[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Tecnología

¿Robots como maestros?


Las escuelas infantiles de china ahora cuentan con un peculiar y novedoso asistente de enseñanza.

foto-articulo-Tecnología

Los alumnos de una escuela infantil de Pekín no pueden aguantar la risa al intentar resolver el problema que les ha puesto su nuevo “profesor”, un pequeño robot de cabeza redonda y con cara en forma de pantalla táctil.

De 60 cm de alto, el asistente de enseñanza autónomo Keeko está siendo utilizado en 600 escuelas infantiles de China. Cuenta historias y propone a los niños ejercicios de lógica.

Este robot, blanco y regordete, desprovisto de brazos, se desplaza rodando. Sus cámaras integradas le sirven para orientarse, toda vez que los niños pueden usarlas para grabar videos.

En China, los robots ya reparten la compra, acompañan a ancianos o informan sobre las leyes. Los diseñadores de la firma Keeko, por su parte, sueñan con generalizar sus asistentes educativos en las aulas.

En la escuela infantil Yiswind, en las afueras de Pekín, los niños escuchan religiosamente al pequeño profesor androide mientras cuenta, con voz infantil, la historia de un príncipe que se perdió en el desierto.

La tarea de los niños es reconstituir, con alfombras, el camino que tomó el personaje del cuento y que aparece en la pantalla del robot. Por cada buena respuesta, Keeko reacciona con entusiasmo y en su pantalla aparecen unos ojos en forma de corazón.

– Cirujanos y músicos –

“La educación en la actualidad ya no es unidireccional, con un profesor que enseña y alumnos que aprenden”, declaró Candy Xiong, formadora para el uso de Keeko en las escuelas.

“Con su cabeza y su cuerpo redondos, el robot es verdaderamente entrañable. Cuando los niños lo ven, prácticamente lo adoptan de inmediato”, explica esta exmaestra.

A parte de en las escuelas infantiles chinas, el fabricante de robots Keeko espera poderlo implantar en otros países de Asia.

Pekín invierte en la actualidad de forma masiva en el sector de la inteligencia artificial, en el marco de su programa “Fabricado en China 2025”, que busca desarrollar la industria de la alta tecnología.

Según la Federación Internacional de Robótica, China es el país del mundo en el que se usan más robots industriales: ya hay 340.000 repartidos por sus fábricas.

El mercado chino de robots de servicios (desde equipos médicos a aspiradoras automáticas) representó 1.320 millones de dólares (910 millones de euros) el año pasado. Debería aumentar hasta los 4.900 millones para 2022, según la consultora pekinesa ResearchInChina.

Pekín acaba de albergar una conferencia internacional sobre robótica, en la que se habló de robots cirujanos o incluso de otros capaces de jugar a bádminton o tocar la batería.

– ‘Más estables emocionalmente’ –

Una empresa china presentó el año pasado unos robots muy realistas que pueden conversar, activar un lavavajillas, tener expresiones faciales complejas e incluso relaciones sexuales.

Basado en la inteligencia artificial, el robot educativo chino iPal, que mide como un niño de cinco o seis años, sigue los pasos de Pepper, el pequeño androide vendido desde 2015 por la casa japonesa SoftBank Robotics (antigua Aldebaran).

This photo taken on July 30, 2018 shows children playing with a Keeko robot after a class at the Yiswind Institute of Multicultural Education in Beijing.
In China, robots are being developed to deliver groceries, provide companionship to the elderly, dispense legal advice and now, as Keeko’s creators hope, join the ranks of educators. / AFP PHOTO / GREG BAKER / TO GO WITH China-science-education-robot, FEATURE by Elizabeth LAW and Danni ZHU

Pero Xie Yi, directora de la escuela infantil en la que se probaron los robots, considerá que todavía pasará tiempo antes de que los robots sustituyan a los profesores de carne y hueso.

“Para enseñar, tienes que ser capaz de interacutar, aportar un toque humano, un contacto visual, expresiones faciales. Todo eso es le educación”, comenta. “No es sólo una historia de lenguaje o contenido”.

Los robots Keeko, que cuesta 10 mil  yuanes (1.280 euros), es decir, alrededor del sueldo mensual de un maestro de infantil, todavía no se han convertido en un una gran ventaja, según Xie. “¿Lo que más me gusta de los robots? Son más estables emocionalmente que los humanos”, apunta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan Diego Godoy
Episodio #11: Un problema citadino llamado “drenajes”

Llegó el invierno y con él decenas de problemas. Cada año durante la temporada lluviosa las calles, avenidas y vías principales de la Ciudad de Guatemala se ven afectadas por el colapso de los drenajes perjudicando a miles de capitalinos. ¿Por qué colapsan los drenajes? ¿Cuál es el origen del problema? ¿Se trata de mala gestión municipal o es más un tema geológico?

Para hablar del tema, Juan Diego Godoy entrevista a la reportera Claudia Ramírez y el vicepresidente del Colegio de Arquitectos y Urbanista y excandidato a la alcaldía capitalina, Álvaro Véliz.

noticia Holly Robertson | AFP
El apagón informativo de Facebook en Australia hace temer el auge de la desinformación

El apagón informativo de Facebook se produce pocos días antes de la implantación de la vacuna contra el covid-19 en Australia y preocupa que los mensajes oficiales sobre la salud se vean ahogados por los de los antivacunas.

noticia Juan Orero. Analista de tenis, elPeriódico
Tenis “postpandemia”

Nuestro analista en tenis, Juan Orero, analiza los retos que se vienen en el circuito de la ATP en el nuevo año después de la pandemia.



Más en esta sección

Funcionarios y sociedad rechazan la destitución de Sandoval

otras-noticias

Piden la renuncia de Consuelo Porras

otras-noticias

Líderes de los 48 cantones se reúnen para analizar acciones por destitución de Sandoval

otras-noticias

Publicidad