[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

Momias Chinchorro: esta es la historia de las momias más antiguas del mundo


En esta cultura chilena, llevaban un trato igualitario en sus práctias mortuarias sin ninguna discriminación social.

foto-articulo-Insólito

Hace más de 5 mil años a.C. existió la cultura Chinchorro, la cual era representada por un grupo de pescadores que habitaron el litoral del desierto de Atacama, desde Ilo, Perú, hasta Antofagasta, Chile, y subsistieron gracias a la recolección de mariscos, actividad que se ha mantenido incluso hoy en día en la zona.

Este pueblo se caracteriza por sus momias, que de acuerdo a estudios de carbono 14 son las más antiguas del mundo, ya que cuentan con cerca de siete mil años de antigüedad. Las momias de los chinchorros son aún más antiguas que las egipcias, cuyos orígenes se remontan al 3400 a.C.

Entre 1909 y 1917, cerca de la playa de Chinchorro, en el desierto chileno de Atacama, un grupo de investigadores halló unos cuerpos sorprendentemente bien preservados pertenecientes a una cultura desconocida hasta entonces.

Fue el arqueólogo alemán Max Uhle quien tuvo el honor de descubrir aquellas momias. Desenterró las primeras en la playa Chinchorro de Arica y no tardó en describirlas en una serie de trabajos. En sus artículos nunca empleó el término “chinchorro” (que en la jerga local significa balsa o red de pesca), aunque es con este nombre como se las conoce. 

De acuerdo con una publicación de La Vanguardia, Uhle denominó a los Chinchorro como “aborígenes de Arica”, ya que equivocadamente creía que su conocimiento para preparar momias tan complejas y sofisticadas provenía del contacto con poblaciones peruanas tecnológicamente más desarrolladas.

La cultura Chinchorro perteneció a las poblaciones costeras precerámicas y premetalúrgicas y se diferencian de otros complejos arqueológicos del norte chileno por poseer una desarrollada práctica de momificación de sus cadáveres, que supuso un elaborado culto a los muertos y amplios conocimientos de anatomía humana.

Técnicas de momificación

Los Chinchorro fueron el primer grupo humano de la costa sudamericana que rindió culto a sus antepasados y a la muerte. Consideraban que sus momias formaban parte del mundo de los vivos y eso explica que dejaran sus cuerpos con los ojos y la boca abierta.

Las momias fueron cuerpos inhumados en forma extendida, por lo general recostados, semidesnudos y comúnmente con reducidas ofrendas funerarias. Eran enterrados de forma superficial y con frecuencia envueltos en mortajas.

El arqueólogo chileno, Bernardo Arriaza, estableció en una investigación dos procesos de momificación; el natural, con el cual el desecamiento del cadáver era provocado por la salinidad y sequedad del desierto  y el artificial o “momias de preparación complicada”, según el Museo de Historia Natural de Valparaíso en Chile.

Asimismo, detallan que la momificación artificial se diferenció por los grados de complejidad y sofisticación en momias negras, rojas y con vendajes. Todas compartieron similitudes como el uso de peluca, mascarilla facial y palos para reforzar el cuerpo.

En cada caso, la práctica consistió en descuerar, eviscerar y secar con fuego o cenizas los cuerpos, para luego rellenarlos y modelarlos con arcilla, lana y fibra vegetal. Una vez terminado este proceso, volvían a colocarles su piel.

Otro tipo de momificación artificial que podía incluir o no extracción de órganos, se conoce como pátina de barro y fue escasamente empleada. En la actualidad, 208 momias Chinchorro han sido estudiadas. De ellas, 61 son de carácter natural y 147 artificiales.

Las avanzadas técnicas de embalsamamiento, y al ambiente desértico y de salinidad, hicieron que alrededor de 120 momias lograran preservarse y hoy están en la colección del Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, en Chile.

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Estudiantes y docentes en Ixcán exigen mejoras a su escuela

En el mes del Bicentenario de Independencia, niños y niñas de la escuela de Xalalá muestran con carteles su inconformidad con el actual gobierno.

noticia Hugo Barrios / Colaborador de elPeriódico
Capturan a agente de la PNC por realizar disparos al aire

El hecho ocurrió en San Marcos.

noticia Enrique García/elPeriódico
Comisiones de Finanzas y Economía tendrán que dictaminar Ley de Lavado

El proyecto entró al Congreso en agosto pasado y contempla penas entre 10 a 30 años y multas de hasta US$800 mil.



Más en esta sección

CSJ vuelve a multar a jueza Aifán y le rechaza tres recusaciones

otras-noticias

La duda legal sobre las compras del último estado de calamidad

otras-noticias

Comunidades se suman a los conflictos en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

otras-noticias

Publicidad