[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Libros

Memoria de Carlos Illescas


Viaje al centro de los libros.

foto-articulo-Libros

El poeta Carlos Illescas (Guatemala, 1918-México, 1998) escribió la mayor parte de su obra en México, en el exilio al que partió en 1954, y del cual apenas pudo regresar a su tierra natal para recibir un homenaje tardío, previo a su deceso. Fue poeta refinado, de cuya obra destacan ‘Réquiem del obsceno’ (1963), ‘Manual de simios y otros poemas’ (1976), y ‘Usted es la culpable’ (1983), obra que lo hizo merecedor del Premio Xavier Villaurrutia, de donde copio un fragmento: “Amanecer sin mácula / obsérvese Usted misma en estas líneas / humildes, saturadas de cordura. / Cuente bajo sus aguas días, / lunas en el jarrón del año, / sublimación de los dibujos / que narran beso a beso la tortura / que Usted le infiere a un caballo ciego, / abandonados sus heniles / a las llamas.”  Illescas publicó alrededor de 16 libros de poesía y uno de cuentos, escribió guiones de cine, radio teatro, y trabajó en la ‘Radio Universidad’,  a donde recuerdo haber llegado una vez sin avisar, caído de repente para conocerlo y saludar.    

Era poeta de culto, amable y campechano, muy querido, y me recibió con toda la amabilidad del mundo, emocionado por el acento, como quien adopta a un hijo de la patria que le llevaba el recuerdo del olor formidable a tierra mojada del país distante aunque tan cerca, al que no podía volver.   Me pidió leer algo mío en el micrófono, y así lo hice, y al concluir interrumpió el diálogo porque debía continuar con su programa, pero me citó esa misma tarde en su taller de poesía en el Palacio de Bellas Artes, a donde llegué antes de la hora y me presenté con el grupo de jóvenes poetas mexicanos y una participante argentina que cultivaban su magisterio. Illescas llegó tarde, con el cuerpo inmenso y su paso sagrado, y fue recibido con júbilo por quienes lo admiraban.  Me pareció que en Guatemala nos estábamos perdiendo esa experiencia, y que eran los mexicanos los beneficiados.  Sucedió una tarde de julio de 1978.  Me presentó y pidió que continuara la lectura interrumpida esa mañana en la radio, y dejó en mis manos el resto de la sesión.  Leía una pieza y saltaban los comentarios y opiniones.  El maestro poeta solo tenía una palabra apropiada para calificar, la eficacia, porque los poemas que escuchaba eran o no eficaces.   Esa tarde me sentí transportado a una realidad diferente, había resultado leyendo mis propios poemas en un país extraño donde no existía y donde lo que expresaba en voz alta se esfumaba.

Al terminar fuimos todos a beber cerveza a un bar en una esquina de Insurgentes, en grandes pintas y con ricas bocas, hablando de lo único que nos gustaba a todos, de literatura, poesía, y de vez en cuando de lo que tanto interesaba a Illescas, Guatemala.   Por instantes se ponía muy triste y quería saber de la guerra, de si era verdad lo que se decía de algún desaparecido, pero rápido mudaba el tono y regresaba a la poesía, para no convertir la noche en velorio.

De madrugada nos apretamos varios en su escarabajo, y nos repartió.  Yo di una dirección vaga, y creo que le dio mala espina.  Condujo despacio, y por momentos hacía un paréntesis en la conversación, para preguntarme si de verdad tenía donde reposar.  Dije que sí, pero siguió insistiendo, y yo repetía que la rotonda de Avenida Universidad y Miguel Ángel de Quevedo.   Llegó al punto y volvió a dudar.   Le dije que no se preocupara, que vivía en un edificio muy cerca.

Me estrechó la mano con amistad, y se despidió a disgusto, recordándome la fecha de la siguiente reunión, a la que no me presenté, porque había llegado mi momento de volver.

Años más tarde vino a Guatemala en una visita fugaz, recibió los honores y se despidió para siempre de los volcanes y lagos. Quedaron sus poemas eficaces, y por aquí aún no se le ha dedicado la importancia que merece, pasó su centenario sin pena ni gloria, opacado por hechos inmediatos. Gran poeta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Por qué este nuevo personaje tiene un futuro importante en el MCU

ADVERTENCIA: Lo siguiente contiene spoilers del episodio 5 de The Falcon and the Winter Soldier, “Truth”, que ahora se transmite en Disney+.

noticia AFP
Cuatro claves sobre los pasaportes sanitarios o de vacunación

¿Pasaportes sanitarios para impulsar los viajes internacionales pese a la pandemia de covid-19? Hay varios países que apuestan por esta idea, como China, que lanzó uno esta semana, y varias empresas están trabajando en ello.

noticia Enrique García/elPeriódico
Directora de Comunicación del Congreso se niega a dar información

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

UEFA nombra a Eriksen como el jugador del partido

otras-noticias

Bélgica golea a Rusia

otras-noticias

Finlandia sorprende a Dinamarca

otras-noticias

Publicidad