Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
El Acordeón

Una celebración de la palabra escrita

Máquina del tiempo

Fecha de publicación: 09-07-17
Por: Arturo Monterroso
Más noticias que te pueden interesar

A unos días de inaugurarse la XIV edición de la Feria Internacional del Libro en Guatemala (Filgua), es necesario resaltar su importancia como un espacio de diálogo, aprendizaje y descubrimiento. Vivimos en un país en el que, durante largos períodos de nuestra historia, el arte y la literatura no han tenido un lugar preponderante; es más, muchas veces se los ve con desprecio o como adornos bonitos, pero prescindibles. O como actividades de gente desocupada, ajena a la productividad o al trabajo, unas categorías ponderadas hasta lo sublime. Nuestras autoridades de gobierno y un número considerable de ciudadanos no terminan de comprender que el arte es una expresión de la cultura, una forma de comunicación fundamental del ser humano; de su concepción del universo en que habita, del territorio donde vive y de su interacción con otras personas. Y que refleja la realidad, además de promover la inquietud por la curiosidad, la duda, el disenso y la indagación; todos elementos indispensables para la creatividad, pero también para desarrollar la capacidad de concebir un mundo mejor, una sociedad más justa, una convivencia igualitaria.

Filgua nos ofrece la oportunidad de encontrarnos en un espacio dedicado principalmente a las letras; a la escritura, al oficio lúdico de leer, a la casi olvidada experiencia de escuchar a los demás. Dedicada este año a celebrar que hace 50 años Miguel Ángel Asturias recibió el Premio Nobel de Literatura, que es el centenario del nacimiento del compositor José Ernesto Monzón y que hace 25 años a Rigoberta Menchú le otorgaron el Premio Nobel de la Paz, la feria del libro nos abre una puerta al redescubrimiento de la palabra escrita. Y alrededor de esta celebración, nos invita a formar parte de una serie de actividades de muy diversa índole: desde presentaciones de libros y proyección de audiovisuales, hasta talleres diversos y la oportunidad de participar en la discusión de temas polémicos, como en la conversación acerca del libro Atemorizar la tierra: Pedro de Alvarado y la conquista de Guatemala 1520-1541. Presentaciones de libros como Pan y cerveza / Saturno, de Eduardo Halfon en la nueva edición de Sophos; de Guatemala: Eterna primavera, eterna tiranía, con la participación de Francisco Goldman; de Cisma sangriento, de Francisco Pérez de Antón, una visión crítica de la separación de los cristianos y el nacimiento del protestantismo; y Guerra fría y anticomunismo en Centroamérica, editado por Roberto García Ferreira y Arturo Taracena, bien valen una visita.

Este año, la feria muestra un especial interés en acercar a los niños y a los jóvenes a la lectura, con un programa atractivo y diverso. Por otra parte, también se entregará el XII Premio de Poesía Mesoamericana, Luis Cardoza y Aragón, promovido por la Embajada de México, y se presentará el libro El flaco, de Renato Buezo, ganador este año del Premio BAM Letras. Habrá también un interesante encuentro con escritores centroamericanos y la oportunidad de conversar con autores como Sergio Ramírez, Mayra Santos-Febres, Uriel Quesada, Irma Otzoy…  También, claro está, es una buena ocasión para dar un paseo entre los libros, para detenernos en una página especialmente interesante, para descubrir escritores que no conocíamos, para comprar unos cuantos, si es posible. En fin, a pesar de nuestras limitaciones y las de la propia feria, esta es una celebración de la palabra escrita, del pensamiento, de la pasión por la lectura.

>arturo.monterroso@gmail.com

Etiquetas: