Lunes 19 DE Agosto DE 2019
Insólito

Problemas con el paracaídas complican la misión ExoMars 2020 a Marte

Fecha de publicación: 14-08-19
Por: Cultura - Europa Press

Los equipos de la misión ruso-europea ExoMars 2020 a Marte se enfrentan a problemas en el diseño del paracaídas, después de una prueba de caída a gran altitud que no tuvo éxito la semana pasada.    El rover Rosalind Franklin de fabricación europea y la plataforma de superficie liderada por Rusia, Kazachok, están prácticamente a punto para su envio al Planeta Rojo. Serán encapsulados en un módulo de descenso y transportados a Marte por un módulo transportador, tras el lanzamiento en un cohete Proton desde Baikonur. Pero el dispositivo de frenado del aterrizador no termina de superar las pruebas.

El módulo de descenso necesita dos paracaídas, cada uno con su propio conducto piloto para la extracción, para ayudar a frenar la nave antes de aterrizar. Después de la separación de los paracaídas, la velocidad debe ser adecuada para que los motores de frenado entreguen con seguridad la plataforma de aterrizaje y el rover a la superficie de Marte. La secuencia completa desde la entrada a la atmósfera hasta el aterrizaje dura solo seis minutos.

Como parte de las pruebas planificadas antes del lanzamiento, se programaron varias pruebas de paracaídas en el emplazamiento sueco de la Corporación Espacial Esrange. La primera tuvo lugar el año pasado y demostró el despliegue exitoso y la inflación del paracaídas principal más grande en una prueba de caída a baja altitud desde 1,2 kilómetros, desplegado por un helicóptero. El paracaídas tiene un diámetro de 35 metros, que es el paracaídas más grande que jamás haya volado en una misión a Marte.

El 28 de mayo de este año, la secuencia de despliegue de los cuatro paracaídas se probó por primera vez desde una altura de 29 kilómetros, liberada de un globo de helio estratosférico. Si bien los mecanismos de despliegue se activaron correctamente, y la secuencia general se completó, ambos paracaídas principales sufrieron daños.

Después de la inspección del hardware, se implementaron adaptaciones al diseño de los paracaídas y bolsas listas para la próxima prueba de gran altitud, que se realizó el 5 de agosto, esta vez solo enfocándose en el paracaídas más grande, de 35 metros de diámetro.

La evaluación preliminar muestra que los pasos iniciales se completaron correctamente, sin embargo, se observaron daños en el dosel antes de la inflación, similar a la prueba anterior. Como resultado, el módulo de prueba descendió solo bajo el arrastre de la rampa piloto, informa la ESA.

“Es decepcionante que las adaptaciones de diseño preventivas introducidas después de las anomalías de la última prueba no nos hayan ayudado a pasar la segunda prueba con éxito, pero como siempre nos mantenemos enfocados y estamos trabajando para comprender y corregir el fallo para lanzarla el próximo año”, dice Francois Spoto, líder del equipo ExoMars de la ESA.

Todo el hardware, los videos y las telemetrías grabadas ahora se han recuperado y actualmente están bajo evaluación. El análisis debe revelar la causa raíz de la anomalía y podrá guiar el camino a seguir en términos de modificaciones adicionales que podrían ser necesarias para el sistema de paracaídas antes de las oportunidades de prueba posteriores.

Ya está prevista una nueva prueba de altitud para el primer paracaídas principal antes de finales de este año. El próximo intento de calificación del segundo paracaídas principal se anticipa para principios de 2020.

Paralelamente, los equipos están investigando la posibilidad de fabricar modelos de prueba de paracaídas adicionales y realizar simulaciones en tierra para imitar la naturaleza dinámica de la extracción de paracaídas, ya que no hay muchas oportunidades para pruebas de caída a gran altitud a gran escala.

Llegar a Marte y, en particular, aterrizar en Marte es muy difícil”, agrega Spoto. “Estamos comprometidos a volar un sistema que entregará de manera segura nuestra carga útil a la superficie de Marte para llevar a cabo su misión científica única”.

El lanzamiento de la misión está programado en la ventana del 25 de julio al 13 de agosto de 2020, llegando a Marte en marzo de 2021. Después de salir de la plataforma de superficie, el rover Rosalind Franklin explorará la superficie de Marte, buscando sitios geológicamente interesantes para perforar debajo de la superficie , para determinar si alguna vez existió vida en nuestro planeta vecino.

El rover está a punto de completarse en Airbus Defence and Space, Stevenage, Reino Unido, y pronto comenzará su campaña de pruebas ambientales en Airbus Toulouse, Francia. Al mismo tiempo, el módulo de vuelo que comprende el módulo de descenso y la plataforma de aterrizaje comenzará su ronda final de pruebas en Thales Alenia Space. El rover se integrará en la nave espacial a principios de 2020.