[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

EE. UU.: roces entre la Casa Blanca y gobernadores por confinamiento


Algunos estados empezaron ayer a relajar las medidas de distanciamiento.

foto-articulo-Internacionales

La administración de Donald Trump se enfrentó ayer con gobernadores estatales por un eventual levantamiento de las medidas de encierro en Estados Unidos, discusión que se ha vuelto áspera por el aliento explícito del presidente a las protestas contra las restricciones.

El vicepresidente Mike Pence dijo que todos los estados tienen la capacidad de realizar la cantidad necesaria de análisis de COVID-19 como para permitir una reapertura preliminar de la economía y reanudar parcialmente la vida normal en el país.

En medio de las presiones para que las economías locales vuelvan a funcionar, algunos gobernadores de EE. UU. indicaron ayer que la escasez de pruebas para detectar el nuevo coronavirus es uno de los obstáculos más importantes para levantar las restricciones en sus estados, ya que sin una idea clara del número de infecciones, es más complicado aplicar políticas públicas dirigidas a reactivar la economía.

Gobernadores de varios estados dijeron que su capacidad de testeo está muy por debajo de los niveles requeridos para evitar nuevos brotes.

El gobierno federal asegura que los estados ya disponen de suficientes kits para alcanzar ese objetivo, pero varios gobernadores disienten.

“De la misma manera que tenía razón con los respiradores (nuestro país es ahora el rey de los respiradores, los otros países nos piden ayuda y vamos a dársela), tengo razón con los test: los gobernadores deben aumentar sus esfuerzos y hacer el trabajo. Estaremos con ellos hasta el final”, tuiteó Trump ayer.

En Estados Unidos se llevan registrados hasta ayer 735 mil casos, cifra que lo coloca como el país con más infecciones del mundo, y se han contabilizado 39 mil muertos a causa de la pandemia.

“Una vez que activemos a todos los laboratorios que pueden realizar tests de coronavirus (será) suficiente para que cualquier estado de Estados Unidos se mueva a la fase uno”, dijo Pence a la cadena Fox News ayer.

La “fase uno” contempla el fin del confinamiento para las personas saludables, y permite que restaurantes, cines, estadios, espacios de culto religioso y gimnasios abran sus puertas respetando el distanciamiento social.

La presión para retomar las actividades económicas es fuerte, sobre todo por el importante incremento del desempleo provocado por la parálisis.

Relajan medidas

La epidemia de coronavirus en el estado de Nueva York, epicentro del brote en Estados Unidos, está “en descenso”, anunció ayer el gobernador Andrew Cuomo, quien llamó a no abandonar las medidas de confinamiento. En el estado de Nueva York, donde viven 20 millones de personas, se llevan registrados 236 mil casos, cerca de un tercio del total en Estados Unidos, y más de 13 mil muertes, según las últimas cifras disponibles.

Ayer, Cuomo ordenó la reapertura de marinas para actividades básicas y para uso personal.

Otros estados han empezado a relajar las medidas de distanciamiento. Algunas playas de Florida fueron autorizadas a reabrir ayer y se llenaron enseguida de gente. Los gobernadores de Texas y Vermont también tienen previsto reabrir algunas actividades, con cautela, a partir de hoy.

Ayuda a empresas pequeñas

La Casa Blanca y los demócratas en el Congreso de EE. UU. dijeron ayer que podrían alcanzar pronto un acuerdo para aumentar la ayuda a pequeñas empresas devastadas por el coronavirus. Se realizan las negociaciones para reaprovisionar el programa de protección a los salarios, que agotó los 349 mil millones de dólares que tenía asignados el jueves. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, manifestó que el acuerdo podría darse en los próximos días. Estimó una cifra de 300 mil millones de dólares para la ayuda.

En protesta

Ayer, cientos de manifestantes se apostaron frente al Capitolio, en Washington, para protestar por la medida de “quédate en casa” decretada por el gobernador del estado, Jay Inslee, hace un mes, para evitar la propagación del coronavirus. Una protesta similar se dio en Chicago, que no reunió más de tres autos. Trump alentó esas manifestaciones con algunas de sus declaraciones.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia sputnik y Andrea Paola
Una rara foca pelirroja y de ojos azules sorprende a los biólogos
noticia AFP
Argentina: Exculpan a Kirchner en dos casos de corrupción y le confirman otro
noticia Redacción/elPeriódico
Destruyen pistas clandestinas utilizadas por el narcotráfico


Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad