[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Libros

“De viva voz”, un volumen con las intervenciones orales de García Lorca


Esta colección incluye alocuciones e intervenciones públicas de Federico García Lorca y apuntes para dos conferencias que el poeta tenía preparadas.

foto-articulo-Libros

“De viva voz” compila en un volumen los textos escritos por Federico García Lorca para ser leídos en voz alta, conferencias, alocuciones e intervenciones públicas, e incluye fotos inéditas de apuntes que el poeta hizo para dos conferencias que no llegó a dar.

Víctor Fernández, coeditor del volumen junto con Jesús Ortega, ha explicado en una entrevista con EFE que se han corregido “erratas que se arrastran desde hace años y se ha puesto al día el texto a partir del cotejo de la prensa de la época y algunos manuscritos que se reprodujeron en facsímiles”.

En la selección de “De viva voz” se ha incorporado la reproducción de “dos manuscritos que en sí no se habían visto nunca, son las notas que tomó Lorca para dos conferencias, una sobre poesía medieval española (‘Berceo’) y otra en la que hablaba sobre las hadas, y que nunca se habían publicado íntegramente”.

El volumen incluye asimismo, precisa Fernández, “una carta prácticamente inédita, escrita en Argentina en la que habla de una conferencia que va a dar y de cómo quiere que sea el público”.

Esta compilación, en la que, según los editores, el poeta granadino siempre buscaba transmitir la “emoción poética”, forma parte de la colección de Debolsillo que recupera las obras de Lorca con un ánimo divulgativo.

Los editores han tomado como punto de referencia las conferencias, alocuciones y homenajes ya compilados por Miguel García-Posada en las “Obras completas” (Galaxia Gutenberg, 1997), quien a su vez se basó en las “Conferencias” de Christopher Mauler (Alianza, 1984).

Sin embargo, hasta ahora, destaca Fernández, “nunca se habían publicado por separado y tampoco habían sido corregidas, revisadas y modificadas” y, además, “desde hace años no estaban al alcance del lector a no ser que comprara las obras completas.

Los textos compilados en “De viva voz” han sido ordenados cronológicamente según los siguientes subgrupos: conferencias, alocuciones, homenajes y apuntes (notas tomadas para la preparación de charlas que el poeta nunca llegó a realizar).

El mismo García Lorca pensó en reunirlos para componer un libro, pero nunca llegó a hacerlo, si bien “el hecho de que tuviera esa intención indica que él mismo concebía estos escritos como auténticas piezas literarias dignas de ser publicadas”, advierte el editor.

Las alocuciones y conferencias abarcan un período temporal desde 1922, con el texto más antiguo, hasta el último, de 1936, un texto que Lorca leyó en homenaje a Luis Cernuda con motivo de la publicación de “La realidad y el deseo”.

“Lorca, antes que escritor es músico y cuando va acompañando a su maestro Martín Domínguez Berrueta en sus viajes toca el piano y hay un momento en el que además recita algunas de sus composiciones, pero de esas intervenciones orales anteriores a 1920, por desgracia, no se conservan textos”, subraya Fernández.

La primera conferencia documentada es “Arquitectura del cante jondo”, que leyó en Nueva York en 1930, una versión mejorada de otra que impartió en 1922 bajo el título “Importancia histórica del canto primitivo andaluz llamado cante jondo”.

En esas conferencias y alocuciones Lorca aborda “todos sus intereses literarios y artísticos”: En “Juego y teoría del duende” (1933, Sociedad de Amigos del Arte de Buenos Aires), Lorca expone ante el público toda su teoría artística; y en “Sketch de la nueva pintura” (1928, Ateneo de Granada) se muestra como un entendido en arte contemporáneo al hablar de las vanguardias y de artistas como Miró, Picasso o Dalí.

Según Fernández, las conferencias fueron unas de las principales fuentes de ingreso para Lorca, dado que había renunciado a trabajar en la universidad, opción que su padre siempre defendió, y esto fue especialmente notable durante su estancia en América, y en especial en Argentina, donde sus alocuciones fueron tan aplaudidas que incluso merecieron ser reproducidas en prensa.

Lorca nunca improvisaba sus intervenciones públicas ni tampoco leía dos veces la misma conferencia.

El mismo poeta explicó los motivos por los que siempre leía sus textos, sin improvisarlos jamás, en una de sus charlas más conocidas, realizada con motivo de la inauguración de la biblioteca de su pueblo natal, Fuente Vaqueros (Granada), en septiembre de 1931.

“No hablo, porque lo mismo que le pasa a Galdós y en general, a todos los poetas y escritores, estamos acostumbrados a decir las cosas pronto y de una manera exacta, y parece que la oratoria es un género en el cual las ideas se diluyen tanto que solo queda una música agradable, pero lo demás se lo lleva el viento”, dijo Lorca.

Entre las alocuciones destaca el “Discurso al alimón de Federico García Lorca y Pablo Neruda sobre Rubén Darío”, un diálogo que mantuvieron en el Pen Club de Buenos Aires en noviembre de 1933, que luego fue publicado por el diario El Sol de Madrid.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Expresiones de Chirijú, en La Antigua
noticia AFP
Biden pide al “régimen cubano que escuche a su pueblo”
noticia
Yalitza Aparicio realiza rodaje en Guatemala de “Peace Peace Now Now”


Más en esta sección

CIG impulsa la resiliencia empresarial

otras-noticias

Giammattei pide equidad, pero ignora datos de vacunación

otras-noticias

Evergrande: al borde de incumplir sus obligaciones

otras-noticias

Publicidad