[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Libros

La saga de Gonzalo Torrente Ballester


Viaje al centro de los libros

foto-articulo-Libros

En este final de año duro e imprevisible que hemos vivido por la pandemia de Wuhan, la nostalgia removió las entrevistas al alcance en YouTube del memorable programa de Televisión Española ‘A fondo’ (1976-1981) conducido por Joaquin Soler Serrano, que este año fue restaurado por Gonzalo Herralde, y donde se encuentra a los autores más relevantes de hace medio siglo, Borges, Cortázar, Camilo José Cela, Manuel Puig, Carlos Fuentes, Alejo Carpentier, etcétera, para el disfrute intenso, porque eran intelectuales de primer orden, y sus comentarios lúcidos y brillantes como no se han vuelto a manifestar en nuestro idioma. Muchas de las entrevistas actuales publicadas en la red durante el encierro, palidecen ante los maestros de la generación anterior. La restauración de las entrevistas es de gran calidad, audio nítido, y entre muchas tropecé con Gonzalo Torrente Ballester, recién repatriado de los Estados Unidos, a los 65 años, cuando su obra ‘La saga/Fuga de J.B.’ le había devuelto la presencia, daba mucho que hablar, a pesar de los detractores que no le perdonaron haberse unido a los falangistas durante la Guerra Civil, y a sus imposturas de genio inadaptado, que luego, durante la dictadura franquista lo hizo resultar víctima de la censura. 

En 1943 publicó su primera novela ‘Javier Mariño, Historia de una conversión’, con realismo autocensurado que fue prohibida por el franquismo y retirada del mercado muy pronto, y sus siguientes novelas también pasaron por el juicio de los censores. En los ‘Fragmentos del Apocalipsis’ se mofa del idiota que le corrigió la hora de salida de una mujer a la calle de las 3 de la madrugada a las 9 de la noche, porque una dama decente no debía de andar tan tarde fuera del hogar. El escritor tenía derecho a cierta defensa, o admitía la supresión de párrafos enteros con tal de que la obra se publicara. Como le ordenaron en su ‘Don Juan’, mandándolo a dictamen de la curia: ‘“Táchese por escandalosa y blasfema la frase ‘quiero escarnecer los hábitos y deshonrarlos’. Las anteriores líneas subrayadas que las mire un censor, eclesiástico de preferencia”’. Solo póstumamente fue posible leer a Torrente Ballester inexpugnado. Pero la censura se lució con su obra emblemática: ‘La saga/fuga de JB’, diciendo: ‘“De todos los disparates que el lector que suscribe ha leído en este mundo, este es el peor. Totalmente imposible de entender, la acción pasa en un pueblo imaginario, Castroforte del Baralla, donde hay lampreas, un cuerpo Santo que apareció en el agua, y una serie de locos que dicen muchos disparates. De cuando en cuando, alguna cosa sexual, casi siempre tan disparatada como el resto, y alguna palabrota para seguir la actual corriente literaria.
 Este libro no merece ni la denegación ni la aprobación. La denegación no encontraría justificación, y la aprobación sería demasiado honor para tanto cretinismo e insensatez. Se propone se aplique el SILENCIO ADMINISTRATIVO”’.

Ya antes, entre 1957-1962 se publicó la trilogía ‘Los gozos y las sombras’, que arrancó con la novela ‘El señor llega’, abordando el tema de la emigración. España vivía la fuga de jóvenes buscando trabajo, unos hacia América: “donde hay que pelear con la suerte y con la muerte. Algunos regresaban a sus pueblos a presumir logros, dueños de automóvil y dinero, y con “el acento cambiado”. Se daba también la gran marcha hacia Alemania, unos a cumplir funciones menores, o a estudiar y prosperar.

La gran novela de Torrente Ballester refleja la vida en la primera mitad del Siglo XX, y como dice uno de los personajes al protagonista: “no se puede mandar a nadie por el mundo sin raíces”. 

En la entrevista televisada le preguntan, a sus 65 años, por el éxito tardío por ‘La saga…’ Y él se queja lastimado por el sueño frustrado de conocer Roma, la ilusión por regresar a Marsella, donde escribió una parte de su larguísima novela que no tuvo lectores, ‘Los gozos y las sombras’, por las vicisitudes económicas, considerando que trabajaría siempre porque tuvo once hijos, sin saber que a la vuelta de la esquina se descubriría su trilogía, se filmaría en los años ochenta un culebrón telenovelesco, obtendría popularidad, el Premio Cervantes, multitud de honores, doctorados ‘Honoris Causa’, y ganó premios literarios como el Planeta, publicó novelas cortas extraordinarias, y tuvo al final de su vida una respuesta patria noble que de joven sobrevivió enseñando Gramática, Latin e Historia 16 horas al día, y escribía de madrugada su crítica de teatro después de las funciones en la redacción del diario. Un prodigioso autor en lengua española, cuya obra fue publicada póstumamente por Alfaguara en edición de lujo como nunca conoció en vida.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP/ Aljazeera
Importante grupo empresarial estadounidense insta a Pence y al gabinete a destituir a Trump

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes, que representa a 14 mil empresas, dijo que el vicepresidente Pence y el gabinete deberían considerar la destitución de Trump.

noticia AFP
Justicia federal de EE. UU inculpa a 15 personas por el asalto al Capitolio

Richard Barnett, quien entró a la oficina de la líder demócrata Nancy Pelosi y fue fotografiado en el escritorio de la funcionaria, fue arrestado este viernes.

noticia Lorena Álvarez
Se vuelven a registrar más de mil casos en un día

Guatemala llega a cinco mil personas fallecidas por la pandemia desde que se registró el primer caso el 13 de marzo de 2020.



Más en esta sección

Industria de viajes: de la crisis a la recuperación

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Nestlé cierra el 2020 como un año en el que el corazón de Guatemala no se detuvo

otras-noticias

Publicidad