[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

Túpac Yupanqui: el conquistador más grande de la historia inca


Yupanqui también es conocido como el “inca navegante” que descubrió Oceanía.

foto-articulo-Insólito

Los incas fueron la civilización más compleja que se desarrolló en América del Sur, constituyendo un vasto imperio que abarcó los actuales países de Perú, Bolivia, gran parte de Ecuador, el noroeste de Argentina y el norte de Chile.

Asimismo, contó con personajes que marcaron la historia de su cultura como el famoso emperador Pachacutec, quien construyó Machu Picchu aproximadamente en el año 1450 y su hijo Túpac Inca Yupanqui.

Tupac Yupanqui fue el décimo soberano de los incas y pasó gran parte de su adolescencia al mando de tropas para la expansión del imperio. Finalmente en 1471, tras la muerte de su padre, asumió el poder absoluto.

Yupanqui es famoso por sus expediciones por el norte hasta Quito, por el sur hasta el Maule (Chile), por el este hasta el Paititi y por el oeste hasta la Polinesia. Esta última expedición a ultramar es uno de los grandes misterios de la historia inca.

Desde muy pequeño fue educado para ser el futuro emperador, por lo que con tan solo 16 años su padre, el emperador Pachacutec, lo designó como Hatun auqui, que quiere decir heredero y auxiliar en el gobierno.

Entre sus grandes obras se encuentra la fundación de Quito, la construcción de miles de kilómetros de qhapac ñan (caminos incas), la construcción de la ciudad de Tomebamba y sobre todo, consolidó la expansión y políticas de su padre Pachacutec.

El inca navegante

Según el sitio peruano Boleto Machu Picchu, escritos de los cronistas españoles que participaron de la conquista del imperio inca, entre ellos Pedro Sarmiento de Gamboa, Martín de Murúa y Miguel Cabello Balboa, destacan que Túpac Yupanqui zarpó en balsas desde las islas de Puná alcanzando lejanas islas nombradas como Alhuachumbi y Ninachumbi.

Con 120 embarcaciones y dos mil hombres, el joven príncipe inició su aventura a estas dos islas, que según el historiador peruano José Antonio del Busto se trataría de Mangareva y Rapa Nui (Isla de Pascua). También llegaría a Nuku Hiva, en el archipiélago de Las Marquesas.

Algunas pruebas que respaldan dichos escritos son algunas leyendas que existen en Mangareva y Rapa Nui sobre reyes foráneos que llevaron cerámicas, textiles, orfebrerías y más. Asimismo, en dichas islas hay evidencias de construcciones con características parecidas a las edificaciones incas.

Además, las crónicas afirman que Túpac Yupanqui permaneció en la Polinesia cerca de tres años y que regresó a sus tierras con esclavos negros, piel y quijadas de lobos marinos y otros utencilios foráneos.

De acuerdo con una publicación de El Comercio, existen dos indicios que predominan sobre la presencia inca en Oceanía. La primera es la leyenda del rey Tupa, que hasta la fecha se mantiene en la isla de Mangareva.

El relato habla de la llegada de este personaje en una flota de pae pae, balsa a vela con doble mástil, y que deslumbró a los nativos con la cerámica, los metales y la textilería. Además, en dicho lugar existe la danza del rey Tupa.

El segundo indicio importante está en Rapa Nui, que alberga una construcción con características incaicas llamada Vinapú. En este lugar, del mismo modo que en Mangareva, existe un personaje legendario bautizado como Mahuna-te Ra’á, que se traduce como “hijo del Sol”, una posible referencia del príncipe inca.

Templo de Vinapú en Rapa Nui.

Los relatos indican que Túpac Yupanqui falleció en 1493, probablemente envenenado por una de sus esposas llamada Chuqui Ocllo. Ésta estaba disgustada por no favorecer a su hijo como sucesor al trono inca.

Como es el caso de los más importantes emperadores incas, su cuerpo fue momificado. Sin embargo, durante la guerra civil inca (1529 – 1532) entre Huáscar y Atahualpa su momia fue quemada, no obstante, se cree que sus cenizas fueron salvadas y arrojadas en el actual sitio arqueológico de Calispuquio, Perú.

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia afp
Messi arriba a Argentina para descansar
noticia Redacción / Cultura elPeriódico
La Erre presenta la propuesta visual de Abigaíl Reyes
noticia Gabriela Campos
Recuerdo de las premoniciones


Más en esta sección

Escritores, comunicadores y artistas respaldan a Jose Rubén Zamora

otras-noticias

Las opiniones sobre el caso Zamora y Gómez

otras-noticias

Samari Gómez: “Otra fiscal estuvo en la audiencia donde descongelaron los Q33 millones”

otras-noticias

Publicidad