» Cofiño Stahl, líder en una industria caracterizada por empresas muy sofisticadas, competitivas y capital humano de alto calibre

La empresa se distingue por su amplio portafolio de vehículos, una mezcla eficaz de precio, calidad y servicio de posventa y porque sus vehículos responden a las exigencias de su mercado.

Por Lorena Álvarez

La empresa Cofiño Stahl, fundada en 1941, inició la importación de vehículos con General Motors(GM) como Chevrolet, Pontiac y Cadillac, y en 1964 incorporó la marca Toyota que logró desarrollar con gran éxito en un contexto, en los años setenta, donde tuvieron lugar dos shocks petroleros que transformaron la industria de automotores y las exigencias y necesidades del mercado.

Desde hace una década, la marca japonesa Toyota se ha posicionado en el primer lugar del mercado automotriz en Guatemala, seguida de cerca por otras marcas japonesas, europeas y más recientemente por vehículos de Corea del Sur, India y China. El picop Hilux es el más vendido en el país, comenta Axel Barillas, gerente de Mercadeo de Cofiño Stahl.

Los clientes cuentan con facilidades e instalaciones de vanguardia, para seleccionar el vehículo de su preferencia y los servicios que necesitan. Encuentran citas en línea, acceso a información clara e inmediata, repuestos, seguros y financiamiento. No cabe duda, que el mercado de autos es uno de los más competitivos y transparentes que existen en el país, que se ha mantenido, no obstante la marea incesante de carros rodados provenientes de Estados Unidos, en términos prácticos, sin ninguna regulación.

Barrillas asegura que la característica de Cofiño Stahl es la innovación para adaptarse a las necesidades y exigencias de los clientes.

Cofiño Stahl es el segundo socio que tuvo Toyota en Centroamérica y ha logrado una buena absorción de la cultura japonesa. “Nos adaptamos a la visión de largo plazo con la que se vienen cambios en los vehículos y asistencias al conductor, entre otras innovaciones”, dijo. Para 2025, el reto de Toyota es reducir la muerte en carretera, con aspectos como la tecnología de los vehículos Toyota, con el programa TSS (Toyota Safety Sense).

Con las líneas de Renault TWIZY y Dokker se ofrecen vehículos eléctricos. En Guatemala, la compañía ha llevado al mercado 350 automóviles híbridos y la meta para este año es de 153 adicionales.

En total, Cofiño Stahl suma más de 18 agencias en todo el país y más de 1,600 empleados en todas las divisiones de negocios, que incluyen la distribución de llantas Yokohama, accesorios Thule y baterías Magnum, además de motos para varios segmentos del mercado.

Visionarios

Pedro Cofiño e Irving Stahl iniciaron la empresa hace 78 años, fundamentalmente con marcas norteamericanas, específicamente Chevrolet, Pontiac y Cadillac. Luego Fernando Saravia dio un gran paso al incorporar la marca Toyota al portafolio de vehículos, orientados a todos los segmentos del mercado, incluyendo Lexus para el segmento de alta gama. Más recientemente, han ampliado marcas y han añadido Subaru, Renault, Fiat, Audi, Jaguar, Bentley, Land Rover y motos Haouje y Ducati. La cobertura geográfica de la compañía, se ha expandido a El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá.

“El esfuerzo ahora es por mantenerse en la cima, luego de tener una década de liderar un mercado muy exigente y muy competitivo con la marca Toyota”. Axel Barillas, gerente de Mercadeo Cofiño Stahl.