[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

La extraña historia de la “Pinky promise”


El dedo meñique de la mano tiene una gran importancia dentro de la cultura japonesa.

foto-articulo-Insólito

Hacer una “pinky promise” , o jurar con el meñique, es un gesto tradicional que se practica con mayor frecuencia entre los niños y que implica cerrar los meñiques de dos personas para hacer una promesa.

Es común ver este tipo de gestos en series de televisión o caricaturas estadounidenses, sin embargo, esta forma particular de hacer promesas nace en Japón.

Originalmente se le conoce como Yubikiri Genman, lo que en español significa “la promesa del dedo cortado”.

Tradicionalmente la promesa era considerada como un vínculo entre las dos personas que hacían el trato, por lo que este gesto se tomaba muy en serio.

Según las narraciones japonesas, la persona que no respetara el juramento y lo rompiera debía ser castigada con el corte de su dedo meñique.

Los relatos también detallan que cuando las dos personas hacían el Yubikiri Genman acostumbraban a cantar una canción, que por más simple que parezca, tiene mucha relación con algunas creencias y costumbres antiguas del lugar.

Yubikiri genman, uso tsuitara, hari senbon nomasu, Yubi Kitta” que en español quiere decir “Promesa de meñique, si miento me tragaré mil agujas y me cortaré el dedo”.

El ritual de quitarse el meñique

En Japón existen diversas leyendas que involucran al dedo meñique de la mano, ya que para ellos estaba relacionado con las almas gemelas, el destino, la fidelidad y lealtad.

Los japoneses tienen la creencia de que las personas que están predestinadas a estar juntas están unidas por un hilo rojo invisible atado a sus dedos meñiques y a esto lo llaman Unmei no akai ito.

Según la historia, en la Era Edo cuando las mujeres querían demostrar fidelidad a su pareja, se cortaban el dedo meñique para entregárselo como prueba de que no tenía ningún otro vínculo.

Otro de los relatos es el Yubitsume que significa “cortar un dedo”, un ritual japonés para compensar las ofensas hechas a alguien, una forma de ser castigado o de disculparse sinceramente ante otro Yakuza (mafia japonesa), mediante la amputación de una parte del dedo meñique. 

Según el medio Gizmodo, se piensa que probablemente se haya originado con los bakuto, que fueron los predecesores de los Yakuza modernos. 

Imagen de Xpat Nation.

Si una persona no podía pagar su deuda de juego, se aceptaba el yubitsume como método alternativo de pago. Otros dicen que se remonta a los tiempos de los samuráis, cuando el dedo meñique era importante para agarrar la empuñadura de una espada o daga, por lo que perder parte de ella te dejaba prácticamente indefenso.

Con el tiempo la práctica quedó en desuso, ya que muchos miembros de las familias que trataban de “reincorporarse” a la sociedad de forma legal, tenían problemas con el estigma del dedo que les faltaba, sin embargo, lo fueron solucionando con prótesis de dedos.

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Joseph E. Stiglitz
El diablo de un impuesto global está en los detalles
noticia AFP/EFE
Bukele logra amplio respaldo en elecciones legislativas

El gobernante también está venciendo en más de la mitad de los 262 municipios en disputa.

noticia AFP
El Congreso de Perú aprueba una ley para cremar el cuerpo del líder de Sendero Luminoso

El cadáver resulta incómodo para la izquierda oficialista, algunos de cuyos integrantes fueron señalados por la oposición de ser “filosenderistas”



Más en esta sección

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Interpol retira de su lista roja a expresidente Sánchez Cerén de El Salvador

otras-noticias

Funcionarios de Salud de Xela se enfrentan por hospital clausurado

otras-noticias

Publicidad