Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Inversión

Complacencia continua en la Reserva Federal

DEBATING POLITICS, ECONOMICS AND OTHER TIMELY TOPICS WITH PAUL KRUGMAN OF THE NEW YORK TIMES

Fecha de publicación: 05-09-16
Por: Paul krugman
Más noticias que te pueden interesar

¿La Reserva Federal realmente está repitiendo su gran error de antes de la crisis, al descartar las preocupaciones sobre su capacidad para responder a las recesiones? Jared Bernstein, de The Washington Post, así lo piensa, y yo también.

Tal como lo señala Bernstein en un artículo reciente (léalo aquí: wapo.st/2cfcqCQ), la mentalidad actual parece reflejarse en un documento del economista David Reifschneider, el cual sostiene que para cuando llegue la próxima recesión, la tasa de fondos de la Fed habrá vuelto a un nivel que seguirá dejando suficiente espacio para recortes. Este argumento se presenta cuidadosa y sistemáticamente. Pero, como dice Bernstein, si el argumento falla en alguna de muchas formas plausibles –digamos, si la tasa de interés natural actualmente es más baja que antes–, esto podría ser muy malo.

Y no puedo evitar recordar un documento de 1999 Reifschneider y su colega economista John Williams sobre las metas inflacionarias y el riesgo de llegar al límite inferior a cero (léalo aquí: bit.ly/2bCc49z). Concluyeron que una meta de dos por ciento debería bastar para que esto fuera una preocupación menor; el límite cero probablemente solo sería valedero en cinco por ciento de las veces, y los episodios de límite inferior a cero durarían, en promedio, solo cuatro trimestres.

Pero, de hecho, acabamos de vivir un episodio de límite inferior a cero de ocho años –32 trimestres–, lo cual representa más de una cuarta parte del tiempo que ha pasado desde el principio de la Gran Moderación. Básicamente, esa interpretación optimista se equivocó en un orden de magnitud. ¿Esa equivocación no debería hacer pensar a la Fed ahora?

La “Abenomía” y la única bala

Japón dio a conocer recientemente datos decepcionantes sobre su producto interno bruto (PIB), y los sospechosos de siempre están denunciando a la “Abenomía” y apelando a favor de la reforma estructural, el elixir universal. Y la evidencia de que la reforma estructural es la respuesta es …

La verdadera lección de la “Abenomía”, hasta el momento, es que la política monetaria tiene sus límites. Supuestamente debía haber tres balas: la política monetaria, la expansión fiscal y, sí, la reforma estructural. Pero en verdad solo se disparó la bala monetaria.

En general, la política fiscal en Japón de hecho se ha vuelto más restrictiva, no más laxa, desde que empezó la “Abenomía”. Por tanto, todo el peso recayó sobre la política monetaria heterodoxa, que efectivamente tuvo éxito en lo que respecta a deprimir al yen y hacer subir las acciones, pero no ha bastado para generar un auge convincente o un aumento en la inflación.

Y eso parece no ser suficiente para impulsar la economía, de la misma forma en que las acciones del Banco Central Europeo no han bastado sin apoyo fiscal. Y ni hablar de la tercera bala: lo que necesitamos es la segunda.

Etiquetas: