Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
El Acordeón

Rubén Albarrán: “Estamos en una lucha y pensar lo contrario es ilusorio”

El restaurante Frida’s celebra este año su aniversario 21. Como parte de sus actividades conmemorativas el pasado 19 de septiembre brindó la fiesta ‘No DJ Set’ con la presencia de uno de los integrantes de Café Tacvba, banda de culto en América Latina.

Fecha de publicación: 25-09-16
Más noticias que te pueden interesar

Por Jaime Moreno

El nombre de Rubén Albarrán es sinónimo de música. Es mexicano y tiene 49 años. Fundó su primera banda a los 14 y desde hace 27 es la voz líder de Café Tacvba, una de las bandas más influyentes de la escena latinoamericana de las últimas décadas. Ha tenido muchos nombres –Cosme, Rita Cantalagua, Elfego Buendía y otros– pero al país llegó simplemente como Rubén. Su destino fue el restaurante Frida’s en La Antigua, donde fue ‘selector’ en un ‘Set’. ‘elPeriódico’ conversó con él antes de la presentación.

Llegas al país con algo completamente distinto a Café Tacvba. ¿Cómo surge esta faceta en tu carrera?

– A partir del gozo, al igual que las otras. Siempre me ha gustado poner música en las fiestas. Esto comenzó hace tres años. Me propusieron hacerlo, vi que me divertía, se abrió esa puertita y nunca la cerré.

¿Cuánto ha cambiado la música desde que comenzaste con el grupo?

– Muchísimo. En aquella época era un sueño grabar un disco o tener una grabación de calidad. Ahora las personas pueden hacerlo desde su casa. Antes no era así. Nosotros nos juntamos no con la intención de grabar o de que sucediera todo esto sino por pasarla bien, por la necesidad creativa.

¿Dónde están el rock y la contracultura hoy?

– También me lo pregunto, sobretodo la contracultura. ¿Qué es la contracultura hoy, al menos musicalmente? Me causa dificultad responderme. No sé donde está hoy esa música como en algún momento lo fue el rock. Pero el rock ya ha sido abordado por la cultura popular, ya es una música aceptada, ya no tiene el filo que tenía antes ni pone nervioso a nadie. Me pregunto qué música es ahora, de repente el reguetón. A veces llego a la conclusión de que bueno, el rock en sus inicios tampoco era una música inteligente. El mensaje del reguetón no me sorprende ni me mueve, pero es un ritmo que hace que la gente mueva las caderas y en Latinoamérica es algo bueno. Tenemos una tradición castradora que nos tiene con la cadera tiesa. Sí, escandaliza a dos que tres por la visión materialista y de una sexualidad superficial, pero no llega a ser contracultura. Quisiera una propuesta musical y cultural que fuera más profunda y que escandalizara tanto como proponer una transformación en la sociedad.

Hablando de sociedad. ¿Cómo ves al México actual?

– Lo veo con los ojos nublados de tantas lágrimas. Es muy triste. Si queremos echarle la culpa a alguien tenemos los chivos expiatorios perfectos, la clase política, la clase empresarial, unos queriendo venderlo todo, otros queriendo comprarlo todo y explotarlo. Está el narco, las mafias… Sí, hay muchos chivos. Desgraciadamente he llegado a la conclusión de que somos los mismos. La clase política está conformada por mexicanos al igual que la clase corporativa. Lo mismo pasa con los carteles, las mafias… somos nosotros mismos. Cada vez es más difícil cerrar los ojos y voltear la cara, no verlo. También México es una suerte de embudo y toda la mierda que viene del norte ahí se queda. Estados Unidos es un país en plena decadencia. Es un gigante que va a caer y se va a agarrar de donde pueda para evitarlo o caerá sobre todos los que estamos a su alrededor.

Trump, Peña Nieto, ¿por qué estas figuras logran poder?

– Todo es parte de lo mismo. Me dices Trump y me dices Clinton y para mí son lo mismo. Trump me parece un títere para distraernos. Es una válvula de presión perfecta para elevar ánimos racistas. Desde hace mucho el caos es una forma más de control, de manipulación. Todo esto seguramente tiene que ver con el momento que está viviendo Estados Unidos. Está viendo la forma de seguir parado por algún tiempo.

Dices que a todo le ponemos excusas, pero no estamos acostumbrados a tomar responsabilidades. Uno de los actores llamados a ello es la juventud. ¿Qué tanto han cambiado sus intereses respecto de tu generación?

– No podemos hablar de una juventud; hay varias. Creo que hay juventudes muy conscientes, que tienen mucha energía y una visión clara. Tienen mucha información y están en la posibilidad de cambiar las cosas. Por otro lado, desgraciadamente también hay juventudes muy oscuras, abandonadas, abusadas. Están esperando el momento de tener el control, el poder, para sacar esos enojos, esos abandonos, esos abusos y hacerlos ellos mismos. Solo puedo pensar en que las cosas van a ser mucho más intensas de que lo que nosotros pudimos haber pensado o resistido. Afortunadamente el equilibrio siempre está ahí. Hay oscuridad y hay luz.

Hablemos de literatura. ¿Qué libros son fundamentales en tu biblioteca?

– No soy un gran lector y siempre se me olvidan los títulos. Ayer por ejemplo estaba recordando dos libros que fueron muy importantes para la concepción de Café Tacvba. Uno de ellos es ‘México profundo’ de Guillermo Bonfil Batalla, que es un libro precioso y que ha envejecido muy bien. Es un libro viejo pero dice muchas verdades y que pareciera que se adelantó a su tiempo. Otro libro que fue muy importante para mí fue ‘La jaula de la melancolía’, de Roger Bartra. Es un libro sobre la sicología del mexicano, interesante. Hubo un tiempo que leí mucho a Ítalo Calvino, a Saramago y a Monsiváis. Ahorita estoy leyendo ‘El segundo sexo’ de Simone de Beauvoir y estudios sobre ‘Fracking’, nueva técnica para extraer gas del subsuelo y que es altamente tóxica. Con la reforma energética que se autorizó en México se abre la puerta para la extracción de gas con ella, pero en muchas partes ya se ha prohibido por lo contaminante que es. Así voy leyendo cositas.

Y en artes visuales, ¿qué te gusta?

– Disfruto de muchas cosas. He estado trabajando con algunos artistas emergentes mexicanos, como Kari Mayo. En general todo el arte callejero lo disfruto mucho. En Oaxaca hay una explosión de arte callejero a partir de la situación social que se vive y hay artistas buenísimos. También los grandes maestros como (Rufino) Tamayo y (Francisco )Toledo, que tiene una claridad importante para mucha gente.

Tu carrera ha sido un viaje. ¿Qué te ha dejado la experiencia?

– Me ha dejado una vida muy placentera, una vida de mucho aprendizaje. Sigo aprendiendo todo el tiempo y deseo que cada vez pueda captar más lo que se me ofrece. Me siento sensibilizado porque por medio del contacto con instituciones veo las diferentes luchas que existen. Estamos en una lucha y pensar que no vivimos en ella es ilusorio. Estamos perdiéndolo todo. Los humanos no hemos hecho la tarea durante muchos años y ahora todo se nos juntó. El concepto de lejos ya no existe. ¿Qué es lejos? ¿Nos afecta? Absolutamente todo nos afecta, así esté sucediendo en Chile, Alaska o Indonesia. Latinoamérica está siendo atacada por una nueva ola que en dimensión es mucho mayor que lo que pasó con la conquista/invasión. En este tiempo los abusos y la explotación es a un nivel mayor porque las tecnologías han avanzado y desgraciadamente están siendo utilizadas para ello. Los megaproyectos carreteros, mineros, turísticos, de aprovechamiento de la biodiversidad, que más bien es explotación, son contaminantes. Contaminan el agua, la tierra, a nosotros mismos. Transforman nuestra relación con el entorno. Podemos ir deteniendo a las corporaciones. Decirles “Oye tú, estás causando esto. No puede ser”. Tenemos dos armas como sociedad, el boicot y la desobediencia civil. En México se hacen muchas marchas, pero necesitamos tener una consecuencia de ello. Decir “Tú gobierno/corporación estás creando estos problemas; ok, entonces vas a ser juzgado y castigado por medio del boicot”. Al final todas las corporaciones y los políticos funcionan con nuestro dinero.

Para cerrar, cuando te ves en esta portada, ¿qué ves? (una portada del disco ‘Café Tacvba’ de 1992 en edición guatemalteca)

– Veo a un grupo de amigos que la pasaba bien, que estudiábamos diseño y echábamos relajo.

 Y de no ser músico, ¿qué serías?

– Creo que todo me habría traído a este mundo. Quizá estaría más enfocado en el diseño, pero la música siempre ha formado parte de mi vida.

Etiquetas: