[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

Un geólogo israelí asegura haber hallado los clavos usados para crucificar a Jesús


foto-articulo-Insólito

El geólogo israelí Arie Shimron aseguró que se han encontrado los clavos con los que, posiblemente, fue crucificado Jesús y que incluso hay restos óseos en el metal oxidado. Los arqueólogos locales son escépticos.

Un nuevo estudio sobre el traído y llevado asunto de los clavos de Cristo indica que fragmentos de los dos clavos que se encuentran en Israel, y que desaparecieron y volvieron a aparecer misteriosamente en las últimas dos décadas, pueden haber sido usados para crucificar a Jesús y que, para más inri, tienen incrustados fragmentos de hueso y astillas de madera.

El geólogo retirado Shimron dijo al diario New York Post: «Creo que las pruebas científicas de que los clavos se usaron para crucificar a alguien son realmente poderosas».

Este misterio arqueológico comenzó así

En 1990 arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) excavaban una cueva funeraria judía del siglo uno de la era común que había sido descubierta, como suele suceder en esta región, durante la reparación de infraestructura vial en Jerusalén, precisamente en el lugar llamado Bosque de la paz, en el sur de la ciudad. La cueva contenía 12 osarios, unas cajas de piedra caliza en las que tradicionalmente se guardan los huesos de los muertos una vez se han descompuesto sus cuerpos.

Lo que distinguía esta tumba de otras muchas del mismo período encontradas en Jerusalén es que en uno de los osarios estaba inscrito el nombre «Caifás», Kayafa, en hebreo, y en otra «Yosef hijo de Caifás».

No todos los estudiosos, pero algunos sí, comenzaron a identificar esa cueva con la de la familia de Caifás, el gran sacerdote que los Evangelios cuentan que entregó a Jesús al gobernador Poncio Pilatos, y por tanto a los romanos, para su ejecución.

La controversia se encuentra no en los osarios, sino en dos clavos que los arqueólogos encontraron en la tumba, uno dentro de un osario, no el de Caifás, y otro enterrado en el suelo.

Extrañamente el hallazgo fue olvidado rápidamente. Se cree que se perdieron los artefactos.

La AAI siempre ha mantenido que los clavos de la investigación no procedían de la supuesta tumba de Caifás y que desconoce su paradero.

Unos 20 años después de que se descubriera la tumba (y se volviera a cerrar), un periodista israelí llamado Simja Jacobovici produjo un documental llamado Los clavos de la cruz cuya tesis, muy especulativa, sugería que Caifás, tal vez por remordimiento, conservó los clavos de la crucifixión y su familia los guardó como amuleto.

Jacobovici decía también haber encontrado los clavos, que tal vez fueron «perdidos a propósito», en la universidad de Tel Aviv, en el laboratorio de antropología.

Aparece un nuevo estudio

Octubre de 2020: el géologo Arie Shimron y su equipo decidieron comprobar científicamente si los clavos, de los que hablaba Jacobovich y habían emergido en la universidad, eran efectivamente los de la tumba de Caifás y si fueron utilizados para una crucifixión. La investigación del geólogo, que el diario Haaretz señala que es amigo de Jacobovich, concluyó que los restos de sedimentos de los osarios y de los clavos coincidían. Es más, su equipo encontró que las firmas químicas y físicas de ambas muestras coincidían y, además, eran bastante únicas.

Shimron asegura que los clavos fueron usados para crucificar porque sus puntas estaban dobladas, para impedir que el crucificado pudiera escapar, y porque los análisis de microscopio electrónico muestran fragmentos de hueso profundamente incrustados en el óxido de los clavos, así como astillas de madera bien preservadas.

«Para nada estoy diciendo que estos fueron los clavos de la crucifixión de Jesús», dijo el geólogo al diario estadounidense. «Prefiero no sugerir de quién son los clavos. Cada uno puede decidir por sí mismo».

Quién sabe qué implicaciones religiosas tendría el encontrar la reliquia de los clavos, como sugería la película El Cuerpo, en la que un prudente y dividido sacerdote (interpretado por Antonio Banderas) mandado por el Vaticano a Israel para investigar el supuesto hallazgo de la tumba y los huesos de Jesús, no sabemos si en esta ocasión también se pondría en peligro, como en la película, la divinidad de Cristo y la verosimilitud de su resurrección.

Los arqueólogos consultados prefieren no pronunciarse sobre esta polémica, como comprobó Sputnik, y la AAI desestima las conclusiones del periodista Jacobovich diciendo en un comunicado que «creó una película interesante con un hallazgo arqueológico real en su centro, pero la interpretación que se presenta en ella no tiene base en hallazgos o investigaciones arqueológicas».

Con respecto al nuevo estudio de Shimron, la portavoz de AAI, Yuli Schwartz, dice que es «interesante, sin embargo, sus tajantes conclusiones históricas son problemáticas porque se basan en datos fragmentarios».

Y añade: «La opinión oficial del AAI es que los clavos pueden haber sido usados en la crucifixión de cientos de personas que hubieran vulnerado la ley romana y sufrieran este tipo de ejecución».

Y, a pesar de todo, incluso sin la relación con Jesús, el hallazgo de restos de crucifixiones romanas es muy infrecuente. En realidad, solo hay uno que la arqueología acepta sin conflicto, encontrado en 1968, de un hombre judío llamado Yojanán Ben Hagkol. Y si lo que dice Shimron se prueba como cierto, que con estos clavos alguien sufrió el horrible castigo de ser clavado a una cruz, estos serían solo los segundos en ser encontrados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Capturan a piloto de extraurbana por manejar 10 km contra la vía

Dos buses y un microbús repletos filmados al poner en peligro de muerte vida de pasajeros.

 

noticia Evelyn Boche eboche@elperiodico.com.gt
MP y CICIG sin descartar colaboración eficaz de “Eco” y “JC”

El jefe de la CICIG confirmó que hubo acercamiento de familiares y el abogado de Juan Carlos Monzón para gestionar su entrega.

 

 

 

noticia P.Guerra y AFP
Masacraron a diez miembros de una tribu ancestral y absolutamente aislada del Amazonas

Las autoridades ya empezaron una investigación para determinar qué ocurrió en el Valle de Javari.



Más en esta sección

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

El diálogo excluyente de Giammattei y otra comisión que duplica funciones

otras-noticias

Publicidad