» Tikal: la gran ciudad del Clásico

Al norte de Flores, en lo que queda de las selvas infinitas de Petén, se esconden los vestigios de lo que fue una de las principales ciudades mayas –si no la más. Tikal, esa urbe de piedra grabada en el imaginario popular a fuerza de pirámides grises y entorno vegetal, creció en el centro de la selva por más de un milenio. En ese lapso, sus construcciones fueron el escenario de la vida y la muerte de miles de personas. Hoy, los restos de este complejo urbano son testimonio del desarrollo una sociedad llena de logros y avances, pero también de conflictos y derrotas. 

Jaime Moreno De León/elPeriódico

Tikal es uno de los sitios mayas con evidencia de ocupación desde el Preclásico. La cerámica ha podido determinar la presencia humana hacia el año 500 a. C. No obstante, el desarrollo de ciudades como El Mirador hizo que los focos de poder durante este periodo se situaran en otras áreas de las Tierras Bajas mayas.

El auge de Tikal vino con el periodo Clásico. A partir del siglo II después de Cristo se tienen ya inscripciones fechadas y la historia de la ciudad es más clara. Se han podido recuperar varios nombres de gobernantes y acciones clave para el desarrollo social y político de la urbe.

Es en esta época en la que ocurren dos eventos que marcaron la historia de la ciudad. El primero de ellos es la llegada de Siyah K’ak, un personaje proveniente del centro de México (siempre se le ha asociado con Teotihuacán) y que tomó posesión de la urbe al asesinar al gobernante Chak Tok Ich’aak en enero de 378 d. C. Se sabe, eso sí, que el 8 de enero de ese mismo año, el extranjero pasó por el sitio El Perú. 

El otro evento importante en la vida de Tikal fue un lapso de silencio. Se le conoce como hiato y es un periodo entre el siglo VI y el siglo VII en el cual la ciudad sufrió un colapso derivado de las derrotas militares ante Calakmul y sus aliados. En esta época la historia se torna confusa, la evidencia de monumentos erigidos en este lapso es poca, al igual que los registros escritos. Fue hacia la mitad del siglo VII que una nueva dinastía surgió en la ciudad, la de Jasaw Chan K’awiil, que supo encarrilar a la ciudad hacia su mayor apogeo. 

En el mapa geopolítico, la gran rival de Tikal siempre fue Calakmul (en el México actual). Ambas desarrollaron un complejo sistema de alianzas políticas, conquistas y movimientos estratégicos para lograr el mayor dominio territorial posible. Por ello, la victoria que Jasaw Chan K’awiil logró sobre Calakmul el 5 de agosto de 695 d. C. se tomó como un triunfo de carácter épico para la urbe. El evento quedó registrado en los dinteles del templo I (Gran Jaguar) y Jasaw fue enterrado bajo el edificio. 

La ciudad, así como la civilización maya del Clásico, se diluyó con el tiempo hacia el siglo IX después de Cristo. La otrora gran urbe de su época

sufrió el colapso de las estructuras sociales tradicionales y poco a poco fue abandonada. Su población se reubicó en otras áreas y los palacios, templos y demás complejos arquitectónicos fueron reclamados por la selva y habitados por fauna y flora por casi mil años. 

En el siglo XIX, Modesto Méndez y Ambrosio Tut la trajeron de vuelta al mapa. Tras muchas décadas de estudios, un acuerdo presidencial creó en 1955 el Parque Nacional Tikal, un territorio protegido que abarca más de 500 kilómetros cuadrados. La ciudad y la selva que la contiene fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Este año la gran ciudad del Clásico arriba al 50 aniversario de esta designación, un logro más en su larga historia. 

Un linaje poderoso

A lo largo de los siglos, Tikal tuvo diversos gobernantes que vivieron el auge y el colapso de la ciudad. La urbe creció desde la nada, alcanzó un poderío inimaginable, vivió invasiones, derrotas y un lento abandono. Estos son algunos de los nombres que gobernaron el gran enclave del Clásico. 

  • Yax Ehb Xook – c. 90 d. C.
  • Jaguar foliado
  • Sihyaj Chan K’awiil I – c. 307 d. C.
  • Chak Tok Ich’aak I – 360-378 d. C. 
  • Yax Nuun Ahiin I – 379-404 d. C. 
  • Siyaj Chan K’awiil II – 411-456 d. C.
  • K’an Chitam – 458-486 d. C.
  • Chak Tok Ich’aak II – 486-508 d. C. 
  • Señora de Tikal – 511-527 d. C.
  • Jasaw Chan K’awiil I – 682-734 d. C. 
  • Yik’in Chan K’awiil – 734-746 d. C. 
  • Yax Nuun hiin II – 768-794 d. C.
  • Nuun Ujol K’inich – c. 800 d. C.
  • Jewel K’awiil – c. 849 d. C.
  • Jasaw Chan K’awiil II – c. 869 d. C. 

Los gobernantes

Imagenes cortesía: Inguat