Sábado 15 DE Junio DE 2019
Inversión

Certificaciones y calidad para lograr un mejor precio del café

La industria en general está sacrificando la calidad y bajando los precios para competir por volumen.

 

Fecha de publicación: 29-12-16
Anacafé reportó que las exportaciones alcanzaron los 3.95 millones de quintales oro con diferentes destinos.
Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

El precio del café no pasa por su mejor momento, pero la calidad puede ser determinante para lograr un diferencial hacia arriba respecto al valor del producto en la bolsa de valores. Otra herramienta que puede ayudar a lograr un incremento en los precios de venta de los productores son las certificaciones que dan un valor agregado. Aunque en ocasiones esos sellos que certifican el café son una condición obligatoria para poder venderle a clientes internacionales.

Un ejemplo de eso es Coffee and Farmer Equity (C.A.F.E ) Practices, el código de ética social, ambiental y de transparencia económica que Starbucks aplica a sus proveedores más allá de su tamaño y en todo el mundo.

Ese programa surgió en 2005 y el compromiso fue que en 2015 todo el café que compraran debería estar bajo esa certificación que pide pagar el salario mínimo y dar buenas condiciones laborales a todos los trabajadores, no tener niños trabajando, conservar la biodiversidad y el agua o manejar bien los desechos.

En opinión del empresario cafetalero Estuardo Porras Zadik, dueño de las fincas El Faro y Las Delicias, ubicadas en Quetzaltenango y Acatenango, y proveedor de Starbucks, esta exigencia no siempre surge de las empresas, sino de un mercado consumidor que cada día es más consciente del impacto de la producción en el medio ambiente y las comunidades.

Y en ese cambio en los hábitos de consumo señala directamente a los millennials, que según él “toman más café, pero también son más exigentes con lo que toman y la historia que hay detrás de ese café”.

La industria en general está sacrificando la calidad y bajando los precios para competir por volumen. Y la competencia de países como Colombia y Honduras, que producen más cantidad que Guatemala es cada día más fuerte.

Por ello, “manejar políticas de comercio justo o buenas prácticas ambientales nos abren mercados, además de la calidad del café de Guatemala, que no es comparable con la de otros países”, comentan desde la Federación de Cooperativas Agrícolas de Productores de Café de Guatemala (Fedecocagua). Este grupo está formado por más de 20 mil pequeños productores y venden su producto a empresas como Starbucks o Nespresso, de Nestlé, desde hace más de diez años.

Cuestionan precios

En la actualidad, los precios del café en la Bolsa de Nueva York están alrededor de US$140, cifra lejana a los US$200 e incluso US$300 que se llegaron a pagar en ese mismo lugar hace cinco o seis años.

Y esos precios en el mercado internacional no se corresponden con la calidad que tiene el café de Guatemala, lo que está generando una crisis en el sector, comentó Ricardo Arenas, presidente de la Anacafé.

De acuerdo a la Asociación Nacional del Café (Anacafé), en la cosecha 2015/2016 Guatemala exportó 3.95 millones de quintales oro. De estos el 32 por ciento tuvo como destino Estados Unidos, el 20 por ciento Japón y el 13 por ciento Canadá. El resto se repartió en países como Bélgica, Alemania, Italia, los Países Nórdicos o Corea del Sur.

 


“Los millennials toman más café, pero también son más exigentes con el origen del producto”.

Estuardo  Porras Zadik,  empresario cafetalero.

US$611.4

Millones generó el café en divisas entre enero y octubre según el Banguat.