Lunes 25 DE Marzo DE 2019
Insólito

Finge su muerte antes que su esposa lo matara

Con ayuda del FBI y un grupo de amigos, este hombre fingió su muerte antes que su esposa lo matara.

Fecha de publicación: 09-11-17
Por: Paola Guerra
Más noticias que te pueden interesar

 

Todo empezó cuando la cónyuge, contrató a un hombre para que matara a su esposo. Pero por azares del destino, este resultó ser amigo de su marido.

Ramón Sosa, un entrenador de boxeo que reside en Estados Unidos, recibió ayuda oficial para fingir su muerte y engañar a su esposa, quien estaba dispuesta a pagar 2mil dólares para que lo asesinaran, informa el diario Daily Mail.

Esta pareja se conoció en 2007, y luego de tres años se casaron. Todo iba bien hasta que los problemas económicos empezaron a aparecer; y ella solicitó el divorcio.

En 2015, María “Lulú” Sosa habló con un hombre para organizar el crimen de su esposo. Pero nunca imaginó que este fuera amigo de su esposo. “Cuando me llamó y dijo que necesitaba verme porque alguien ‘quería matarme’, pensé que era una broma”, asegura el amenazado.

Un plan perfecto

Tras esta conversación, acordaron que el supuesto asesino llevaría un micrófono escondido cuando hablara con la mente del crimen, “Lulu”. Esto para registrar cómo le ofrecía una recompensa económica por llevar a cabo el asesinato y poder presentar esa grabación a las autoridades.

Durante la reunión, la sospechosa expresó que quería a su esposo muerto. Su cónyuge mostró la reproducción de la declaración a la Policía del Condado y con ayuda del FBI, los oficiales idearon una emboscada.

 

La muerte

Así, maquillaron a Ramón Sosa para que pareciera que había fallecido por un disparo en la cabeza, le pidieron que se recostara sobre una fosa cavada en el desierto y fotografiaron esa presunta ejecución. “Pretender que estaba muerto fue terrorífico”, confesó la presunta víctima.

Un agente que simuló ser el sicario autor de los hechos se encontró con María Sosa en un estacionamiento y le mostró las instantáneas: Aparentemente, ella sonrió”, indicó.

Tras su arresto, la responsable se declaró culpable de solicitar un asesinato y fue condenada a 20 años de prisión en octubre de 2016. A pesar de seguir vivo, Ramón Sosa aseguró que “nunca seré el mismo hombre”.

Etiquetas: