Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Insólito

La perturbadora sonrisa del asesino de 19 discapacitados

Satoshi Uematsu envió en febrero una carta a un diputado donde le anticipaba la matanza que cometería.

Fecha de publicación: 27-07-16
Más noticias que te pueden interesar

Tokio. El autor de la masacre en una residencia de discapacitados psíquicos en Japón detalló sus planes y sus motivos para el ataque, en una carta enviada a un diputado japonés en febrero y publicada hoy íntegramente por los medios nacionales.

Satoshi Uematsu, sospechoso de la masacre perpetrada en la madrugada del martes que dejó al menos 19 muertos y 26 heridos, explicó cómo iba a llevar a cabo la matanza en una misiva que fue objeto de una investigación policial y que dio lugar a su internamiento temporal en un psiquiátrico.

“El plan será llevado a cabo durante el turno nocturno, cuando hay poco personal. El objetivo serán dos instalaciones donde residen muchos discapacitados múltiples. Los trabajadores de guardia serán maniatados con cables para que no puedan moverse ni contactar con el exterior”, señala la carta fechada el pasado 14 de febrero.

“El acto será ejecutado con rapidez y sin dañar en absoluto al personal. Después de eliminar a 260 personas en las dos instalaciones, me entregaré”, explica Uematsu, quien a continuación hace varias peticiones a las autoridades para cumplir una condena de dos años y “ser libre” después.

También pedía que se le declarase inocente alegando trastorno mental, que se le diera una ayuda de 500 millones de yenes (5 millones de dólares) y cirugía plástica para poder llevar una vida normal después.

“Mi razonamiento es que quizá pueda revitalizar la economía mundial y pensé que podría ser posible evitar la III Guerra Mundial”, escribió en la carta.

Uematsu cometió la matanza en un centro de discapacitados psíquicos en la localidad de Sagamihara (prefectura de Kanagawa a unos 50 kilómetros al oeste de Tokio), en el que había trabajado desde finales del 2012 hasta el pasado febrero.

Satoshi Uematsu sonríe mientras es trasladado a la fiscalía de Japón. (Naohiko Hatta/Kyodo News via AP)

Satoshi Uematsu sonríe mientras es trasladado a la fiscalía de Japón. (Naohiko Hatta/Kyodo News via AP)

El ataque se prolongó unos 50 minutos, y durante ese tiempo acabó con la vida de al menos 19 internos del centro e hirió a otros 26 -entre ellos cuatro se encuentran en coma-, del total de 149 discapacitados que residían en las instalaciones, informaron fuentes policiales.

Tras los hechos, Uematsu se entregó en una comisaría de policía próxima a la residencia llevando consigo los cuchillos que empleó en el ataque.

“Mi razonamiento es que quizá pueda revitalizar la economía mundial y pensé que podría ser posible evitar la III Guerra Mundial”, escribió en la carta.

Uematsu cometió la matanza en un centro de discapacitados psíquicos en la localidad de Sagamihara (prefectura de Kanagawa a unos 50 kilómetros al oeste de Tokio), en el que había trabajado desde finales del 2012 hasta el pasado febrero.

El ataque se prolongó unos 50 minutos, y durante ese tiempo acabó con la vida de al menos 19 internos del centro e hirió a otros 26 -entre ellos cuatro se encuentran en coma-, del total de 149 discapacitados que residían en las instalaciones, informaron fuentes policiales.

Tras los hechos, Uematsu se entregó en una comisaría de policía próxima a la residencia llevando consigo los cuchillos que empleó en el ataque.

Uematsu continúa bajo detención, y está previsto que declare hoy ante la fiscalía y que ésta presente hoy cargos de homicidio contra él.

El suceso ha conmocionado al país asiático al tratarse de uno de los crímenes más sangrientos de su historia reciente.

TOMADO DE ELCOMERCIO

 

Etiquetas: