Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Inversión

Tipo de cambio desafió la debilidad del billete verde

Entre Q7.59 y Q7.77 cotizó la moneda nacional respecto a la divisa norteamericana, hasta el 15 de diciembre.

 

Fecha de publicación: 24-12-15
Por: Braulio Palacios elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

El quetzal registró una apreciación al registrar entre Q7.5974 y Q7.6069 por dólar, al compararse los valores del 2 de enero respecto al 15 de diciembre, según datos del Banco de Guatemala. La cifra es equivalente a un deslizamiento de 0.95 centavos y 0.12 por ciento.

El tipo de cambio de referencia más alto se registró el 28 de abril, cuando llegó a Q7.7721 por dólar. Por aparte, el valor más bajo se registró el 5 de enero, cuando quedó en Q7.59133. El comportamiento de tipo de cambio de la moneda nacional durante los 12 meses es “normal”, según el asesor económico y financiero Juan José Micheo Fuentes.

El vicepresidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Antonio Malouf, coincide, pero agrega que se ha mantenido en ese ritmo durante diez años: sin mayor cambio y alrededor del Q7.60. “No han llegado a los niveles que debería llegar”, asegura.

Contrario a lo que sucede en Guatemala, los países latinoamericanos han tenido un 2015 complicado al devaluar sus monedas contra la divisa norteamericana. Hasta la semana pasada, el real brasileño lidera la lista de divisas con mayor pérdida de paridad cambiaria de Latinoamérica con una depreciación del 93.2 por ciento, según El Economista de México.

El ranquin es complementado por la caída del 88.8 por ciento del peso mexicano, seguido del peso colombiano con 80 por ciento. La divisa mexicana aparece en la sexta posición, al acumular una caída del 42.4 por ciento. Por su parte, las monedas de Uruguay y Chile registran minusvalías de 54.1 y 50.4 por ciento, respectivamente.

Los analistas coinciden en señalar que las subidas de los tipos de interés en EE. UU., y el consecuente fortalecimiento del dólar, como principales causas de los tipos de cambio de las monedas latinoamericanas.

En opinión de Micheo Fuentes, el escenario de desaceleración global dio lugar a que mercados como el chino disminuyeran su demanda (y con ello sus importaciones) de materias primas, principales productos de exportación de los países latinoamericanos.

Malouf expresa que los países que devalúan su moneda lo hacen porque “prefieren producir a importar”. En ese sentido, opina que el comportamiento que ha mantenido el país desde hace años le resta competitividad a sus exportaciones, especialmente con países que apuestan a “cambiar” para mejorar.

Inversa

Contrario al cono Sur y su reajuste en los tipos de cambio, en Guatemala no sucede lo mismo, según Micheo Fuentes. “La moneda nacional se revaluó”, expone.

Micheo Fuentes explica que la matriz de las exportaciones guatemaltecas se ha diversificado y ha encontrado en sectores no agrícolas una respuesta. “Se ha migrado a mercados que no se mueven por los precios de los commodities, como el textil”.

Pero Malouf –también representante de la Asociación de la Industria de Vestuario y Textiles de Guatemala (Vestex)– difiere y señala que el mercado textil no es muy diferente al de las materias primas.

“Los grandes compradores monitorean los precios del mercado. Nuestra oferta no puede distanciar muchos de los precios de mercado, caso contrario los beneficiados son los competidores”, explica.

Beneficiados

En ese contexto, donde los exportadores guatemalteco son “afectados”, el beneficio ha sido para los importadores, según Malouf. Pero a nivel regional, los “mejor librados” de toda la crisis mundial son los países centroamericanos”, porque sus economías dependen del precio del petróleo, indica Micheo Fuentes.

Pese a que Malouf insiste en que Guatemala cuenta con una regla cambiaria artificial que no va de la mano de la producción. Micheo Fuentes considera que el ajuste al alza debe ser “de a poco”, para no ocasionar problemas en los precios del mercado nacional.

Golpe al exportador

Fanny D. Estrada, de Agexport, señala que este año se caracterizó porque se vendió al exterior 14 por ciento más en peso, pero las exportaciones solo subieron un 2.4 por ciento en precio. “El mercado pagó menos y con el tipo de cambio sobrevaluado se golpea al exportador y al productor nacional”.

Etiquetas: