[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Cine & TV

Charles Chaplin, 100 años con “El chico”


Estrenada en febrero de 1921, la obra maestra de Chaplin continúa conmoviéndonos.

foto-articulo-Cine & TV

“Una película que le sacará una sonrisa y, quizá, una lágrima”. No ha sido nunca la norma del cine que, antes de que aparezca el primero de los planos de una cinta, figure en pantalla una autodefinición que quiera también ser una promesa. Pero ese es el caso de The Kid, el primer largometraje de Charles Chaplin y una de sus obras maestras.

Escrita, dirigida, producida, montada, musicalizada y protagonizada por Charles Spencer Chaplin (1889-1977), El chico se estrenó comercialmente el 6 de febrero de 1921 y marcó más de un hito, partiendo por haber sido uno de los grandes taquillazos de su tiempo. Cuando las películas de uno a tres rollos (10 a 30 minutos, como máximo) eran aún la norma en la comedia, acá se ocuparon nada menos que siete, y allí donde Chaplin acostumbraba liquidar los rodajes en unas cuantas semanas, esta producción le tomó un año y medio.

La película, asimismo, fue acaso la única de las suyas cuyo coprotagonista tuvo luces propias y no fue un comparsa resignado a seguir mecánicamente sus instrucciones: un actor natural de cinco años llamado Jackie Coogan, nacido y criado en el ambiente del vodevil, derritió de ternura a las audiencias en una cincuentena de países. Como su director riguroso y su compinche de juegos estaba Chaplin, a su vez intérprete del ya popularísimo Charlot, el tipo más bien andrajoso, de curioso andar, con unos pantalones enormes y un corazón del tamaño de una catedral.

Un niño prodigio

Hacia mediados de 1919, Chaplin no andaba de buen humor.  Según cuenta en su autobiografía, ese año solo había rodado una película de tres rollos (Sunnyside) que fue “tan dolorosa como la extracción de una muela”. Después, “me estrujé en vano los sesos en busca de una idea”. Tal era su desesperación, dice retrospectivamente, que fue un alivio ir a distraerse al Orpheum Theatre de Los Ángeles.

En el escenario de esta casa de vodevil actuaba Jack Coogan, un bailarín excéntrico en quien no vio “nada extraordinario”. Sin embargo, al terminar su acto, Coogan sacó a escena a su hijo de cuatro años para despedirse juntos del público. Tras saludar, “el chiquillo empezó de repente a ejecutar unos divertidos pasos de baile; luego miró graciosamente al público, lo saludó con la mano y se marchó corriendo. El público empezó a reír a carcajadas, de modo que el niño tuvo que salir de nuevo y ejecutar un baile distinto”. Jackie Coogan “era encantador” y “el público disfrutó lo indecible”.

Chaplin departió largamente con Jackie, un par de días más tarde, en el lobby de un hotel, tras lo cual lo declaró: “La persona más increíble que haya conocido”.  Sin embargo, no tenía un proyecto al cual incorporarlo, por lo cual “lo dejó ir”… hasta que un aparente contrato del pequeño con el popular comediante Roscoe Fatty Arbuckle lo hizo mover cielo y tierra por conseguir sus servicios, incluso iniciar la escritura de un guion donde el chico rompe vidrios domiciliarios a pedradas, mientras Charlot es un maestro vidriero que justo va pasando por ahí.

Al final, todo fue un malentendido: el contrato con Arbuckle fue por los servicios de Coogan padre, de modo que este último no tuvo problemas en “ceder” a su vástago para que trabajara con Chaplin. El artista múltiple, en tanto, “testeó” al pequeño en Un día de juerga (A day’s pleasure, 1919), tras lo cual vendría lo mejor: una película de pantalones largos.

Siete rollos

Para mediados de la década del 10, one-reelers y two-reelers, es decir películas de uno o dos carretes, seguían siendo la norma de la exhibición estadounidense, aunque cobraban fuerza los multi-reelers italianos (Quo Vadis, Cabiria), proyectados con éxito en un circuito paralelo al de las salas establecidas. Con todo, fue El nacimiento de una nación, filme hollywoodense de triste memoria y enorme influencia, el que legitimó al largometraje como una vía de contar historias “más grandes que la vida” y desarrollar acabadamente a los personajes. Eso quería hacer Chaplin.

Por eso convirtió al mencionado maestro vidriero en el padre adoptivo de una criatura abandonada por una mujer (Edna Purviance) que años más tarde será una célebre actriz que trata de enmendar su error. La historia huele a melodrama, pero Chaplin no le temió a la cursilería. Tampoco a First National, la compañía encargada de la distribución y exhibición de El chico. Impacientes por proyectar lo nuevo de Charlot, querían tres películas de dos rollos; él, que aún no había terminado de montar las cerca de 500 latas que terminó filmando, les dijo que la película sería una sola, de siete rollos, y punto.

First National, que llegó incluso a intervenir en el amargo divorcio entre Chaplin y Mildred Harris, pretendió incautar el material. Enterado del asunto, el cineasta y un par de colaboradores se llevaron las latas de Hollywood a Salt Lake City, donde terminaron la edición. La empresa, que le ofrecía algo más de US$400 mil por el filme, se allanó finalmente a pagar US$1.500.000 y a exhibirla en los términos definidos por su realizador y protagonista.

Si es por dinero, el filme recaudó cerca de US$ 5.500.000 (unos US$ 80 millones al valor actual). Si es por la química que reprodujo en la gran pantalla, la amistad entrañable entre un niño prodigio de la actuación y un adulto con alma de niño, aún emociona y entusiasma. Es lo mejor que puede decirse de una película, a un siglo de su estreno.

*The Kid puede hallarse en sus distintos metrajes en Youtube, y en las plataformas Prime y Mubi.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Molina / Suplementos
La experiencia Gatorade se amplía por unos días más

Más de 17 mil premios entregados a la fecha

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
A la búsqueda de Los Pasaco

Los Pasaco fue la banda de secuestradores que más atemorizó a los guatemaltecos en los años noventa. Su nombre marcó a una generación que vio en vivo desde sus televisores como a dos de sus integrantes se les aplicaba la inyección letal. La pena de muerte. Veinte años después de ese hecho, una de sus víctimas relata la razón que lo llevó hace dos años a conversar con uno de ellos.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Asociación de jueces y magistrados realiza asamblea este sábado

Asociados fueron convocados para el proceso de elección de la nueva junta directiva.



Más en esta sección

Galería | Continúan manifestaciones para pedir la renuncia de Porras y Giammattei

otras-noticias

Ministerio de Salud reporta 2 mil 956 casos más de COVID-19

otras-noticias

Asociación de Periodistas condena asesinato de un comunicador en Chiquimula

otras-noticias

Publicidad