[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Cincuenta años después EE. UU. afronta los mismos demonios que en 1968


El asesinato del líder Martin Luther King sacudió al país. Hoy la lucha por los derechos civiles sigue en pie y afronta nuevos retos.

foto-articulo-Internacionales

Tropas involucradas en una guerra interminable, estudiantes enojados, mujeres que protestan contra el sexismo, atletas negros que denuncian el racismo policial: 50 años después, Estados Unidos todavía está luchando contra los mismos demonios del año 1968.

“Asesinatos, disturbios, rebeliones, manifestaciones, desorden y caos: 1968 fue un año de conmociones extraordinarias, que han tenido efecto hasta hoy”, dice David Farber, profesor de historia de la Universidad de Kansas.

“Los años sesenta fueron increíblemente agitados (…) y se destacó el año 1968”, según Amy Bass, autora y docente de historia de la Universidad de New Rochelle.

Ese año estuvo marcado por dos asesinatos que sacudieron al país.

Primero el del activista Martin Luther King, Premio Nobel de la Paz en 1964 y líder de la lucha por los derechos civiles, ocurrido el 4 de abril a manos de un segregacionista blanco en Memphis (Tennessee). Y luego el del senador Robert Kennedy, fatalmente herido de varios disparos efectuados por un palestino en Los Ángeles el 5 de junio, la noche de su victoria en las primarias demócratas de California.

La muerte del pastor negro desencadenó disturbios en las principales ciudades de Estados Unidos, incluida Washington. La de Kennedy permitió al republicano Richard Nixon llegar al poder.

A fines de enero de 1968, la guerrilla del Vietcong y tropas del Ejército de Vietnam del Norte lanzaron la ofensiva del Tet (Año Nuevo Lunar) en cientos de poblados de Vietnam del Sur, incluyendo Hue y Saigón. Ese ataque puso en jaque al gobierno del presidente Lyndon Johnson y las masas de estudiantes universitarios salieron a protestar contra una guerra que sería el conflicto más largo para Estados Unidos hasta su intervención en Afganistán en 2001.

Manifestaciones

La guerra en Afganistán no desencadenó tales protestas pues comenzó como respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, y porque la conscripción fue abolida en 1973, opina Todd Gitlin, de la Universidad de Columbia.

En 2018, sin embargo, los estudiantes tienen otra causa: las armas de fuego, que matan a unas 30 mil personas cada año. Pero a juicio de Gitlin, los estudiantes que tomaron recientemente las calles del país el 24 de marzo en la Marcha de Nuestras Vidas “están iniciando un movimiento, a diferencia de los movimientos contra la guerra y los derechos civiles que habían comenzado varios años antes” de 1968.

El movimiento de lucha por los derechos civiles, liderado por el pastor King, fue otra protesta de la década. En 1968, dos medallistas negros estadounidenses, Tommie Smith y John Carlos, subieron al podio de los Juegos Olímpicos de Ciudad de México con el puño en alto, conocido como el Black Power, para protestar contra la segregación de su comunidad en Estados Unidos.

Cincuenta años después, la cuestión racial sigue siendo relevante y la campaña Black Lives Matter denuncia la brutalidad policial contra los negros.

 

Las frases de Martin Luther King

El racismo

“Tengo un sueño: que mis cuatro hijos algún día vivirán en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel sino por su carácter”.

> 28 de agosto de 1963 en la Marcha en Washington por el Trabajo y la Libertad.

Su legado

“La verdadera medida de un hombre no es su posición en circunstancias convenientes y cómodas, sino su posición en tiempos de desafíos y controversias”.

> El libro Strength to Love, 1963.

Su discurso final

“Como a cualquiera, me gustaría vivir una larga vida. La longevidad tiene su lugar. Pero ahora no me preocupa eso. Solo quiero hacer la voluntad de Dios. Y Él me permitió subir a la montaña y he mirado, y he visto la Tierra Prometida. Puede que no llegue allí con ustedes, pero quiero que sepan que como pueblo llegaremos a la Tierra Prometida. Así que estoy feliz esta noche. Nada me preocupa. No le temo a ningún hombre. Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor”.

> 3 de abril de 1968, templo del obispo Charles Mason, Memphis, Tennessee.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Binomio del FCN denuncia amenazas y campaña negra

Jimmy Morales y Jafeth Cabrera señalan estar recibiendo anónimos de muerte y denuncian riesgo de un fraude.

noticia AFP
Tres escenarios posibles en la crisis política de Nicaragua

El gobierno y la oposición de Nicaragua lograron ayer destrabar un frustrado diálogo de cuya continuidad depende una solución pacífica y la democratización del país, sumergido en una aguda crisis política y económica.

noticia Raúl de la Horra
Libertad de empresa

follarismos



Más en esta sección

Bus extraurbano volcó en la Ruta Interamericana

otras-noticias

Destruyeron el altar en honor a niñas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción

otras-noticias

Cremas ganan y recuperan el segundo lugar

otras-noticias

Publicidad