Domingo 25 DE Agosto DE 2019
Insólito

El “tren nazi” revive fiebre de buscadores de tesoros

El tren blindado nazi desapareció en el suroeste de Polonia desde la II Guerra Mundial.

Fecha de publicación: 01-09-15
El área donde se encuentra el ferrocarril está bajo el castillo Ksiaz.
Por: Michel Viatteau / AFP

“Es aquí, la entrada del túnel estaba aquí y el tren está oculto”, cuenta Andrzej Gaik, un guía turístico y antiguo buscador de tesoros mostrando una parte del terraplén que bordea la vía férrea.

En tan solo unos días, la noticia de la imagen radar de un supuesto tren blindado nazi oculto en un túnel secreto causó un revuelo en la ciudad de Walbrzych (Waldenburgo en la época alemana).

Los equipos de televisión polacos y extranjeros acuden al lugar conocido como “kilómetro 65” de la línea Wroclaw-Walbrzych.

Hace unos 15 años Gaik ya buscó el “tren de oro nazi” junto con otros aficionados siguiendo las indicaciones de un minero jubilado, Tadeusz Slowikowski. Cavaron el talud y encontraron hormigón y ladrillos pero tuvieron que abandonar la aventura por falta de medios financieros y técnicos.

Hoy en día el guía saborea las revelaciones de dos buscadores de tesoros, que utilizaron un georadar para sondear el suelo, y que son dignas de fe, según el conservador general de los monumentos polacos.

El guía está convencido de que su hipótesis se confirmará. “Hay una gran brecha en la roca oculta en el talud y está llena de piedras diferentes, traídas seguramente por los alemanes para que no se viera la entrada del túnel”, afirma. Se observa menos vegetación en unos 15 metros, como si el suelo fuera menos fértil. Otro elemento, según él, es el pequeño trozo de muro de contención levantado con piedras grandes, enterrado en el talud en ángulo agudo.

Confirma –dice– que un desvío secreto construido por los nazis permitía enviar convoyes que circulaban entre Wroclaw (Breslau) y Walbrzych hacia un túnel bajo tierra para llevarlos al inmenso complejo de subterráneos nazis llamado Riese (Gigante), escondido en una pequeña cadena montañosa, los Montes Sowie (las Montañas Búho).

Decenas de personas acudieron el pasado viernes al lugar, supuestamente mantenido en secreto. La mayoría de ellas bromeaba sobre los “lingotes de oro” pero una pareja con dos niños que afirma vivir cerca teme que esté minado y que una explosión afecte a su casa.

El descubrimiento del tren, si se confirma, podría convertirse en un maná turístico, opinan en cambio en el cercano castillo de Ksiaz, otrora Fürstenstein.El inmenso castillo de 400 salas “ya se beneficia de un efecto al estilo del lago Ness: nadie ha visto al monstruo, pero esto no impide atraer a gente”, dijo el presidente de la sociedad del castillo, Krzysztof Urbanski.

Como buen previsor, Urbanski se adelanta a los acontecimientos y la semana que viene los turistas podrán comprar camisetas “tren de oro”.