Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Inversión

¿Debe mantenerse el quetzal fuerte?

En un contexto marcado por la devaluación de las monedas a nivel mundial, se abre el debate sobre qué debe hacer Guatemala.

 

 

Fecha de publicación: 26-08-15
La competitividad en las exportaciones es lo que podría buscarse con la depreciación de la moneda. Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La depreciación de monedas de todo el mundo hacen que en Guatemala surja el debate sobre la posibilidad de depreciar el quetzal para no perder competitividad en el mercado internacional.

Para lograr esa depreciación se podrían realizar “medidas” como la bajada de la tasa de interés, el aumento de las reservas aplicables a los depósitos en dólares, operaciones de mercado abierto del mercado central o comprando y vendiendo quetzales y dólares para ajustar el mercado.

Desde el Banco de Guatemala parece que no tomarán medidas en ese sentido. Como explica su presidente interino, Sergio Recinos, “nos sentimos bien con nuestro mecanismo cambiario y consideramos que la situación no es para tomar medidas de política cambiaria que induzcan a una depreciación, ya que podría ser peor el remedio que la enfermedad”.

Lo que está ocurriendo, en opinión de Paulo de León del Central American Business Intelligence (CABI), es una guerra de monedas que nos está afectando y “comiendo” la productividad. Por ese motivo y teniendo en cuenta que somos un país en vías de desarrollo no “podemos permitirnos el lujo de encarecernos relativamente como está pasando ahora en Guatemala, porque eso te saca del mercado”.

Pero pese a esta “fortaleza” del quetzal, Carlos González, exgerente general del Banco de Guatemala (Banguat), no tocaría la política monetaria, que aunque reconoce que es conservadora ha dado buenos resultados hasta el momento, para mantener estable la economía.

¿Se debe manipular el cambio?

En Guatemala son las fuerzas del mercado las que fijan el tipo de cambio, pero para el economista Juan Alberto Fuentes esto es mentira y la realidad es que existe un tipo de cambio fijo establecido por el Banco de Guatemala. Esto se hace a través de una política que busca esa estabilidad. Por tanto, para él lo primero que se debe hacer es flexibilizar la política cambiaria.

Según Recinos, desde 2001 existe un tipo de cambio determinado por el mercado y solo existe una regla cambiaria que “ busca cierta flexibilidad en el tipo de cambio respetando su tendencia y únicamente trata de disminuir la volatilidad”.

“Uno sí podría pensar en medidas deliberadas como dar mayor flexibilidad en la regla, en vez de 0.7 que sea uno por ciento. Pero nosotros, como Banco Central, hemos sido muy claros en que podemos dar más flexibilidad a la regla cambiaria para que haya más volatilidad en el tipo de cambio, pero que sea simétrica y permita tanto depreciaciones como apreciaciones”.

Contexto favorable para hacerlo

Una de las preocupaciones al tocar el tipo de cambio suele ser la inflación, algo que no parece ser un problema en el contexto actual.

Como explica Fuentes, ahora hay combustibles y precios internacionales de alimentos baratos. Teniendo en cuenta que es en ese tipo de productos donde se suele a ver reflejado el costo de depreciar hace que se esté en una situación ideal para “tocar” el tipo de cambio.

Pero pese a ese buen panorama, González cree que hay bastantes factores de volatilidad en el mundo y riesgos a futuro como el movimiento de la tasa de interés en Estados Unidos, la crisis griega o la inestabilidad en China, por lo que de estudiar mover la política monetaria esperaría a ver que ocurre primero con estas amenazas.

Etiquetas: