[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

¿Dónde se encuentra la tumba de Hulagu Kan? Un misterio sin resolver


Las tumbas de los gobernantes del imperio mongol continúan escondidas, al igual que sus tesoros.

foto-articulo-Insólito

Por muchos años, historiadores y arqueólogos de todo el mundo han intentado descifrar dónde se encuentran las tumbas de los grandes gobernantes mongoles, entre ellas la de Gengis Kan, el fundador del primer imperio mongol o la de su nieto Hulagu Kan, conquistador de gran parte de Asia occidental.

Actualmente, el único dato que existe sobre la ubicación de estas tumbas es que se encuentran posiblemente en una de las 102 islas situadas en el lago Urmia. Este es un gran depósito de agua hiper-salada al noroeste de Irán.

El lago se encuentra entre las provincias de Azerbaiyán Oriental y Azerbaiyán Occidental, así como en las ciudades de Tabriz y Urmia. Es el vigésimo más grande del mundo y el segundo con mayores reservas de sal, según el medio La Vanguardia.

Asimismo, detallan que los casi seis millones de personas que viven en la cuenca del Urmia tienen profundos lazos sociales y económicos con este cuerpo de agua cada vez más reducido. El pueblo turco-azerí, que vive alrededor del lago, lo atesora como un símbolo de su identidad, llamándolo “el solitario turquesa de Azerbaiyán”.

Hace un par de décadas, este lago era un destino turístico que las personas visitaban por su agua turquesa y su barro con fines terapéuticos. Ahora, se está convirtiendo en una peligrosa llanura de sal y los científicos temen por su desaparición. 

No obstante, no faltan los que creen que podría ser una oportunidad para encontrar vestigios de las civilizaciones que habitaron sus alrededores hace cientos de años.

Las tumbas escondidas

Las 102 islas del lago Urmia son curiosas por sus formas, naturaleza y por hechos históricos, como es el caso de la isla Shahi, la más grande de todas, ya que se conoce que allí fue enterrado uno de los grandes representantes del imperio mongol, Hulagu Kan, a pesar de que nunca han encontrado la tumba.

De acuerdo con una publicación de la revista La Brújula Verde, se sabe que Hulagu Kan y su hijo Abaqa Kan fueron enterrados en 1265 y 1282 respectivamente, en una fortaleza rocosa en los acantilados de 300 metros de altura de la isla de Kabudi (antiguamente conocida como Shahi), en el lago Urmia.

Asimismo, detalla que Hulagu era uno de los nietos de Gengis Kan, que se convirtió en el primer Kan del Ilkanato de Persia, establecido ya como reino independiente a partir de 1259. Hulagu, que era cristiano, llegaría a destruir Bagdad y a intervenir en las Cruzadas.

A su muerte fue enterrado con sus riquezas, siendo su funeral el único de la historia del Ilkanato en el que se realizaron sacrificios humanos, ya que con él fueron sepultadas vivas sus concubinas.

Un tesoro perdido

Al parecer esto de esconder sus tumbas era una práctica familiar, ya que su abuelo Gengis Kan, guerrero y conquistador que unificó a las tribus nómadas de esta etnia del norte de Asia y fundó el primer Imperio mongol, fue quien originalmente solicitó ser sepultado donde nadie lo encontrara.

Es por ello, que decenas de científicos han estado interesados en hallar la tumba del fundador del imperio mongol, ya que se cree que está llena con tesoros procedentes de todos los rincones de sus dominios, que abarcaban un tercio de la población mundial en el siglo XIII.

Gengis Kan falleció el 18 de agosto de 1227, pero antes de morir, dejó instrucciones claras de que no quería ser hallado, por lo que sus soldados más leales emprendieron un viaje sin retorno. 

En una publicación del medio ABC Cultura, describen que esta hazaña terminó en una matanza, ya que primero los fieles soldados asesinaron a cuantos hombres y mujeres se cruzaron con ellos en el camino hacia el sepulcro, luego terminaron con los constructores del mausoleo y finalmente se suicidaron, borrando así toda memoria de dónde podría encontrarse esta tumba.

Si fuera cierta esa abundancia de objetos, el hallazgo de su tumba no solo sería un importante logro arqueológico, sino también una página que permitiría reescribir algunas líneas importantes de la historia.

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Así celebra Fito Páez los 30 años de su disco más recordado
noticia AFP
Presidente de Perú declara ante fiscalía
noticia EFE
La campaña presidencial colombiana entra en la recta final


Más en esta sección

Junta adjudica construcción del puente Belice II al Grupo Muratori

otras-noticias

Localizan cuerpos de mujeres desaparecidas en hundimiento de Villa Nueva

otras-noticias

Premios Billboard Latinos 2022: Mira aquí cómo fue la gala y quiénes obtuvieron premios

otras-noticias

Publicidad