[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Muere obispo español Pere Casaldáliga, defensor de los indígenas


A finales de julio, junto con otros 150 obispos brasileños, Casaldáliga firmó una carta abierta con críticas al presidente Jair Bolsonaro por su «incapacidad» a la hora de gestionar la crisis sanitaria del coronavirus.

foto-articulo-Internacionales

El obispo español Pere Casaldáliga, ferviente defensor de los nativos de la Amazonía y uno de los principales representantes de la Teología de la Liberación latinoamericana, murió el sábado a los 92 años en Brasil, donde residía desde 1968, informó el obispado.

La prelatura de Sao Félix do Araguaia, en Mato Grosso (centro-oeste), anunció en un comunicado que la muerte de Casaldáliga se produjo en la mañana en un hospital en Batatais, cerca de Sao Paulo (sureste), donde se encontraba en cuidados intensivos por problemas respiratorios. Padecía la enfermedad de Parkinson.

Nacido en 1928 en Balsareny, en Cataluña, Casaldáliga fue ordenado sacerdote en 1952 y partió en misión a Sao Felix do Araguaia, en el corazón de la Amazonía brasileña, en 1968, en plena dictadura militar.

Allí se opuso al régimen, a los latifundistas e incluso al Vaticano para defender a los campesinos sin tierras y a los indígenas.

«Nuestra tierra, nuestro pueblo, pierden a un gran defensor y un ejemplo de vida generosa en la lucha por un mundo mejor, que echaremos mucho de menos», tuiteó este sábado el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

 «Lo difícil es vivir»

«En esta tierra es fácil nacer y morir, lo  difícil es vivir», declaró el prelado a la AFP en 2012, con motivo del estreno de una serie de televisión sobre su vida, «Descalzo sobre la tierra roja», inspirada en el libro homónimo del escritor y periodista catalán Francesc Escribano.

Casaldáliga, que vivió bajo una amenaza constante de los asesinos a sueldo de los latifundistas, formó parte de los fundadores de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) y del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), dos organizaciones clave en la lucha para la reforma agraria.

En 1998, el religioso sufrió en Roma un duro interrogatorio del entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger, que se convirtió en papa siete años después con el nombre de Benedicto XVI.

En España, donde la noticia sobre la muerte de Casaldáliga ocupaba un gran espacio en los medios, la portavoz del gobierno, María Jesús Montero, mostró en Twitter su «reconocimiento y gratitud» al obispo, por dedicar su «vida al servicio de los pobres».

El Ministerio de Exteriores español

https://platform.twitter.com/widgets.js
expresó en un comunicado sus condolencias por el fallecimiento del obispo, del que destacó «su ingente labor religiosa, humanitaria y social cuyo legado tangible se traduce (…) en la creación de escuelas y centros de asistencia médica».

Quim Torra, presidente regional de Cataluña, de donde era originario el religioso, le dio las «gracias» en Twitter por «toda una vida de lucha por la causa del mundo indígena, la iglesia de los más pobres, la paz como fruto de la justicia, la liberación de las personas y los pueblos oprimidos. Una vida plena, comprometida y solidaria».

A finales de julio, junto con otros 150 obispos brasileños, Casaldáliga firmó una carta abierta con críticas al presidente ultraderechista Jair Bolsonaro. En la misiva se aludía a la «incompetencia» del mandatario y su «incapacidad» a la hora de gestionar la crisis sanitaria del coronavirus, que ha dejado casi 100.000 muertos en Brasil, entre ellos varios centenares de indígenas.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
«Hago dieta y no adelgazo» ¿Quiere saber la razón?

En ocasiones se subestiman aspectos clave a la hora de lograr con éxito perder esas libras de más

noticia
Hoy, sea niño(a)

César A.  García E.

noticia José Barnoya
La libertad olvidada

Distraído como estoy no me doy cuenta de que una anciana de 196 años se tropieza conmigo.



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad