Lunes 16 DE Septiembre DE 2019
Insólito

Aclaran por primera vez el proceso que vincula el aumento de los vientos antárticos con el de la temperatura del mar

Fecha de publicación: 18-06-19
Por: Cultura - Europa Press

La primera misión del vehículo submarino autónomo Autosub Long Range (más conocido como ‘Boaty McBoatface’) ha arrojado luz por primera vez sobre un proceso clave que vincula el aumento de los vientos antárticos con el aumento de la temperatura del mar. Los datos recopilados de la expedición, publicados en la revista científica ‘PNAS’, ayudarán a los científicos a elaborar predicciones más precisas de los efectos del cambio climático en el aumento del nivel del mar.

La investigación, que tuvo lugar en abril de 2017, estudió los cambios de temperatura en el fondo del Océano Austral. Durante la misión de tres días, el ‘Boaty’ recorrió 180 kilómetros a través de valles montañosos subacuáticos midiendo la temperatura, la salinidad y la turbulencia del agua en el fondo del océano.

Usando una sonda acústica para navegar, el ‘Boaty’ completó con éxito la peligrosa ruta, alcanzando profundidades de hasta 4.000 metros, para reunirse con el resto del equipo del proyecto en el lugar de encuentro programado donde se recuperó el submarino y se tomaron las mediciones realizadas a lo largo de su ruta.

En las últimas décadas, los vientos que soplan sobre el Océano Austral se han hecho más fuertes debido al agujero en la capa de ozono sobre la Antártida y al aumento de los gases de efecto invernadero.

Los datos recopilados por el ‘Boaty’, junto con otras mediciones oceánicas recopiladas en el buque de investigación ‘RRS James Clark Ross’, han revelado un mecanismo que permite que estos vientos aumenten la turbulencia en las profundidades del Océano Austral, provocando que el agua caliente a las profundidades medias se mezcle con el agua fría y densa en el abismo.

El calentamiento resultante del agua en el lecho marino contribuye significativamente al aumento del nivel del mar. Sin embargo, el mecanismo descubierto por el ‘Boaty’ no está integrado en los modelos actuales para predecir el impacto del aumento de las temperaturas globales en nuestros océanos.

La misión fue parte de un proyecto conjunto entre la Universidad de Southampton, el Centro Nacional de Oceanografía, el British Antarctic Survey, el Instituto Oceanográfico Woods Hole y la Universidad de Princeton.

“Nuestro estudio es un paso importante para comprender cómo el cambio climático que se está produciendo en las remotas e inhóspitas aguas antárticas afectará el calentamiento de los océanos en su conjunto y el nivel futuro del mar”, explica el profesor Alberto Naveira Garabato, de la Universidad de Southampton, quien dirigió el proyecto.

Por su parte, la doctora Eleanor Frajka-Williams, del Centro Nacional de Oceanografía, señala que “los datos de ‘Boaty McBoatface’ nos ofrecieron una forma completamente nueva de mirar el océano profundo: el camino que tomó el ‘Boaty’ creó una vista espacial de la turbulencia cerca del fondo marino”.

Finalmente, el doctor Povl Abrahamsen, del British Antarctic Survey, cree que “este estudio es un gran ejemplo de cómo se puede utilizar una nueva tecnología tan emocionante como el submarino no tripulado ‘Boaty McBoatface’, junto con mediciones basadas en barcos y modelos oceánicos de vanguardia para descubrir y explicar los procesos previamente desconocidos que afectan el transporte de calor dentro del océano”.