» Café, identidad y tradición

Aroma, acidez agradable y cuerpo distingue una taza de café guatemalteco.

Por Beatriz Lix

Las diferentes altitudes que posee la geografía del país, los microclimas con patrones de lluvia beneficiosos para el café realzan el sabor y la calidad del grano que hoy constituye la exportación de 4.6 millones de quintales y un ingreso de divisas de US$663 millones.

El Acuerdo Ministerial 606-2018, publicado el 17 de agosto de 2018, establece los Conocimientos Tradicionales de la Caficultura como símbolo de identidad para Guatemala y los cataloga como trascendentales para el desarrollo económico, educativo, social y cultural de los guatemaltecos desde la primera mitad del siglo XVIII.

Todos los cafés de altura de Guatemala desarrollan un delicioso aroma, acidez agradable, mucho cuerpo y dulzura delicada.

Las regiones

Antigua Clásico

El valle de Antigua está dominado por los volcanes de Fuego, Agua y Acatenango, gracias a los cuales la zona posee suelos ricos y con buen drenaje. Tiene un cuerpo pronunciado, un aroma rico y balanceado y una acidez fina y destacada.

Acatenango

Es la región cafetalera de Guatemala más conocida, gran parte de su territorio es utilizado para el cultivo y la producción del café.
Se caracteriza por acidez, aroma fragante, cuerpo balanceado y limpio, con un sabor persistente.

Rainforest Cobán

La región de Cobán, ubicada al norte de Guatemala, goza de lluvias durante todo el año. Posee buen cuerpo, una delicada acidez, con un aroma fragante y un leve sabor avinatado.

San Marcos Volcánico

Posee la estación lluviosa más fuerte e intensa de las siete regiones productoras de Guatemala, así como la floración más temprana. Su característica es su acidez pronunciada y aroma delicado.

Atitlán

De las cuatro regiones guatemaltecas que poseen suelo volcánico, el de Atitlán es el más rico en nutrientes y materia orgánica. Tiene un delicado aroma, acidez pronunciada y cuerpo balanceado.

Huehue Montañoso

Gracias a los ríos que la rodean, esta región posee suelos ricos en nutrientes. Buen cuerpo y marcada acidez.

Fraijanes Meseta

Suelo y clima. Sus suelos se nutren gracias al volcán de Pacaya, uno de los colosos más activos del país. Aroma elegante y buen cuerpo, así como una marcada, pero placentera acidez.

Nuevo Oriente

La zona no posee suelos volcánicos, aunque los de esta zona son muy ricos en otros nutrientes. Acidez pronunciada, buen cuerpo y marcado aroma.

*informaciónde Anacafé y revista Forum Café.

Banano, el mayor producto agrícola de exportación

El banano y el plátano ocupan un lugar preponderante dentro del marco de la economía. En Guatemala, esta actividad fue originalmente realizada por pequeños agricultores, que tenían sus plantaciones cerca de la costa atlántica y vendían su fruta a comerciantes privados. El escritor guatemalteco Mario Monteforte Toledo escribió alguna vez sobre el comercio del banano para la exportación en Guatemala, el cual surgió de la mano de los ferrocarriles (la construcción de la vía férrea inició en 1885 con el tramo que va desde la capital hasta Puerto Barrios).

El cultivo de banano creció a partir de 1901, cuando a nivel internacional el cultivo del café tuvo una baja de precio considerable, por lo que se buscó una alternativa en materia de agroexportación – ese sería el banano.

Actualmente, el banano representa el mayor producto de exportación del agro guatemalteco, y segundo de toda la economía.

Desde 2005, cerca de un centenar de unidades productivas se organizaron para promover el cultivo del banano en condiciones agronómicas, laborales, ambientales y socialmente responsables y así nació la Asociación de Productores Independientes de Banano (APIB), desde cuya membresía se generan 30 mil empleos formales. Se dinamizan las economías con 150 mil empleos indirectos. El mundo platanero y bananero es conmovido hoy por el avance incontenible de una plaga a la cual se le hace frente.

*Con colaboración de APIB

Una industria de cinco siglos

En el país se cultivó la caña de azúcar desde el siglo XVI de forma artesanal. En 1587 había varios trapiches en el Valle de Guatemala y el Ayuntamiento de Santiago promulgó las ordenanzas del gremio de los hacedores de azúcar.

El primer ingenio fue documentado en 1591. Durante siglos se cultivó y procesó de manera artesanal la caña. Con el crecimiento e importancia de la agroindustria empezaron los intentos de asociarse y el 19 de diciembre de 1937 se conformó el Consorcio Azucarero. En esa época las exportaciones del edulcorante eran apenas cerca del 13 por ciento de la producción.

En la actualidad, Guatemala es el cuarto exportador de azúcar a nivel mundial, el segundo de Latinoamérica y el tercero con mayor productividad en el mundo. Genera 63 mil empleos directos y 315 mil indirectos. Son 11 los ingenios asociados en Asazgua, su operación se concentra en cuatro departamentos de la costa del Pacífico.

La zafra se realiza en los meses de noviembre a mayo de cada año, y aportó en 2018 US632.2 millones.

*con información de Asazgua

El hule, un cultivo joven

La producción de hule natural en los bosques de Guatemala se inició hace más de 50 años. La primera asociación de productores de hule se creó en 1962, con la participación de 14 fincas dedicadas al cultivo. Posteriormente, con el incremento del área sembrada se fueron incorporando más fincas a la asociación y la producción de hule natural. En 1965, se realizó el primer inventario de población de hule en el país, contabilizando un total de 10 mil 35 hectáreas.

Actualmente en Guatemala existen alrededor de 67 mil hectáreas cultivadas con más de 30 millones de árboles de hule de la especie Hevea brasiliensis; de los cuales un 51 por ciento se encuentra en la fase de producción y un 49 por ciento en crecimiento.

El hule es un producto de uso diario en nuestras vidas, pues lo encontramos como parte de nuestra rutina a lo largo del día en productos que utilizamos como: las esponjas en las camas, almohadas, alfombras, suelas de los zapatos, etc.

Quizá su uso más conocido es en llantas, hules, empaques, parabrisas y muchas aplicaciones de los automóviles; aunque también tiene muchos usos en la industria médica.

Los bosques de hule representan el uno por ciento del área en Guatemala, en donde hay 47 millones de árboles que diariamente brindan además de hule, muchos beneficios ambientales como la liberación de oxígeno.
*Con colaboración de la Gremial de Hule