[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Insólito

FUERTES IMÁGENES: El cruel adiestramiento de los elefantes explotados por el turismo en Tailandia


foto-articulo-Insólito

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del «phajaan», que consiste en «perturbarle la mente».

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

«El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso», señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos «daños físicos y psicológicos» provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos 3.000 elefantes son utilizados en el sector turístico de  Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

«Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación», destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Guam, la estratégica isla perdida en el Pacífico

La isla de Guam, amenazada el miércoles por Corea del Norte, es un pequeño territorio estadounidense perdido en medio del océano Pacífico occidental, pero esencial para Estados Unidos desde el punto de vista militar.

noticia
“Yo no tengo que pagar de mi salario”, dice Jimmy Morales
noticia Ferdy Montepeque fmontepeque@elperiodico.com.gt
Derecho de petición, una fortaleza para la democracia

Los guatemaltecos tienen el derecho constitucional de hacer propuestas al Congreso y hacer peticiones a las autoridades.

 



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Red Medrano conserva propiedad de 24 bienes

otras-noticias

Publicidad