[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Medicamento reduce mortalidad en pacientes contagiados de COVID-19


La dexametasona es un fármaco que se utiliza en el tratamiento de asma y artritis. Reino Unido comenzará a suministrarlo a los infectados.

foto-articulo-Internacionales

La dexametasona, un esteroide accesible y barato, es el primer medicamento bajo estudio que reduce de manera significativa la mortalidad entre pacientes graves de COVID-19, según los primeros resultados de un gran ensayo clínico publicados el martes.

“La dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de COVID-19”, indicaron los responsables del ensayo británico Recovery.

Se trata de un esteroide recetado a menudo para tratar reacciones alérgicas, asma y artritis reumatoide debido a su potente efecto antiinflamatorio.

Tras el anuncio, el gobierno del Reino Unido indicó que comenzará inmediatamente a suministrar este esteroide a los pacientes con COVID-19.

“El beneficio en términos de supervivencia es importante entre los pacientes que necesitan oxígeno. Para ellos, la dexametasona debería convertirse a partir de ahora en el tratamiento de base”, estimó uno de los responsables de Recovery, el doctor Peter Horby, de la Universidad de Oxford.

“La dexametasona es barata, ya está comercializada y puede utilizarse de inmediato para salvar vidas en el mundo”, destacó.

En un video colgado en su cuenta de Twitter, el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock explicó que Reino Unido disponía de 200 mil tratamientos listos para su empleo desde marzo.

Los investigadores dirigidos por un equipo de la Universidad de Oxford administraron la dexametasona a más de 2 mil pacientes en estado grave.

Según los resultados preliminares, entre quienes solo podían respirar con la ayuda de un respirador, la dexametasona redujo las muertes en un 35 por ciento, mientras que la mortalidad bajó en un quinto entre quienes recibían oxígeno mediante una mascarilla.

Estas cifras son prometedoras porque, en general, 40 por ciento de los pacientes bajo respiración artificial muere. “Con este tratamiento podría evitarse una muerte por cada ocho pacientes bajo respiración artificial”, aseguraron los autores del estudio en un comunicado.

En cambio, el ensayo mostró que este medicamento no tiene ningún beneficio entre los pacientes que no necesitan asistencia respiratoria.

“Es un gran avance en la búsqueda de nuevas maneras de tratar a enfermos de la COVID-19”, dijo en un comunicado el doctor Stephen Powis, director médico del NHS, el servicio de salud británico.

En el marco del ensayo Recovery, 2.104 pacientes recibieron dexametasona por vía oral o intravenosa durante 10 días, con una dosis diaria de 6 mg. Compararon este grupo con 4.321 pacientes que no siguieron este tratamiento.

Estos resultados no fueron todavía publicados como un estudio detallado, sino que son objeto de un comunicado de Recovery.

En total, más de 11.500 pacientes de 175 hospitales británicos participan en este ensayo, que evalúa varios tratamientos potenciales.

“Es una buena noticia y felicito al gobierno británico, la universidad de Oxford y a los numerosos hospitales y pacientes en el Reino Unido que han contribuido a este avance científico que salva vidas”, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS en un comunicado.

Casos más graves

Los casos más graves de COVID-19 suelen ser los de los pacientes cuyo sistema inmunológico tiene una reacción desmesurada desencadenando lo que los expertos denominan “tormenta de citoquinas” (las citoquinas son un tipo de proteínas). El organismo de las personas en las que se desencadena esta agresiva respuesta inmunitaria libera citoquinas de manera descontrolada, lo que provoca una inflamación pulmonar que causa la muerte indiscriminada de células a manos del propio sistema inmunitario, independientemente de si están sanas o infectadas.

Esto provoca dos efectos muy graves en los pulmones: se produce su encharcamiento (acumulación de líquidos) y la destrucción del tejido de los alvéolos (los saquitos donde se produce el intercambio de gases en los pulmones). El efecto de la dexametasona parece atenuar esa respuesta desproporcionada del sistema inmune.

Hasta ahora, un medicamento de otra familia, el antiviral remdesivir había mostrado una cierta eficacia para acelerar la recuperación de enfermos hospitalizados debido al COVID-19. Pero este medicamento no resultó eficaz para evitar muertes, según el estudio presentado a finales de abril por las autoridades estadounidenses.

A principios de junio, el mismo ensayo Recovery concluyó que la hidroxicloroquina, en la que muchos países tienen puestas muchas esperanzas, no tiene efectos beneficiosos contra el COVID-19.

El grupo hospitalario parisino AP-HP había asegurado a finales de abril que otro medicamento, el tocilizumab, reducía “significativamente” el riesgo de morir o de ingresar en reanimación. Pero estas afirmaciones todavía no han sido probadas por ningún estudio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
¡Despertemos ciudadanos!
noticia Evelyn Boche eboche@elperiodico.com.gt
MP y PNC desarticulan estructura criminal dedicada al sicariato

Un corresponsal es acusado por colaborar con el grupo delictivo, según las investigaciones.

 

 

noticia Luisa Paredes
Decomisan 199 paquetes de cocaína en Puerto Quetzal

La droga localizada por buzos de la Fuerza Especial Naval, se encontraba en costales adheridos a una embarcación.



Más en esta sección

La CC suspende antejuicio contra dos magistrados

otras-noticias

Usac: ¿La autonomía universitaria? (I parte)

otras-noticias

La del visionario mestizo

otras-noticias

Publicidad