[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Una pascua sin fieles por el coronavirus, que se sigue ensañando con EE.UU.


En Jerusalén, por primera vez en más de un siglo, la iglesia del Santo Sepulcro, donde según la tradición cristiana Jesucristo fue crucificado y sepultado, estará cerrada al público durante todo el fin de semana pascual. 

foto-articulo-Internacionales

Anhelando que la propagación del coronavirus pierda finalmente fuerza, el mundo vive este sábado un fin de semana de Pascua inédito, sin procesiones y con las iglesias vacías, tras haber superado el balance de 100 mil muertos por esta pandemia que se ceba en este momento con Estados Unidos, donde se registraron 2 mil 100 fallecidos en un día.

Por pequeñas que sean, las buenas noticias son una inyección de esperanza y este caso vienen de España, donde el número diarios de muertos por coronavirus sigue bajando y llegó este sábado a 510, casi 100 menos que la víspera.

De momento, la pandemia se cobró en 16 mil 353 vidas en España, el tercer país más castigado del mundo en número de muertos por detrás de Italia y Estados Unidos.

En todo el mundo, la COVID-19 mató al menos a 102 mil personas y el número oficial de contagios llega ya a 1.7 millones. Cerca del 70 por ciento de los decesos se produjeron en Europa.

En algunos pueblos, la epidemia se ensañó especialmente, como en Tomelloso (36 mil habitantes), en el centro de España, donde 104 vecinos murieron en marzo a causa del coronavirus.

La gran mayoría tuvieron que ser enterrados prácticamente en solitario, pues el gobierno impone un límite de tres allegados en los funerales.

«Tenía cuatro hijos pero solo yo he podido venir», comentó Ana Alcolea, de 51 años, cuyo padre, de 88 años, falleció en un geriátrico. «Los tres otros están en Barcelona, dos con coronavirus y una trabajando en un hospital», añadió.

La pandemia también dejó escalofriantes escenas en Hart Island, al noreste del Bronx, en Nueva York, donde decenas de fallecidos por coronavirus, cuyos cuerpos no fueron reclamados, fueron enterrados en una fosa común.

Desde el siglo XIX, las autoridades han utilizado esta «isla de los muertos» como un gran cementerio para indigentes. En estos días, se celebran allí unos 24 entierros diarios, frente al promedio de 25 semanales en época normal, según la administración local.

Estados Unidos (EE.UU), en la actualidad epicentro de la pandemia, con más de medio millón de casos confirmados, fue el primer país del mundo en registrar más de 2 mil muertes por coronavirus en un día y se acerca al balance de Italia, con 18 mil 849 muertes (la cifra oficial más alta a nivel nacional).

Además de en Estados Unidos, la pandemia se agravó en Francia (más de 13 mil muertos en total) y en el Reino Unido, donde más de 1.000 personas murieron en un solo día, mientras que Brasil ya registra más de 1.000 fallecidos por coronavirus en todo el país desde el inicio de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que la epidemia estaba «cerca del pico» y que las medidas de distanciamiento social funcionaban, por lo que se planteaba reactivar la mayor economía del mundo lo antes posible.

«Quedarse en casa también conduce a la muerte», afirmó el mandatario, en alusión al impacto económico de la pandemia.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que un levantamiento prematuro de las restricciones podría provocar un «rebrote mortal» de la enfermedad.

– Iglesias vacías por Pascua –
De Nueva York a Nápoles, pasando por Nueva Delhi, los gobiernos de todo el mundo impusieron medidas de confinamiento excepcionales para frenar el avance de la pandemia, lo que hizo que las celebraciones de Pascua de este año estén siendo particularmente sobrias, con las iglesias vacías.

También el papa Francisco tuvo que adaptar su agenda, y retransmitirsu mensaje de Pascua desde su biblioteca privada.

«Tenemos que responder a nuestro confinamiento con toda nuestra creatividad», declaró el sumo pontífice. «Bien nos volvemos depresivos y alienados, bien podemos ser creativos».

El Viernes Santo, el papa recorrió, en medio de un silencio sobrecogedor, la plaza de San Pedro en el tradicional Via Crucis. Francisco solo estuvo acompañado por cinco reos de una cárcel de Padua, una ciudad italiana duramente impactada por la COVID-19, y cinco médicos y enfermeras.

En Jerusalén, por primera vez en más de un siglo, la iglesia del Santo Sepulcro, donde según la tradición cristiana Jesucristo fue crucificado y sepultado, estará cerrada al público durante todo el fin de semana pascual.

En cambio, en Nicaragua, cientos de fieles se reunieron el viernes en la ciudad de Masatepe (sur) para la tradicional procesión de los «Judas», impulsados por el gobierno, pese a que la Iglesia canceló todas los festejos de la Semana Santa para evitar que se propague el virus.

«Esta pandemia es peligrosa, pero nosotros lo estamos haciendo por tradición, aunque la Iglesia decida no sacar la vía sacra», dijo a la AFP Pedro Moraga durante la fiesta callejera.

– Resquicios de esperanza –

La mitad de la población mundial, es decir unos 4 millardos de personas, está confinada en sus casas por las medidas de cuarentena impuestas por las autoridades para atajar la epidemia, que surgió a finales de 2019 en China.

Algunos países, sobre todo en Asia, donde la vida va volviendo poco a poco a la normalidad, temen una segunda ola de infecciones importadas.

En Italia, el gobierno anunció que mantendrá el confinamiento hasta el 3 de mayo. Irlanda también lo prolongó hasta principios de mayo y Turquía, que registró un millar de muertos, confinó 31 ciudades durante el fin de semana, incluyendo Ankara y Estambul.

Mientras, en muchos países en desarrollo se teme que lo peor esté por venir.

En Yemen, un país devastado por la guerra y que padece la peor crisis humanitaria del mundo según al ONU, se detectó al menos un caso de COVID-19.

En Brasil, las autoridades confirmaron las primeras muertes por coronavirus en las favelas de Rio de Janeiro, donde la epidemia podría provocar una verdadera catástrofe por la superpoblación y la insalubridad.

– La respuesta económica –
Al desafío de salvar vidas, se suma el de intentar paliar las consecuencias económicas de la pandemia y para ello, los gobiernos tratan de encontrar un equilibrio.

La COVID-19 podría provocar la peor crisis desde «la Gran Depresión», según el Fondo Monetario Internacional, por lo que los gobiernos están preparando paquetes de medidas sin precedentes.

En Europa, los 27 alcanzaron el jueves un acuerdo para desbloquear un fondo de ayuda de 500 millardos de euros y se reunirán por videoconferencia el 23 de abril para «sentar las bases de una recuperación económica robusta».

Por su parte, Ecuador anunció la creación de un fondo de asistencia humanitaria por hasta US$ 1.3 millardos con aportes de grandes empresas y empleados, para programas de salud y evitar el cierre de compañías afectadas por la pandemia, que causó 7 mil 100 casos y 300 muertos en el país.

En cambio, y pese a la delicada coyuntura, los ministros de Energía de los países del G20 no lograron alcanzar un acuerdo para reducir la protección petrolera y contrarrestar la bajada de los precios del petróleo causada por la epidemia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Exvicepresidente y ministro venezolano es acusado por EE. UU. de ser capo del narcotráfico

Tareck El Aissami se encuentra en la mira del Departamento de Seguridad Nacional.

noticia Carol Zardetto
La osadía perversa: destruir al pueblo palestino

¿Por qué Guatemala tiene que manchar sus manos en esa sangre?

noticia Editorial
Quema de la Embajada de España


Más en esta sección

The Garifuna Collective

otras-noticias

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Publicidad