Viernes 24 DE Mayo DE 2019
Inversión

Proyectos populares verticales, un nicho pendiente para el mercado

Según el presidente del FHA se necesitan apartamentos urbanos más pequeños pero a precios más accesibles.

 

Fecha de publicación: 20-10-16
El mercado inmobiliario concentra la oferta de apartamentos en precios en un rango entre Q450 mil y Q900 mil pero la demanda es más amplia. Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

El Instituto de Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA) registró en 2015 cinco proyectos de edificios que suman 563 apartamentos y en 2016 se elevó a 20 proyectos con dos mil apartamentos. El presidente de la junta directiva de la entidad, Eduardo Tabush, indica que la oferta se concentra en unidades de entre Q450 mil y Q900 mil, pero debajo de ese nivel hay pocas opciones.

El crecimiento de la vivienda vertical en diferentes zonas de la ciudad es un fenómeno cada vez más visible pero la base de la pirámide sigue sin ser atendida. “Se está dejando de atender un sector muy grande y ahí estará el boom, en vivienda social urbana de alta densidad. Necesitamos apartamentos en la ciudad y a precios más accesibles aunque sean más pequeños”, afirma.

Se considera vivienda social la valuada en menos de Q250 mil y en el caso de la construcción vertical urbana de alta densidad, los proyectos que se están considerando podrían contar con apartamentos de entre 36 y 40 metros cuadrados con un valor de entre Q100 mil y Q150 mil.

El potencial en este sector lo reconoce Juan Pablo Estrada, presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi), pero matiza que “hay muchos obstáculos que hacen que no sea lo suficientemente atractivo todavía”. Por ello cree que es necesario que los bancos se suban al barco y se facilite la tramitología de permisos municipales y estatales para realizar esos proyectos que son de volumen.

FHA como aval

En el caso de los bancos uno de los mayores problemas es hacer sujetos de crédito a un segmento de la población que en su mayoría se encuentra en la informalidad.

Efraín Caballeros, subgerente de vivienda y vehículos del Banco Industrial (BI), a la hora de entregar créditos, uno de los inconvenientes son las regulaciones que tienen los bancos que les obliga a hacer precalificaciones y tener documentado al deudor.

Pese a eso están realizando procesos para intentar calificar a esa población que hoy está excluida. Una cosa en la que se fijan por ejemplo es que los candidatos reciban ingresos por remesas durante varios meses consecutivos, para que eso pueda servir como “una especie de ingreso para nosotros”.

Además están buscando apoyarse en el FHA que hace investigaciones más detalladas viendo los lugares de trabajo, el promedio de ventas o su relación con proveedores. La idea es que le faciliten esa información para que “los bancos estemos más tranquilos a la hora de dar el crédito”.

Ese papel del FHA como aval es clave, ya que hace que el banco no corra riesgos porque siempre recuperará el dinero si el comprador no paga, explicó el viceministro de Vivienda, Carlos Barillas. Esa seguridad también ayuda para que las tasas de interés en Guatemala sean bastante buenas.

Y la idea es bajarlas un poco más, ya que según Tabush, el FHA espera bajar en los próximos meses del 1.43 al uno por ciento la tasa del seguro sobre las hipotecas que ofrecen.

Condiciones preferentes

Con el FHA los beneficios que se pueden obtener son enganches desde cinco por ciento, calificación del crédito por núcleo familiar, tasa de interés preferencial en bancos e instituciones financieras, plazos de 25 años y un seguro para casos de fallecimiento, invalidez y pérdida de empleo. El sector de la construcción realizará la ExpoCasa del 10 al 13 de noviembre para presentar la oferta en vivienda para diferentes segmentos de precios, tamaños y ubicaciones.

 

 


“Estamos preparados para incorporar a más personas del sector informal y dispuestos a tomar riesgos para atender a más familias”.

Eduardo Tabush, presidente de la junta directiva del FHA.