Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Inversión

S&P pone nota para el país en perspectiva negativa

La calificadora argumenta en su decisión que persisten los problemas fiscales que limitan la capacidad de inversión pública y que la pobreza sigue en aumento.

Fecha de publicación: 29-10-16
La baja inversión en infraestructura pública ha sido de los aspectos a evaluar debido a la debilidad de los ingresos fiscales en los que se centró S&P. Por: Lorena Álvarez elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

La perspectiva negativa refleja la debilidad institucional, la baja inversión pública y los ingresos tributarios insuficientes, señaló la calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P) en su evaluación para Guatemala.

La nota publicada por S&P confirma en BB+ la calificación soberana para Guatemala, pero revisó la perspectiva de estable a negativa y advierte que se podría revisar a la baja la calificación si no se aumentan los ingresos para que el sector público pueda impulsar la inversión.

S&P indicó que la alta fragmentación política sigue siendo un obstáculo para aprobar reformas estructurales necesarias que permitan mejorar la calificación de riesgo.

Guatemala debería mantener el déficit fiscal por debajo del dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el periodo 2016 a 2018, señaló S&P al agregar que aunque es favorable mantener ese nivel de déficit, eso se refleja en la baja inversión en infraestructura pública por la debilidad de los ingresos fiscales. En 2015, la inversión real directa fue del 0.4 por ciento del PIB y hasta agosto de este año se mantiene por debajo de lo presupuestado.

La presión del pago del servicio de la deuda con respecto a los ingresos han aumentado y esto podría causar que se reduzca la evaluación del país, se indicó.

Julio Héctor Estrada, titular del Ministerio de Finanzas, reconoció que son insuficientes los ingresos fiscales y que se ha tratado de recuperar la inversión en infraestructura que se ha deteriorado desde hace cinco años. Mencionó que el esfuerzo para 2017 es elevar la carga tributaria del diez al 11 por ciento del PIB, lo que haría un cambio en el resto de indicadores.

Alerta

Para Ricardo Barrientos, economista sénior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (IcefI), la publicación de S&P confirma la preocupación que existe en el tema fiscal pues la decisión de la calificadora se centra en la baja inversión en infraestructura, el nivel insuficiente de ingresos y la presión por el pago del servicio de la deuda.

Para 2017, Barrientos comentó que no se observa un cambio en el presupuesto propuesto y aunque se estima una mejora en los ingresos fiscales es necesario que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) explique cómo logrará alcanzar las metas.

Maynor Cabrera, consultor de la Fundación Economía para el Desarrollo (Fedes), comentó que las calificadoras reaccionan con rezago a los acontecimientos, pero se confirma que la situación ha empeorado en los últimos meses. “Los ingresos fiscales, pese al esfuerzo de la SAT, siguen cayendo”, agregó.

El país necesita discutir el tema fiscal y lograr un aumento en el gasto público a un 16 por ciento, con lo que se podría cubrir las atenciones básicas, indicó Estrada.

La semana pasada planteó la discusión para el próximo año de una nueva propuesta de reforma fiscal.


“En el Presupuesto para 2017 se ha tratado de recuperar la inversión en infraestruc-tura, pero la Comisión de Finanzas ha anunciado que harán un recorte en esa área”.

Julio Héctor Estrada, ministro de Finanzas.

Etiquetas: