[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

¿Porqué Irlanda pidió perdón a las madres solteras y sus descendientes?


La comisión no destapó indicios de malos tratos físicos de las mujeres, pero confirma que “sufrieron abuso emocional” y actitudes “denigrantes y despectivas”.

foto-articulo-Insólito

El Gobierno irlandés ha dado los primeros pasos para reparar el daño causado a miles de embarazadas fuera del matrimonio y a sus hijos, que ingresaron en residencias estatales y religiosas después de ser repudiadas por la familia y la sociedad en general durante casi 80 años.

Micheál Martin, primer ministro de Irlanda, se disculpó formalmente, “en nombre del Gobierno, el Estado y sus ciudadanos”, por la “profunda injusticia” que sufrieron generaciones de mujeres y niños en las llamadas ‘Casas de madres y bebés’. “Reconocemos con humildad y lamentamos profundamente la falta de respeto a vuestra dignidad y derechos fundamentales en estas instituciones. El Estado os falló”, continuó el Taoiseach en el Parlamento de Dublín.

AFRONTAR LA VERDAD

El jefe de la Iglesia católica, el arzobispo Eamon Martin, se sumó a los gestos de contrición por el trato cruel, vejaciones y abusos que conformaban la receta habitual y sistemática en estas residencias gestionadas por órdenes religiosas, como las Hermanas del Buen Socorro y las monjas del Sagrado Corazón de Jesús y María, entre otras.

La Comisión de Investigación de Casas de Madres y Bebés (MBHCOI, en sus siglas en inglés), cuyo informe final se publicó esta semana, proyecta luz sobre “una cultura profundamente misógina” y destapa la “verdad” de un “capítulo vergonzoso, duro y oscuro de la historia reciente irlandesa, según reconoció Martin.

La investigación se inició hace seis años impulsada por el descubrimiento de cientos de certificados de defunción infantiles pero ninguna señal de enterramiento en la residencia de Tuam, en el condado de Galway. Bajo la dirección de la juez Yvonne Murphy, la comisión se centró en 18 instituciones, que acogieron a más de 56.000 mujeres y 57.000 niños entre 1922 y 1998.

Ataúdes blancos

“Era una mezcla entre hospital, escuela y prisión, cargada de tristeza, desesperanza y cosas perturbadoras”, rememoró una testigo que dio a luz, con 17 años, en un convento de embarazadas solteras, donde las “mujeres gritaban, otra perdió la cabeza y había pequeños ataúdes blancos en una habitación”.

La alta mortalidad de los pequeños sorprende entre las conclusiones más devastadoras del informe. Al menos 9.000 niños murieron, más de 15 por ciento de los que nacieron en dichas “casas” y casi el doble del promedio nacional. En 1943, el 75 por ciento de los bebés de un centro fallecieron antes de cumplir un año; el 62 por ciento perdió la vida en otro. Pero la comisión no encontró actas de que la cuestión fuera abordada en reuniones del Gabinete irlandés.

“Mi madre sufrió terriblemente allí. Vio morir a muchos bebés, sin que vinieran los padres, sin funerales, sin lloros. Daba de mamar a otros bebés y robaba leche de la cocina para su propio bebé”, testificó a la comisión la hija de otra residente.

Al ministro de la Infancia, Roderic O´Gorman, le “alarma” el exceso de fallecidos confirmado en el informe, junto al indicio de que “las casas no salvaron las vidas de los ‘niños ilegítimos'”; es más, parece que redujeron considerablemente sus perspectivas de supervivencia. “Hay escasa evidencia de que los políticos y la población se preocuparan por estos niños”, remata la MBHCOI.

Experimentos farmacéuticos

Se practicaron ensayos de vacunas en los pequeños sin el consentimiento de sus madres, y, en muchas instancias, “sin respetar las reglas y estándares éticos” vigentes en el momento, según confirma la encuesta independiente. Varias fórmulas de leche en polvo también se probaron entre los menores institucionalizados.

La adopción por una familia católica era el destino casi ineludible de los pequeños que no murieron al cuidado de los religiosos. Philomena Lee perdió al suyo al poco de cumplir tres años. “A Anthony le seleccionaron para ser traficado a América sin mi conocimiento ni mi consentimiento”, señaló en un comunicado esta mujer de fuerte tesón, cuya historia se llevó al cine en la película “Philomena”, con Judi Dench de protagonista. “Sufrí la tiranía de las monjas, que nos decían que éramos unas desvergonzadas y pecadoras. Me relegaron al papel de sirvienta no remunerada, me arrebataron mi libertad, mi independencia y mi autonomía”, denunció esta semana.

La investigación deduce, polémicamente, que nada prueba que la “Iglesia ni el Estado” forzaran a las jóvenes a ingresar en las Casas de madres y bebés. Admite que “muchas no tenían otra alternativa” y vuelca la responsabilidad en los “padres y la familia inmediata”, que repudiaron a sus hijas con el “apoyo, contribución y aceptación” de curas, monjas y políticos. “Ha de reconocerse que las instituciones ofrecieron un refugio- un refugio duro en algunos casos- cuando las familias no lo hicieron”, sostiene.

Tortura física

La comisión tampoco destapó indicios de malos tratos físicos de las mujeres, pero confirma que “sufrieron abuso emocional” y actitudes “denigrantes y despectivas”. Cargaron con el “estigma” de almas perdidas y fruto del pecado posiblemente para el resto de sus vidas. “Con mi disculpa”, dijo el primer ministro, “quiero enfatizar que sois inocentes, que no hicisteis nada malo y nada hay de lo que avergonzaros. Os merecíais algo mucho mejor”.

El Gobierno ha aprobado un plan de 22 acciones que incluye nueva legislación para facilitar la exhumación e identificación de restos mortales y el acceso a la información personal retenida en los distintos archivos. Propone también un programa de indemnizaciones y la creación de un centro conmemorativo nacional. Pero, con el informe aún caliente y a falta de analizar en detalle sus 2.865 páginas, muchas víctimas y supervivientes siguen reclamando justicia, acceso completo a la verdad y transparencia en la identificación de los responsables.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Deportes
Amarini Villatoro: “Ritmo de 90 minutos”

Amarini Villatoro rescata el primer tiempo contra Nicaragua, pero sin efectividad de cara al arco; en el segundo período se pudo perder, dice…

 

noticia Miguel Ángel Sandoval
Miseria humana y tráfico de la vacuna

“Ahora es la corrupción con la vacuna para la pandemia”.

noticia AFP
Juez frena parte de obras del Tren Maya en México


Más en esta sección

Capturan a extraditable en Izabal

otras-noticias

Se acabó la fiesta: el covid-19 golpea el glamour de los premios de Hollywood

otras-noticias

Centroamérica inicia el lunes veda para proteger langosta

otras-noticias

Publicidad