Martes 15 DE Octubre DE 2019
Insólito

Así logra la tecnología digital crear una versión de 23 años de Will Smith en la película Géminis

Fecha de publicación: 10-10-19
Por: DPA
“Rezo para que crean a Will Smith joven”. Así presentaba el director de cine Ang Lee (Tigre y dragón, La vida de Pi…) su película Géminis a la audiencia en una proyección para ‘influencers’ previa a su estreno, en la que Smith, de 51 años, interpreta a una versión de él mismo con 23 años de edad creada mediante tecnologías digitales.

El sistema utilizado en Géminis (Gemini Man, en inglés), que se estrena este 18 de octubre , emplea un casco que se ponía el actor con dos cámaras en la parte frontal que detectan todos los rasgos de su cara, según ha explicado Will Smith en un vídeo publicado en su canal oficial de YouTube.

Posteriormente, Smith se colocaba un molde transparente de su cara y se marcaban en su rostro con rotulador los puntos faciales reconocidos por las cámaras, que funcionaban como puntos de rastreo de movimiento para detectar los gestos del actor interpretando las escenas.

De esta manera, la empresa neozelandesa de efectos especiales WETA Workshop, encargada de los efectos digitales de Géminis, utilizó un ‘software’ informático que utilizaba los puntos marcados en la cara de Smith para regenerar el rostro del personaje de su clon con 23 años de edad, otro sicario con el que el Smith adulto tiene que enfrentarse.

Para las escenas en las que ambos personajes comparten plano, Smith rodaba con un doble al que posteriormente se le añadía el rostro de su clon joven, al que durante las grabaciones se referían como ‘Junior’.

“Estoy emocionado sobre el hecho de que ahora hay una versión completamente digital de mí mismo con la que puedo hacer películas”, ha bromeado Smith.

El actor estadounidense ha destacado cómo ha evolucionado la tecnología digital desde que rodó Yo robot (2004), cuando los personajes generador por ordenador se añadían completamente en postproducción y no se podía rodar con un doble en escena, sino que se usaba una pelota de tenis como única referencia en el set.