Lunes 21 DE Octubre DE 2019
Inversión

Una solución sostenible enfocada en el área rural

Casas accesibles en precio y con materiales amigables con el ambiente pueden ser una solución al déficit habitacional.

 

Fecha de publicación: 07-04-16
Una casa de 50 metros tiene un valor, en promedio, de Q100 mil. Por el mismo precio, la casa sostenible ya incorpora panel solar, cisterna y filtro, entre otras tecnologías.
Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

Déficit habitacional, falta de acceso a crédito y personas con escasos recursos suele ser una ecuación habitual en la realidad nacional. Pero en el área rural parece que hay soluciones asequibles que empiezan a surgir.

Antonio Aguilar, presidente de Cassa, cuenta que para las primeras casas que han construido en el área rural, en Sololá concretamente, utilizaron materiales naturales que se encuentran en el lugar como adobe, bambú o piedra. Además, siempre llevan integradas tecnologías para tener agua limpia, energía limpia y saneamiento.

El costo es similar a una casa de block y lámina. Según cuenta Aguilar, una de 50 metros cuesta en promedio Q100 mil, pero por el mismo precio la casa sostenible ya incorpora panel solar, cisterna y  filtro, entre otras tecnologías.

“Nos enfocamos más el aspecto social y facilitamos conseguir un préstamo, ya que tenemos alianzas con bancos. Esto lo hace accesible a la mayoría del mercado. Una cuota de unos mil ya incluye agua, energía y saneamiento, lo que reduce la huella ecológica”.

Pero como cuenta Luis Urrutia, presidente del sector de plásticos de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), para estas construcciones también se pueden reutilizar desechos plásticos para fabricar partes de casas como techos, paredes o pisos que imitan madera, reduciendo la tala de árboles y con mayor durabilidad.

Un ejemplo de esto es la casa sostenible que se inauguró en el Zoológico la Aurora, donde se utilizaron materiales reciclados como botellas de plástico. El fin de la construcción es informar y concienciar a los visitantes sobre el impacto positivo de las acciones ecológicamente sostenibles. El costo de este proyecto fue de alrededor de Q150 mil.