Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Inversión

En 2017 la economía local será menos dinámica, con un crecimiento leve

Un modelo de crecimiento basado en factores externos no funcionaría y presenta riesgos para el país.

 

Fecha de publicación: 26-01-17
El vicepresidente de AmCham, Nicholas Virzi, señaló que las medidas de proteccionismo de EE. UU. son propias de un empresario. Por: Braulio Palacios elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Este año se espera que Guatemala experimente un dinamismo económico muy por debajo del 2016 y los desafíos económicos básicos serán los mismos: elevados niveles de informalidad, un presupuesto deficitario y una intervención gubernamental poco agresiva.

Así fue como el investigador asociado del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, (CIEN) Hugo Maul definió las perspectivas económicas del país para este año. El economista señaló que es necesario una respuesta del Gobierno para tener mejoras mínimas –en la infraestructura– que brinden “un mínimo respiro”. “Caso contrario, no hay la mínima posibilidad que Guatemala despegue en 2017 ni en los tres años siguientes. A eso se suma que el ambiente internacional promete dificultades”, expresó.

A decir de Maul, la economía guatemalteca crece poco, sus motores de desarrollo están apagados y medio se sostiene, gracias a las remesas y el ahorro en la factura petrolera. “Eso es un modelo que a largo plazo no lleva a ningún lado y tiene un gran riesgo porque depende de contingentes externos”, señaló.

Para el economista no habrá un impulso para Guatemala del lado de la caída de los precios de energía o de los derivados del petróleo, ya que, si bien sí se ahorra, porque no se gasta en petróleo, las ventas de los principales productos de exportación nacionales –como café y azúcar– tampoco tendrían una mejora destacable: los efectos son neutros y las posibilidades de crecimiento se ven limitadas desde ese sitio.

En el caso de las remesas, cuestionó que los envíos desde Estados Unidos puedan mantener el ritmo de crecimiento que han llevado a registros históricos. “No creo que pueda seguir con tasas récord cada año”, dijo al explicar que ese ingreso “estaría llegando a su fin”.

Además, mencionó que la época de tasas de intereses bajas podría desaparecer, por lo que eso dificultaría o limitaría al sector público o privado de acceder a fondos para inversión, generando menor posibilidad de crecimiento por esa vía.

Por último, resaltó que ninguna de las cuatro variables –ahorro de la factura petrolera, el precio de commodities, remesas y las tasas de interés– no dependen de Guatemala y pueden tener cambios en contra de los intereses del país.

“Trumpismo” positivo

El vicepresidente de la de Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham), Nicholas Virzi, señaló que las medidas de proteccionismo que ha tomado el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son propias de un empresario y no son un desastre.

Virzi explicó que la visión del “trumpismo”, de reactivar la inversión para crear empleo a la clase obrera estadounidense, si bien afectará a los países centroamericanos, podría llevar a un crecimiento cercano al cuatro por ciento. “Si (Trump) lo logra, o se acerca, eso será fenomenal para la región, ya que es su principal socio comercial”, dijo.

Para Edgar Balsells, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), preocupa que Guatemala esté en un estado de “espera” de lo que sucederá, pero sin propuestas claras. “Ahí las expectativas se pueden exacerbar en problemas para el país”, dijo.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa, opinó que este año es una buena oportunidad, si se logra un consenso en la reglamentación del Convenio 169 de la OIT, que permitirá mayor inversión en infraestructura y desarrollar la agenda económica en el Congreso.


“Se tienen indicadores económicos estables, pero Guatemala tiene una economía que no genera empleo ni inversión.”

Hugo Maul,  investigador del CIEN.

Etiquetas: