Viernes 6 Enero 2017
Inversión

Ron, harina y grasas alcanzan el arancel cero en el DR-CAFTA

En 2017, los productos podrán salir y entrar a territorio guatemalteco libres de impuestos.

Por: Braulio Palacios elPeriódico

El Tratado de Libre Comercio suscrito con Estados Unidos (DR-CAFTA, en inglés) cumple este año 11 años vigente. Tres productos llegaron a su desgravación final, es decir, la partida arancelaria ha quedado en cero.

El primer producto es el ron, el cual en 2006, al cobrar vigencia el acuerdo comercial tenía de arancel base 40 por ciento. El año pasado, el impuesto de importación había llegado al 3.3 por ciento y este año queda en cero.

Otros productos que están en la misma situación son los residuos procedentes del tratamiento de grasas animales y vegetales (que no sean de aves, bovino y porcino) y la harina de trigo o de morcajo (tranquillón), según el Ministerio de Economía.

Fanny D. Estrada, directora de Relaciones Interinstitucionales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), señaló que los periodos de desgravación permiten a los productos nacionales alcanzar un estándar de calidad internacional, como fue el caso de Guatemala con el DR-CAFTA.

Según Estrada, la industria local logró un cambio en su proceso de producción y desenvolverse en un mundo globalizado, por lo que los productos guatemaltecos pueden competir con sus pares estadounidenses.

“La industria del ron se internacionalizó con éxito, mientras en los aceites, el país fue capaz de desarrollar una industria, principalmente de vegetales”, indicó.

En el caso de la harina de trigo, según Estrada, el beneficio se da ya que es un producto que no se fabrica en Guatemala y puede ingresar en condiciones más favorables porque está libre de impuesto.

Exportaciones

Aunque los tres productos tuvieron acceso inmediato –sin arancel– al mercado estadounidense cuando entró en vigencia el acuerdo comercial (2006), es el ron quien muestra un mejor comportamiento. En 2015, Guatemala exportó US$42.1 millones en ron al mundo, de los cuales poco más de US$5 millones terminaron en EE. UU.

En ese mismo periodo, la harina registró ventas que no superan los U$500, pero los compró El Salvador; mientras de los residuos de grasa no hay datos de exportaciones.

El economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) Abelardo Medina opina que se debe considerar que al concluir un proceso de liberación negociado se ocasiona una multiplicidad de impuestos arancelarios, que puede originar discrecionalidad en las aduanas.

“Es un problema que en aduanas puede causar corrupción”, señaló al explicar que, en una inspección y al existir diferentes tarifas en productos similares, es el funcionario aduanero quien decide aplicar o no el impuesto. “Deberían tener una misma tasa”, agregó.

Más desarrollo

De acuerdo con Agexport el DR-CAFTA permitió a Guatemala un desarrollo económico, mediante la liberación de su mercado y la eliminación paulatina de aranceles en ambas vías. Cerca del 97 por ciento del comercio está liberalizado y menos del uno por ciento pendiente de liberalizarse, lo hará a partir de 2016.

En 2006, las exportaciones llegaron a US$2.7 millardos y en 2015 fueron de US$3.6 millardos.

11.8%

Del ron exportado  en 2015 llegó  a EE. UU.