Jueves 28 DE Mayo DE 2020
ElPeladero

Agarraron bruja

Fecha de publicación: 21-03-20

El plan del Gobierno para responder a la pandemia del coronavirus, que contempla Q7 mil millones, agarró bruja: lejos de orientarse vigorosamente a mantener a las pequeñas, medianas y grandes empresas a flote y por lo tanto el nivel de empleo formal y de abordar con propiedad las necesidades básicas de quienes viven en la informalidad, el autoempleo, en la pobreza y en la pobreza extrema; serán destinados a pago de aumentos de salarios en Educación y Gobernación; además invertirán en infraestructura y carreteras y construcción de hospitales que se cristalizará en 6 años y pago de deuda externa. Finalmente, menos del diez por ciento equivalente a Q700 millones, tendrá como destino la emergencia.

Los nuevos piratas del Caribe 

Apadrinado por el famoso y nunca bien ponderado, Leonel Montejo, el “rey de los puertos”, desde los tiempos del pillo de Portillo, recién fue nombrado como director de la apetecida OCRET, Omar Góngora. Por aquello de las moscas, para asegurarse el control de las transas el “rey de los puertos” colocó como segundo de a bordo a su sobrino David Paz Montejo, que ya tiene un título de posgrado en transas avanzadas. La idea del susodicho es hacerse de toda la tierra del Estado en el área de influencia de los puertos, para posteriormente, vendérsela a las portuarias (públicas, privadas, o futuras público-privadas) a precio de oro.

El “durmiente” del “Gato” Herrera 

El recién destituido viceministro Administrativo y Financiero de Minsalud, Danilo Sandoval Flores, posee un flamante récord en el bajo mundo. Sandoval ha sido el administrador de los business  de Gustavo “tren parado” Herrera, quien desfalcó Q320 millones al IGSS, y defendió al hermano de Gustavo Herrera, también acusado por desfalcos en el Seguro Social. Siguiendo las órdenes de su patrón, en las últimas semanas Sandoval puso freno a todas las compras de insumos y equipos médicos e intentó “presionar” a las empresas para que “cayeran con el muerto”. En alguna medida, esta es la razón por la que el Gobierno aún no cuenta con los insumos necesarios para equipar a los hospitales de la cuarentena.

El país en pena, y en el Maga peleándose por la pepena 

En el MAGA siguen las pugnas por tomar el control de la cartera. Los contendientes más fuertes son el asesor del ministro, Martín Martínez, que asegura contar con el apoyo de varios financistas de campaña, entre ellos uno de oriente de apellido Roldán, dedicado a la industria del polvo blanco que no es harina. El otro pugilista poderoso es el actual viceministro Edy Mendoza, quien, a su vez, asegura tener el apoyo de Plinio Solares y Alex González, que son los meros meros del sindicalismo en el MAGA, además de varios diputados incluyendo al presidente del Congreso, Allan Rodríguez.

Al oído del ministro de Salud 

El doctor Víctor Martínez Olivet, jefe del Área de Salud de Santa Rosa desde tiempos del PP,  juega con la salud de los habitantes de ese departamento. Varios vecinos aseguran que siempre trabaja y asiste a citaciones oficiales anestesiado, bajo los efectos de bebidas espirituosas, y que no está acatando ninguna orden del Ministerio para contener la epidemia del coronavirus. Martínez asegura que solo obedece a su actual padrino, el presidente del Congreso, Allan Rodríguez, pues es quien lo mantiene en el cargo. Por obediencia se entiende: asignar plazas, comprar a clientes predeterminados y “lubricar” a proveedores.

Bueno para el ordeño 

El autodenominado precomisionado de Infraestructura, Salvador Ramírez, se subió rápido a la ola. Por el Estado de Calamidad decretado y la crisis del coronavirus que tiene en ascuas a la población, Ramírez volteó su periscopio hacia los propietarios de empresas proveedoras médicas. Su amenaza es la misma que lanzó en su momento a los constructores: se alinean y aflojan con generosidad, o tendrán problemas para colocar sus productos y, encima, las redes sociales se encargarán de sacarles sus trapitos al sol.

Apuntalan el aumento de precios 

En el Congreso han surgido otros aprovechados en plena crisis de salud, que se dicen ungidos por el Centro de Gobierno. Se trata de los diputados oficialistas Allan Rodríguez, Maynor Mejía Popol y Sergio “falso narco” Arana. Los tres han logrado acercamientos con farmacéuticas ofreciéndoles cobertura para vender sobrevalorado el  material hospitalario, con lo cual los sobreprecios subirían del 10-15 por ciento al 35 por ciento.

Sindicalistas piden para “sus necesidades básicas” 

> Los nenes del sindicato de la SAT, comandados por el “magister”, Antonio Urioste, no pierden el tiempo. A pesar de que el país atraviesa una crisis económica muy difícil, enviaron la semana pasada una carta al Directorio, para que les autoricen a cada uno de los trabajadores de la dependencia un bono extraordinario de Q10 mil para “suplir sus necesidades básicas”.

“No está demás recordarles que este año ningún trabajador se vio beneficiado con el Bono de mejor desempeño”, alega. Esa entidad no ha cumplido la meta de recaudación durante los últimos años, más bien ha sido testigo mudo de la caída de la carga fiscal y no ha podido escapar de las manos de las mafias que desde tiempos inmemoriales controlan las aduanas de puertos y aeropuertos.

Bajo el paraguas de la pandemia 

Sorprendentemente el primer Ministerio en realizar compras masivas durante el Estado de Calamidad, es el de Gobernación. El viceministro de Seguridad, Gendri Reyes, y el Administrativo, Elizandro López Flores, son quienes están ordenando a cuáles empresas se les compra todo y a qué precios.

Haciendo su agosto

Las mascarillas experimentaron un alza exponencial del 567 por ciento, pasando de Q1.50 a Q10 cada una, por cierto de calidad deplorable; la caja de cien guantes sufrió un incremento del 207 por ciento, aumentando de Q65 a Q200; mientras el galón de alcohol pasó de Q 85 a Q250, mostrando un incremento del 194 por ciento. El galón de alcohol gel experimentó un aumento descomunal del 233 por ciento, pasando de Q90 a Q300; en tanto los botes de 2 onzas mostraron un aumento del 400 por ciento, pasando de Q2 a Q10.

El maíz experimentó un aumento abusivo, pues el quintal pasó de Q130 a más de Q350 mostrando un incremento del 169 por ciento; en tanto el frijol pasó de Q500 el quintal a Q700 mostrando un incremento del 40 por ciento. No cabe duda, la falta de escrúpulos en medio de un contexto de penas e incertidumbre, paga.

Sigue plan de extorsión en nombre del diálogo 

Mientras el país está en un toque de queda y las familias se han atrincherado en sus hogares para cuidarse del coronavirus, ciertos funcionarios de Gobierno andan aprovechando para engordar sus bolsillos, tal es el caso, de Jodiel Acevedo, Nery Barrios, Andrés Silva, Rafael García y Andrés Cholotío, quienes en nombre de la Comisión Presidencial de Diálogo, se recetaron salarios de Q30 mil mensuales, asistentes personales, edecanes, las respectivas comisiones de Q5 mil por plaza, y no conformes, están por pedir viviendas en estos tiempos de coronavirus, para que salpiquen las ganancias. Además, empeñados en su plan siniestro de poner de rodillas y extorsionar a cada empresa de palma y a cada hidroeléctrica del país, según ellos para que suelten las respectivas mordidas. Cuentan que ENERGUATE sigue encabezando la lista de estos rufianes, aprovechando que trabajan bajo las enaguas del régimen.

A bayoneta calada

Aprovechando el Estado de Calamidad debido al brote del COVID-19 (Coronavirus), la rosca de milicos jubilados alrededor del presidente Giammattei, encabezados por los hermanos Dedet, los coroneles Franco Urzúa y Castañeda Serrano, todos pilotos aviadores mediocres pero más que vivos, exintegrantes de la G2, ahora quieren tener su propia fuerza aérea y para el efecto publicaron el Acuerdo Gubernativo 43-2020, el 18 de marzo, con el cual reactivaron la fuerza de tarea antinarcótica, conocida como FIAAT. Dicha fuerza de tarea fue nada más y nada menos una pantalla para permitir el ingreso de polvo blanco que no es harina a territorio nacional, según fuentes fidedignas. Esta es la intención de su reactivación a escondidas y bajo la tutela de estos exmilicos, en contubernio con el general Urbina Marroquín.

Cobramos y nos vamos 

En tanto la población guatemalteca ve cómo sale de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, muchos personajes se benefician del Estado de Emergencia Nacional. Una muestra es la del general de hojalata Roy Dedet que reclama ser refundido en el Consejo Nacional de Seguridad junto al veterano de veteranos, el mayor Díaz López.