[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Libros

Premio Mario Monteforte Toledo


Viaje al centro de los libros.

foto-articulo-Libros

El escritor Mario Monteforte Toledo tuvo que abandonar Guatemala en 1956 debido a la persecución y cárcel a la que se vio expuesto tras la década revolucionaria, cuando se prohibieron los partidos políticos, y él eligió México como refugio. Allí se convirtió en maestro de generaciones de estudiantes de Ciencias Políticas que acudieron a sus clases en la UNAM y  publicó novelas y libros de investigación.  Eligió voluntariamente retornar a Guatemala cuando llegó el momento de su retiro, después de ser invitado por el presidente Vinicio Cerezo y con la intención de activar la escena literaria ya en democracia, para estimular la producción literaria nacional, apoyar a los nuevos escritores como fue el caso de Humberto Ak’abal, a quien descubrió y apoyó articulando ayuda económica mensual de una empresa privada para que se dedicara a escribir y abandonara el trabajo físico duro que realizaba de carga y descarga para sobrevivir.    En su apartamento de La Hondonada, en Vista Hermosa, circularon múltiples poetas, que llegaban a conversar y escarbar en su biblioteca, como fue el caso de Allan Mills, que así adquirió el espaldarazo para volar.

El Estado le concedió en 1993, el Premio Nacional de Literatura, de sobra merecido, que ya había recaído previamente en Carlos Solórzano (teatro) y Otto-Raúl González (poesía), sus compañeros de exilio.   El premio consideraba una dotación económica de 10 mil quetzales por una vida entera dedicada a las letras, lo que en comparación con lo que se otorga en otros países, como Chile, le sonó a broma.  Monteforte aceptó y recibió los honores, pero consideró que la suma de dinero no aplicaba a un autor consagrado sino a un novato, así que donó el monto para la creación del Premio Mario Monteforte de Novela, para primera novela, que en 1995 se otorgó a Raúl de la Horra, por ‘Se acabó la fiesta’ que publicó la editorial de las librerías Artemis-Edinter.   

El evento fue puntual, porque el fondo había sido único, pero dio la pauta para que se creara la Fundación Mario Monteforte Toledo, impulsada por Pepo Toledo, que contaba con el respaldo de los artistas Efraín Recinos, Marco Augusto Quiroa, Manolo Gallardo y Elmar René Rojas, escritores, intelectuales y académicos, quienes se dedicaron a organizar un premio nacional de mayor significación, fijando el premio metálico en 50 mil quetzales.   Cinco veces más de lo que se le había concedido a él por su obra completa, pero no se tenía recursos y Efraín Recinos donó una obra para que se subastara y obtener así el fondo necesario.   

Se publicaron las bases al año siguiente, y motivado por el entusiasmo protagonizado por el escritor, me dediqué en el feriado de fin de año, entre Navidad y Año Nuevo, a escribir ‘Las murallas’, que se fue de un tirón y sin correcciones al concurso.    Meses después recibí la llamada de Mario para anunciarme que había ganado, yo apenas lo conocía de lejos y la ocasión fue motivo de mucha alegría.   Se me entregó el premio y la obra se publicó en México gracias a la intervención de Mario Monteforte con el editor, y lo más importante, gocé de la amistad del novelista de allí en adelante.    

El premio fue mudando, se convirtió en Centroamericano, alternaba de novela a cuento, consiguió respaldo de una fundación, y desapareció en el 2016, pero ahora nuevamente está resucitando, lo que dará oportunidad a nuevos autores y hará que la memoria de nuestro novelista perdure.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Consejos para poner a dieta a un gato

Estas son algunas de las formas con las que un gato puede perder peso.

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Muertes de médicos se incrementaron en 36 por ciento

Al menos 46 murieron por COVID-19, por lo que el Colegio de Médicos exige una mayor difusión de las medidas para que el riesgo de sus agremiados se reduzca.

noticia Europa Press
130 años de observaciones permite dibujar un sistema estelar envejecido

Su conjunto de datos de 130 años abarca la gama más amplia de luz recopilada hasta ahora para uno de estos sistemas, conocidos como variable RV Tauri, desde radio hasta rayos X.



Más en esta sección

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Interpol retira de su lista roja a expresidente Sánchez Cerén de El Salvador

otras-noticias

Funcionarios de Salud de Xela se enfrentan por hospital clausurado

otras-noticias

Publicidad