Jueves 5 DE Diciembre DE 2019
El Acordeón

El legado absoluto de Enrique Anleu Díaz

Artista multidisciplinario, historiador, investigador, escritor docente, Enrique Anleu Díaz es uno de los pilares de la modernidad guatemalteca. El más discreto, reacio a las fi guraciones que impone la sociedad del espectáculo, siempre trabajando desde el recogimiento. Empapado, como pocos, de las vanguardias del siglo XX, ha sido uno de los introductores en el país del informalismo europeo y la pintura matérica, así como del conceptualismo, el gestualismo y el art brut, esto además de ser uno de los más relevantes músicos contemporáneos y un crítico de primera línea.

Fecha de publicación: 10-11-19
Por: ADRIÁN LORENZANA G.

Enrique Anleu Díaz obtuvo el título de Maestro de Educación Primaria en 1959 y desde entonces su carrera se enfocó en la docencia. Se graduó de Maestro en Arte en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y posteriormente ingresó al Conservatorio Nacional de Música y se tituló como Maestro especializado en armonía, composición, dirección de orquesta e historia de la música. Se especializó en Dirección orquestal en Argentina, Austria, Londres y la actual República Checa. Además de formar parte del cuerpo de docentes de la Universidad Popular y de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, impartió clases en el Conservatorio Nacional de Música y dirigió la Orquesta sinfónica y la de cámara del Conservatorio durante más de dos décadas. 

La genialidad de Anleu y su protagonismo en la historia del arte visual guatemalteco lo llevó a ser el interlocutor de la pintura matérica en el país y posteriormente del conceptualismo de las series pictóricas iniciadas por el artista norteamericano Jackson Pollock. Durante la década de los años sesenta, se constituyó en parte de la escuela informalista internacional y a partir de entonces su obra se identificó con la tendencia de la autonomía de la pintura matérica y de las entonces vanguardistas técnicas mixtas, así como con el gestualismo y el art brut. Anleu Díaz formó parte del círculo Valenti y junto a Marco Augusto Quiroa fue cofundador de la Galería Equis. Ha demostrado su maestría a través de un dominio absoluto de diversas técnicas dentro de las cuales se puede mencionar el dibujo a lápiz y a tinta, el grabado, la acuarela, el óleo y sus tan características técnicas mixtas. 

Su obra pictórica ha sido expuesta en Brasil, Chile, España, México, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Italia, Francia, Israel y Sudáfrica. Su interés por la cultura y particularmente en la cosmovisión maya, como por los temas populares y folklóricos ha dejado huella tanto en su obra pictórica, como en la musical. Junto a Joaquín Orellana y a Jorge Sarmientos conforma parte de la terna de compositores más originales del modernismo guatemalteco, destacando en el género de la sinfonía, de las cuales ha compuesto siete. Compuso también la música para la coreografía Los Aparecidos de Julia Vela para el Ballet Moderno y Folklórico que se estrenó en 1975 en el Teatro Municipal de Quetzaltenango en el marco del Festival de Cultura. 

Como estudioso de la musicología en el país e investigador del Centro de Estudios Folklóricos de la Universidad de San Carlos, se adentró en los archivos de la Catedral, los de las iglesias, así como en los públicos, con el fi n de descubrir compositores guatemaltecos desde la época colonial hasta la actualidad. De esa cuenta es importante mencionar que descubrió partituras inéditas de música sacra de Víctor Manuel Figueroa y obras inéditas de Eulalio Samayoa. 

Además de su libroHistoria Crítica de la Música en Guatemala ha escrito ensayos, crítica de arte y poesía. Cabe destacar su trabajo como ilustrador de portadas de diversas publicaciones y libros, particularmente para varios tomos de la colección “Ayer y Hoy”. El hallazgo del libro Cuadros de Otras Costumbres Guatemaltecasde su autoría fue una agradable sorpresa. En el mismo pude descubrir cómo Anleu retrata a la sociedad guatemalteca del siglo XX a través de un género que se devana entre el cuento y la crónica de costumbres decimonónicas. 

Fue violinista de la Orquesta Sinfónica Nacional y director asistente de la sección de cuerdas. Fue director de la Orquesta Sinfónica Jesús Castillo y ha sido director huésped de orquestas europeas, como la Nueva Filarmonía y la Orquesta Sinfónica Nacional de Irlanda. 

No encuentro suficientes palabras para expresar mi profundo agradecimiento al maestro Anleu por permitirme vivir la maravillosa experiencia de aprender más de su fascinante mundo, de disfrutar de cada conversación con él y sobre él; por cada uno de esos momentos de satisfacción al encontrar obras, objetos o información que durante el proceso de armar esta muestra se constituyeron en un valioso aporte para una mejor comprensión de la genialidad de su legado. 

(Fragmentos del texto curatorial de la muestra Legado, una retrospectiva del trabajo de Enrique Anleu Díaz, recientemente expuesta en el Museo de Arte Moderno Carlos Mérida y en la Alianza Francesa).