[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

Los océanos comenzarán a emitir CFC a mitad del próximo siglo


foto-articulo-Insólito

Los océanos comenzarán a emitir a mediados del próximo siglo gases clorofluorocarbonos que agotan la capa de ozono o CFC, que fueron absorbidos de la atmósfera y secuestrados en las profundidades.

Los CFC marinos se han utilizado durante mucho tiempo como trazadores para estudiar las corrientes oceánicas, pero se asumió que su impacto en las concentraciones atmosféricas era insignificante. Ahora, los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han descubierto que los flujos oceánicos de al menos un tipo de CFC, conocido como CFC-11, de hecho afectan las concentraciones atmosféricas.

En un estudio que publican en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)’, el equipo informa de que el océano global revertirá su papel como sumidero de la potente sustancia química que agota la capa de ozono.

Los investigadores proyectan que para el año 2075, los océanos emitirán más CFC-11 a la atmósfera de lo que absorben, emitiendo cantidades detectables de la sustancia química para el 2130. Además, con el aumento del cambio climático, este cambio ocurrirá 10 años antes.

Las emisiones de CFC-11 del océano extenderán efectivamente el tiempo de residencia promedio de la sustancia química, haciendo que permanezca cinco años más en la atmósfera de lo que lo haría de otra manera. Esto puede afectar las estimaciones futuras de las emisiones de CFC-11.

Los nuevos resultados pueden ayudar a los científicos y legisladores a identificar mejor las fuentes futuras de la sustancia química, que ahora está prohibida en todo el mundo según el Protocolo de Montreal.

“Para cuando lleguemos a la primera mitad del siglo XXII, habrá un flujo suficiente que saldrá del océano y podría parecer que alguien está engañando al Protocolo de Montreal, pero en cambio, podría ser simplemente lo que sale del océano –señala en un comunicado la coautora del estudio, Susan Solomon, profesora Lee y Geraldine Martin de Estudios Ambientales en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT–. Es una predicción interesante y esperamos que ayude a los futuros investigadores a no confundirse sobre lo que está pasando”.

El CFC-11 es un clorofluorocarbono que se usaba comúnmente para fabricar refrigerantes y espumas aislantes. Cuando se emite a la atmósfera, el químico desencadena una reacción en cadena que finalmente destruye el ozono, la capa atmosférica que protege a la Tierra de la dañina radiación ultravioleta. Desde 2010, la producción y el uso de la sustancia química se ha eliminado en todo el mundo bajo el Protocolo de Montreal, un tratado global que tiene como objetivo restaurar y proteger la capa de ozono.

Desde su eliminación, los niveles de CFC-11 en la atmósfera han disminuido constantemente y los científicos estiman que el océano ha absorbido entre el 5 y el 10 por ciento de todas las emisiones de CFC-11 fabricadas. Sin embargo, a medida que las concentraciones del químico continúan cayendo en la atmósfera, se predice que el CFC-11 se sobresaturará en el océano, empujándolo a convertirse en una fuente en lugar de un sumidero.

“Durante algún tiempo, las emisiones humanas fueron tan grandes que lo que iba al océano se consideró insignificante –recuerda Solomon–. Ahora, mientras intentamos deshacernos de las emisiones humanas, descubrimos que ya no podemos ignorar por completo lo que está haciendo el océano”.

En su nuevo artículo, el equipo del MIT buscó determinar cuándo el océano se convertiría en una fuente de la sustancia química y hasta qué punto el océano contribuiría a las concentraciones de CFC-11 en la atmósfera. También buscaron comprender cómo el cambio climático afectaría la capacidad del océano para absorber la sustancia química en el futuro.

Los investigadores utilizaron una jerarquía de modelos para simular la mezcla dentro y entre el océano y la atmósfera. Comenzaron con un modelo simple de la atmósfera y las capas superior e inferior del océano, tanto en el hemisferio norte como en el sur. Agregaron a este modelo emisiones antropogénicas de CFC-11 que se habían reportado previamente a lo largo de los años, luego ejecutaron el modelo en el tiempo, desde 1930 hasta 2300, para observar cambios en el flujo químico entre el océano y la atmósfera.

Luego reemplazaron las capas oceánicas de este modelo simple con el modelo de circulación general del MIT, o MITgcm, una representación más sofisticada de la dinámica del océano, y ejecutaron simulaciones similares de CFC-11 durante el mismo período de tiempo.

Ambos modelos produjeron niveles atmosféricos de CFC-11 hasta el día de hoy que coincidían con las mediciones registradas, lo que le dio al equipo confianza en su enfoque. Cuando observaron las proyecciones futuras de los modelos, observaron que el océano comenzó a emitir más sustancias químicas de las que absorbía, comenzando alrededor de 2075. Para 2145, el océano emitiría CFC-11 en cantidades que serían detectables por los estándares de monitoreo actuales.

La absorción del océano en el siglo XX y la desgasificación en el futuro también afecta el tiempo de residencia efectivo de la sustancia química en la atmósfera, disminuyéndolo en varios años durante la absorción y aumentándolo hasta 5 años para fines de 2200.

El cambio climático acelerará este proceso. El equipo utilizó los modelos para simular un futuro con un calentamiento global de aproximadamente 5 grados Celsius para el año 2100, y descubrió que el cambio climático hará que el océano se convierta en una fuente en 10 años y producirá niveles detectables de CFC-11 para 2140.

“Generalmente, un océano más frío absorberá más CFC –explica Peidong Wang, coautor del estudio–. Cuando el cambio climático calienta el océano, se convierte en un reservorio más débil y también se desgasifica un poco más rápido”.

“Incluso si no hubiera cambio climático, a medida que los CFC se descomponen en la atmósfera, eventualmente el océano tiene demasiado en relación con la atmósfera y volverá a salir –agrega Solomon–. Creemos que el cambio climático hará que eso suceda incluso antes. Pero el cambio no depende del cambio climático”.

Sus simulaciones muestran que el cambio del océano ocurrirá un poco más rápido en el hemisferio norte, donde se espera que los patrones de circulación oceánica a gran escala disminuyan, dejando más gases en el océano poco profundo para escapar de regreso a la atmósfera. Sin embargo, conocer los impulsores exactos de la inversión del océano requerirá modelos más detallados, que los investigadores pretenden explorar.

“Algunos de los próximos pasos serían hacer esto con modelos de mayor resolución y centrarse en patrones de cambio –apunta Jeffery Scott, del MIT–. Por ahora, hemos abierto algunas preguntas nuevas y estupendas y hemos dado una idea de lo que uno podría ver”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Washington | EFE
Katherine Tai será la nueva representante de Comercio de EE.UU.
noticia Gustavo Marroquín
Cómo perder un país

¿Acaso el ejemplo de Turquía y su lento (pero imparable decaimiento hacia el autoritarismo) no recuerda lo que estamos viviendo actualmente en Guatemala?

noticia Phillip Chicola
Una República corporativista

El corporativismo traslada el foco de la política a la academia y los gremios profesionales.



Más en esta sección

Mineduc publica acuerdo y confirma que no realizará evaluación a los graduandos

otras-noticias

“El Cártel de los Sapos”: la versión chapina

otras-noticias

La independencia a través de distintas miradas

otras-noticias

Publicidad