[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Internacionales

Mata Hari, a cien años de su muerte


Margaretha Zelle, fue la agente H21, una espía que inspira a escritores y cineastas.

 

foto-articulo-Internacionales

El 15 de octubre 1917 Mata Hari murió fusilada a los 41 años, acusada de ser agente doble prusiana y francesa en plena Primera Guerra Mundial. Cien años después esta bailarina y mujer fatal sigue siendo una leyenda.

Margaretha Zelle, conocida  como Mata Hari, llegó a París con 27 años en noviembre de 1903. Se fue de su Holanda natal tras divorciarse de su marido, Rudolf Mac Leod, un oficial de marina 20 años mayor que ella.

Partió en busca de fortuna e hizo intentos fallidos como modelo para el pintor Octave Guillonnet.

Empezó a bailar en salones privados bajo el nombre de Lady Mac Leod, antes de hacerse célebre como Mata Hari (“el Sol” en malayo) con “danzas indias” pese a no saber nada de ellas. Se las imaginaba apoyándose en los recuerdos de cuando vivió con su marido en las islas holandesas.

Emile Guimet, fundador del museo parisino de las artes asiáticas, le abrió su sala de espectáculos para una actuación el 13 de mayo de 1905. La empezó vestida de princesa hindú y la terminó desnuda.

Fue el comienzo de una vida mundana que la convirtió en una artista muy demandada. Contaba por ahí que había nacido en Java y bailaba como se le antojaba, terminando con un desnudo. Sus éxitos corrieron de boca en boca.

Mata Hari vivió en los Campos Elíseos, donde ejerció de cortesana. Entre sus clientes llegó a haber ministros.

Agente H21

De pronto estalló la guerra. En 1915, volvió a Holanda. Allí, al comienzo de 1916, endeudada, aceptó que un diplomático alemán pagara sus deudas a cambio de información. Así se convirtió en el agente H21. De vuelta a París conoció al capitán Ladoux, oficial del contraespionaje, que desconfiaba de ella. A fuerza de frecuentar a ministros, Mata Hari se creía intocable. Ladoux le encomendó diversas misiones y la vigiló.

En el verano de 1916 aumentaron las sospechas cuando ella se presentó ante la “Segunda oficina” (servicio de información del Ejército francés) para pedir un salvoconducto para ir a Vittel, donde Francia construía un aeródromo militar. Lo obtuvo, pero fue el principio de su fin.

En enero de 1917 interceptaron un mensaje de Alemania que prueba que H21 es un agente doble. Según los historiadores, los alemanes sabían que los franceses descifrarían el texto, lo que significa que la abandonaron a su suerte intencionalmente.

Fue detenida el 13 de febrero en su habitación del Hotel Palacio del Elíseo y encarcelada. El 24 de julio, el consejo de guerra la condenó a muerte. El teniente y fiscal André Mornet reconoció más tarde que no había suficientes pruebas contra ella.

Cuando delante del pelotón de fusilamiento le preguntaron si tenía alguna revelación que hacer, Mata Hari respondió: “Ninguna y si tuviera alguna me la guardaría para mí”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jorge Sierra elPeriódico
La imaginaria ciudad de Santa

Llega a Guatemala Santa’s Circus, de la mano del español Francisco Santos. Acá de nuevo aplica la escuela de Cirque du Soleil, donde galletas, juguetes y soldados de plomo cobran vida. Cuatro días habrán para conocer una historia de la época.

noticia
Le dio gato por liebre
noticia Editorial
Interrogatorios al estado y sus organismos y entidades


Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad