[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

Esta es la historia de Harrison Okene: el hombre que sobrevivió tres días bajo el mar


El hombre fue rescatado del fondo del océano Atlántico tres días después de haber naufragado.

foto-articulo-Insólito

A lo largo de la historia han existido sucesos que han sorprendido a todo el mundo al ser “imposibles” de creer, pero que realmente ocurrieron. Este es el caso de un hombre que sobrevivió tres días bajo el mar, luego de que el remolcador en el viajaba naufragara.

Este hecho ocurrió el 26 de mayo de 2013 alrededor de las 4:30 horas, cuando un remolcador de tanques de petróleo que se dirigía a través de las turbulentas y agitadas aguas de la costa de Nigeria dio vuelta.

En la embarcación había una tripulación de 12 personas, de las cuales solo el cocinero, Harrison Okene, que se había levantado al baño en ese momento, logró sobrevivir. 

De acuerdo con El Universo, cuando ocurrió el accidente, la mayoría de los miembros de la tripulación estaban encerrados en sus camarotes, una medida de seguridad necesaria contra los piratas que regularmente saquean y secuestran buques en esa zona. Sin embargo, aquel día la medida de seguridad selló la condena de los otros 11 miembros de la tripulación.

En la oscuridad de la noche, Harrison Okene fue arrojado desde el cuarto de baño dejándolo únicamente con sus calzoncillos. “Estaba aturdido, todo estaba oscuro cuando fui arrojado desde un extremo del pequeño cubículo a otro”, detalló.

Según la publicación, el agua fluyó y lo arrastró por las entrañas del barco hasta que se encontró en el baño de la cabina de un oficial. Pasaron minutos, quizás más, hasta que el barco se estableció en el fondo del océano. Entonces el agua dejó de elevarse.

Asimismo, detalla que durante las 60 horas siguientes Okene escuchó los sonidos de las criaturas del océano que atravesaban la nave con el resto de la tripulación muerta. Él en cambio había encontrado una pequeña burbuja, una bolsa de aire que lo ayudaría a resistir.

A pesar de estar atrapado en el fondo del mar, Okene sobrevivió a su calvario subacuático el tiempo suficiente como para ser rescatado. Sumergido en el agua helada, Okene repetía el último salmo de la Biblia que su esposa le había enviado por mensaje de texto, que algunos llaman la oración de salvación: “Por tu nombre, Señor, dame vida”.

Su rescate

Okene estaba convencido de que su rescate después de 72 horas bajo el agua y a 30 metros de profundidad fue una señal de salvación divina, ya que fue el único sobreviviente de la tragedia del Jacson 4.

Según El Confidencial, Tony Walker, gerente de la compañía holandesa DCN Diving, mencionó que los profesionales enviados a aquella tragedia marítima solo buscaban los restos de los doce marineros, sin embargo, se llevaron la sorpresa de que uno de ellos se encontraba con vida.

Walker narró que él se encontraba en una sala de control con un grupo de personas para monitorear las cámaras de rastreo, cuando lograron ver una mano en la pantalla, en el momento pensaron que se trataba de un cadáver hasta que Okene se aferró a la mano del buzo que llevaba la cámara.

Para Walker, las personas que se encontraban en la sala y especialmente para el buzo, fue un momento aterrador, ya que no esperaban encontrar sobrevivientes. Fue allí cuando el buzo gritó “¡Hay un sobreviviente! Está vivo”.

¿Cómo sobrevivió?

Una publicación del medio Gizmodo detalla que lo primero que la mayoría pensó y muchos físicos se pusieron a estudiar es el tamaño que debía tener una burbuja para poder sostener a una persona con aire respirable.

La bolsa de aire que encontró Okene fue, según su estimación, de solo 1,2 metros de altura, y los seres humanos inhalan aproximadamente entre 7 mil y 8 mil litros de aire cada 24 horas.

El físico Maxim Umansky, una de las personas que investigó el hecho, comenzó a realizar sus propios cálculos para cuantificar los factores responsables de la supervivencia de Okene, estimando que la bolsa de aire había sido comprimida por un factor de cuatro.

Según el físico, probablemente la bolsa de aire a presión contenía el suficiente oxígeno como para mantener a Okene vivo durante los casi tres días que estuvo ahí. Aún así, existe un peligro adicional: el dióxido de carbono (CO2), que es letal para los seres humanos en concentraciones muy pequeñas.

En este caso se cree que el agua que encapsuló su burbuja de aire pudo haber jugado un pequeño papel en su supervivencia. El dióxido de carbono, más que el oxígeno o el nitrógeno, se disuelve fácilmente en agua, especialmente en agua fría. 

La velocidad a la que esto ocurre sigue la ley de Henry, una regla de física que establece que la solubilidad del gas en un líquido es proporcional a la presión del gas sobre el líquido. Es por ello que, cuando Okene respiró, exhaló dióxido de carbono y los niveles del gas se acumularon lentamente en su diminuta cámara de aire. 

Sin embargo, el dióxido de carbono también es absorbido por el agua, y al salpicar el agua dentro de su bolsa de aire Okene aumentó inadvertidamente la superficie del agua, aumentando así la absorción de CO2 y manteniendo los niveles del gas por debajo del nivel mortal del 5 por ciento.

A pesar de que la hipotermia también pudo terminar con la vida de este hombre, la suerte estuvo una vez más de su lado, ya que él fue capaz de colocarse sobre una pequeña plataforma con un colchón justo por encima del nivel del agua. Si su cuerpo hubiera estado expuesto al agua fría del océano, Okene habría muerto en cuestión de horas. 

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Gonzalo Marroquín
Enfoque | Luces y sombras en la vida de Álvaro Colom
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Destituyen a Willson García como director del Insivumeh 
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
PDH Alejandro Córdova presentó denuncia contra su antecesor Jordán Rodas


Más en esta sección

Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala gradúa la  XXXVIII Promoción de Médicos Oftalmólogos 

otras-noticias

Gloria Estefan celebra ser la primera mujer latinoamericana en el Salón de la Fama de los Compositores

otras-noticias

Juez deja en libertad a militar Salán Sánchez, procesado por genocidio y asesinato

otras-noticias

Publicidad