[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cine & TV

La Berlinale se transforma en “cine de verano” abierto


Un patio de butacas exterior en la monumental Isla de los Museos fue el espacio elegido para la apertura, a la que seguirá el domingo la entrega aplazada de los premios.

foto-articulo-Cine & TV

La 71 Berlinale se transforma desde hoy en un “cine de verano”, popular y al aire libre, cuatro meses después del segmento cerrado y virtual en el que se adjudicó el Oso de Oro a la sátira rumana de Rady Jude sobre un viralizado video sexual.

Un patio de butacas exterior en la monumental Isla de los Museos fue el espacio elegido para la apertura, a la que seguirá el domingo la entrega aplazada de los premios.

Es el largamente ansiado nuevo despertar del cine en Berlín“, declaró la ministra de Cultura, Monika Grütters, en la gala inaugural. El festival de verano demuestra que “el retorno de la cultura tras la pandemia es posible”, prosiguió la ministra, ante los dos co-directores de la Berlinale, Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian.

Desde ese patio de butacas exterior se verá el próximo domingo, en pantalla grande “Bad Luck Banging or Loony Porn” (“Babardeala cu bucluc sau porno balamuc”), la ganadora del Oro.

Era ésta la única entre las 15 cintas de la sección oficial que reflejaba la “nueva normalidad” del covid-19 -el uso de la mascarilla en la vida cotidiana-. Y se centraba en otro mal del presente: la doble moral, a partir del juicio sumarísimo a un maestra, entregada al sexo con su esposo, cuyo video doméstico acaba en las redes.

La Berlinale recupera con esta edición estival su seña de identidad como festival abierto al público, tras el segmento restringido al sector del cine y crítica que se celebró en marzo. El acceso a las películas fue entonces vía “screening“, sin alfombras rojas ni conferencias de prensa con los directores y actores.

Desde este miércoles y durante doce días se proyectarán 126 películas de distintas secciones en un total de 16 espacios distribuidos por el centro y sus barrios. Algunos eran ya antes de la pandemia cines de verano; otros se han instalado en patios de manzana o en un antiguo crematorio, reconvertido en espacio multiusos.

La película elegida para la apertura fue “The Mauritanian”, de Kevin Macdonald, protagonizada por Jodie Foster y Benedict Cumberbacht y proyectada en la sección Special, fuera de concurso.

A esta producción, un thriller político sobre las torturas practicadas por Estados Unidos en esa cárcel ajena a toda convención que es Guantánamo, le correspondió el honor de abrir el festival. Ni Foster ni el resto del equipo acudieron físicamente a Berlín, sino que enviaron un mensaje de saludo pregrabado.

El “cine de verano” es un paso más en la desescalada, pero Berlín sigue bajo el signo de las restricciones. Los pases son en formato reducido y los asistentes deben presentar un test de antígenos negativo del día -o tener la pauta completa de la vacunación-

La entrega de los premios será el domingo. Junto al Oro al film rumano recibirá el Gran Premio del Jurado el japonés Ryusuke Hamaguchi, por “Wheel of Fortune and Fantasy”, así como el Oso de Plata a la mejor contribución artística, para “Una película de policías”, de Alonso Ruizpalacios.

El cine anfitrión recibirá sus dos platas: a la actriz Maren Eggert, por “I’m your Man“, de Maria Schrader, y otra del jurado para el documental “Herr Bachmann und seine Klasse”, sobre un veterano maestro de provincias entre escolares de diversas procedencias migratorias.

NOCHES DE CINE TRAS UN CIERRE INTERMINABLE

Berlín empezó a reabrir restauración, comercios no esenciales, ocio, instalaciones deportivas, museos y resto de la oferta cultural hace un mes. Desde noviembre estaba paralizada la vida pública.

El pico a escala nacional se alcanzó el 22 de diciembre -con 197,6 casos por 100 mil habitantes en siete días-. Se entró en una cautelosa reapertura en abril, cuando hubo un descenso continuado de los contagios.

La marca ahora en la capital está en 22,6 casos -algo por encima de la media nacional-. Los cafés y cervecerías reabrieron, lo mismo que las piscinas públicas -aunque con cita previa-.

Ya no se exige el test de antígenos negativo y del día cada vez que se sienta uno en una terraza a tomar algo -como ocurría hasta hace una semana-, sino solo para acceder a espacios interiores.

Todo invita a recuperar el espacio público. Luce el sol, las temperaturas diurnas escalaron a 28 grados y las noches son cortísimas -de las 22.30 locales a las 04.30-.

Lo único que sigue cerrado -y desde hace ya quince meses- es la actividad más noctámbula, los clubes; para algunos, algo esencial para la vida berlinesa, cuya apertura está en suspenso.

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos
Camilo Dedet regresará al Parlamento Centroamericano

El exsecretario general del partido Vamos ocupó la primera casilla de candidatos a diputados del Parlacen.

noticia Rony Ríos/elPeriódico
Vacunación masiva incide en la reducción exponencial de muertes y contagios de COVID-19

Mientras no se vacune a más del 70 por ciento de la población, se debe continuar aplicando el distanciamiento físico, lavado de manos y el uso de mascarilla.

noticia César A. García E.
Unicef: fenómeno Luzbel


Más en esta sección

Las ciudades modelos de Honduras

otras-noticias

Despidiéndome

otras-noticias

Florida bate su marca de casos de COVID

otras-noticias

Publicidad