[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Libros

La novela inolvidable de Franz Galic


Méndez Vides recuerda en este texto ‘Managua Salsa City’, de Franz Galich. Una novela vibrante, retrato de una ciudad y una época.

foto-articulo-Libros

Franz Galich (1951-2007) era alto, amable, reflexivo, iluminado y se hizo popular en 1980 cuando apareció publicado su cuento ‘El ratero’, que encabezó la antología ‘Joven narrativa guatemalteca’ de Lucrecia Méndez de Penedo, como la décima publicación de la memorable Editorial Rin. La primera línea era poderosa: “Yo comencé a comer ratas desde que me acuerdo”. Era el inicio de la carrera de un autor que recién terminaba sus estudios de Letras en la Universidad de San Carlos, en los años oscuros del conflicto interno que desangró a dicha casa de estudios superiores. En esos días se avivó la persecución y sucedió la diáspora, porque los autores se dispersaron por el mundo. Franz fue alertado del peligro, apareció en alguna lista o recibió amenazas, ya no me acuerdo, pero estuvo escondido, salió del país y buscó la protección de Nicaragua, donde se quedó definitivamente, hizo su vida, vivió grandes dichas, sufrió pesadumbres y escribió la novela ‘Managua Salsa City’, que lo ratificó como autor prodigioso y de culto, que escribía con claridad y sencillez, con buen ánimo y sin prisa.

Su pequeña gran novela fue ganadora del Premio Rogelio Sinán en Panamá en el cambio de milenio. Tiene varias ediciones y es la mejor referencia de los años de la posguerra en Managuardiente, esa ciudad levantada en las puertas del fuego, tantas veces destruida por los dictadores de turno, como por el terremoto. La novela describe a los niños ‘“piderreales”’, la vida oscura de la prostitución, ladronismo y corrupción. Un mundo descreído, donde solo cuenta el dinero. En ‘Managua Salsa City’ se vive el instante, los personajes buscan el placer inmediato, como Pancho Rana, excombatiente y guardián de una casa que, aprovechando un viaje de los propietarios, decide disfrutar la vida a su antojo. Se bebe todo lo que encuentra, vende lo que puede, hurta el auto y sale de cacería. En la juerga se topa con la Guajira, una ratera aliada a tres bandidos que operan desde un taxi para atracar a los ingenuos. La pareja se ama en medio del desenfreno, beben, consumen drogas, hacen el amor en cualquier cuartucho, urgidos por la brevedad de la vida. Pancho Rana se hace pasar por rico aunque está dispuesto a contarle a ella, al día siguiente, toda la verdad, pero no puede porque los persiguen los maleantes en dos autos, en uno de los cuales van un antiguo combatiente sandinista y uno de la contra, como grandes ‘broders’. En un momento crucial, Pancho Rana le pregunta a la Guajira qué hizo durante la época de la guerra, y ella no comprende a qué guerra se refiere su amante, porque lo pasado, ya pasó. Lo único que vale es el presente, el dinero y el placer. El mañana está en la cola de un venado.

La primera línea de ‘Managua Salsa City’ impresiona tanto como la del primer cuento: “A las seis en punto de la tarde, Dios le quita el fuego a Managua y le deja la mano libre al Diablo”.

Franz Galich aprendió a nadar de patojo entre las algas del lago de Amatitlán, y fue a morir a orillas del lago de Managua, la ciudad donde lo encontré en varias ocasiones en aquellos días románticos de la Revolución nicaragüense, en unas actividades literarias en León, y una vez en Managua, cuando lo llegué a saludar mientras hacía fila con la cartilla de víveres, haciendo tiempo, en los días difíciles. Nunca perdió la sonrisa ni la ilusión y cumplió con escribir una novela inolvidable.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Médicos presentan amparo contra el Presidente y el Ministerio de Salud

Los profesionales de la salud señalan a los funcionarios de mala ejecución en la vacunación porque no se dio prioridad al personal médico. 

noticia Redacción/ elPeriódico
Bam cumple 95 años con “una evolución constante”

La institución financiera busca posicionarse como “la mejor empresa para trabajar” en Guatemala.

noticia Alexander Valdéz/elperiódico
FECI busca que Sandra Torres vuelva a quedar inhabilitada de la política

El Ministerio Público (MP) accionó contra el amparo provisional otorgado a la ex candidata presidencial de la UNE.



Más en esta sección

Estas son las espectaculares imágenes de un ecoducto en Países Bajos

otras-noticias

Sala vuelve a beneficiar a Escribá y ordena su libertad inmediata

otras-noticias

007 cosas que hay que saber sobre James Bond

otras-noticias

Publicidad