» Tecnología con propósito

La Fundación Tigo cumplió diez años de trabajo. No obstante, a lo largo del tiempo que la compañía tiene de impulsar la tecnología en el país (más de 30 años) ha sabido combinar sus operaciones comerciales con exitosos emprendimientos socialmente responsables. Melanie Reimers, su directora, cuenta más acerca del trabajo de la institución que dirige.

Redacción/elPeriódico

¿Cuál es la historia de Fundación Tigo?

– Desde que Tigo (en ese entonces conocida como Comcel) inició sus operaciones hace más de 30 años, tuvo como consigna llevar el progreso y desarrollo a todas las regiones de Guatemala, a través de brindar acceso a las telecomunicaciones a los habitantes de Guatemala. En 2009, bajo el liderazgo de nuestro fundador, el ingeniero Mario López Estrada, se decidió crear el brazo social de la compañía, Fundación Tigo, a través de la cual se ha institucionalizado la ayuda que se brinda, en una forma estructurada y con objetivos y metas bien definidos. Actualmente la Fundación Tigo opera en los 22 departamentos del país.


¿Qué ejes de trabajo manejan en la actualidad?

El Programa Escuelas del Milenio, en el cual desarrollamos en conjunto con USAID y el Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, por medio del cual se benefició a 151 escuelas en ocho departamentos. Con este programa impactamos

directamente a 30 mil 600 niños y niñas, y se capacitaron a través del Programa Aulas Creativas a más de 1,300 educadores. Actualmente nuestro programa más importante es Escuelas ABC Digitales, en el cual promovemos la creación de entornos seguros y la alfabetización digital en la niñez guatemalteca.

A la fecha hemos construido y reconstruido más de 350 centros educativos en los 22 departamentos del país, donde hemos aportado más de 160 mil metros cuadrados de obra distribuidos en 2 mil 260 aulas, 1,500 baños y 220 cocinas. Además, hemos donado más de 2 mil 500 computadoras y capacitado a 3 mil 700 docentes en metodologías de enseñanza, herramientas de aprendizaje y uso de tecnología, beneficiando así a más de 93 mil niños y niñas en todo el territorio.

Nacional.

En el eje de Empoderamiento Digital hemos desarrollado programas como el de Enseñanza Tecnológica. Por medio de este programa, hemos capacitado a 1,800 maestros de nivel primario, impactando directamente a más de 25 mil 500 estudiantes. Además, el programa Conectadas, por medio del cual hemos preparado a más de 34 mil 300 mujeres comprendidas entre los 15 y 40 años, desde 2017.

Con fines sociales en el país.

En el eje de Proyectos Especiales, Fundación Tigo colabora con diversos proyectos entre los que podemos mencionar: Únete a Ayuvi, para salvar a niños con cáncer, la rifa más grande a nivel centroamericano, de la cual Tigo forma parte desde el año 2004. El cien por ciento de la recaudación de esta rifa se destina al tratamiento integral del cáncer pediátrico en la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica (UNOP). Gracias a este proyecto, hoy siete de cada 10 niños diagnosticados y con el tratamiento adecuado y oportuno, se pueden salvar; Guatemala Gives, otro proyecto de recaudación social en línea, que busca apoyar en el fortalecimiento de las capacidades institucionales de recaudación de organizaciones que trabajan.

¿Qué posibilidades brinda la tecnología para apoyar el trabajo de la fundación?

– Como el brazo social de una empresa de telecomunicaciones, sabemos que la tecnología representa una inmejorable plataforma para conectar a las personas, otorgando un sinfín de oportunidades de desarrollo y aprendizaje, que cada vez están más al alcance de los guatemaltecos. Es por ello que la mayoría de nuestros programas tienen como común denominador el uso de la tecnología.


¿Qué satisfacciones da el estar al frente de un proyecto como este?

– Ver las caras de felicidad e ilusión de los niños cuando reciben su nueva escuela, la mirada de determinación de una mujer que está siendo empoderada por medio de una capacitación, o conocer la historia de una familia que está recibiendo un adecuado tratamiento para el cáncer de su pequeña niña…. esas son nuestras grandes satisfacciones, pero a la vez nuestra gran motivación. Cada historia tiene un rostro.


¿En qué ha cambiado la vida de sus beneficiarios?

–Nos llena de orgullo poder decir que a la fecha hemos impactado a más de medio millón de personas a través de nuestros programas incluyendo 93 mil niños y niñas beneficiados por medio de nuestros programas de educación, con más de 3 mil 700 docentes capacitados en herramientas de enseñanza y uso de tecnología, transformando así a más de 465 mil personas de las comunidades aledañas; más de 34 mil 300 mujeres capacitadas en el Programa Conectadas, por medio del cual se les empodera en el uso de la tecnología disponible a través de sus teléfonos móviles, abriéndoles oportunidades laborales, de educación y desarrollo personal, para mejorar sus vidas y las de sus familias.


¿Qué espera del futuro? ¿Dónde quisiera ver a Fundación Tigo en unos años?
– Nuestra meta es contribuir con el desarrollo de las personas y sus comunidades, por medio de la inclusión digital y el uso de la tecnología a escala nacional.