionar políticamente?

Otra vez, no descartaría la posibilidad de que esta ley pase independientemente de todo, con los análisis presupuestarios siendo relegados a categoría de noticias falsas. Los demócratas incluso tal vez deberían esperar a que esto pase, de tal forma que no haya duda de a quién culpar si se colapsa el seguro.

Pero la forma borreguil con la que los republicanos se apresuraron a este desastre de todas formas sorprende.

Paul Krugman es ganador del Premio Nobel de Economía en 2008.

© 2016 The New York Times.

“Distribuido por NYT Syndicate”.