[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Por enésima vez quieren burlar a la justicia


foto-articulo-Editoriales

Los integrantes del “Pacto de Corruptos”, reconocidos fundadores, insisten en legislar, comprar y vender absurdos con tal de lograr la ansiada impunidad. Coincidieron varias circunstancias en esta semana, como son las declaraciones fuertes del todavía poderoso país del norte que a través del Canciller trasladaron en clarísimo español, que ni los dipucacos ni los corrupjueces y menos los satélites de estos, netcenteros y ONG contra el terror y etcétera, deben seguir perturbando la vida y la aplicación de sus resoluciones a la Corte de Constitucionalidad, tampoco entorpecer la labor que le corresponde al PDH, ni querer enjuiciar a jueces que se desempeñan apegados a la ley.
La estudiada y oportuna entrega del acusado más buscado y más relevante después de Pérez Molina y Baldetti, el excandidato presidencial Sinibaldi. La entrega vino acompañada de su declaración de que pondrá en la luz pública a sinnúmero de colegas del delito, destacados miembros del Ejecutivo, del Congreso y, según sus palabras, empresarios de noble cuna y sempiternos contratistas del Estado.
Ahora sí se puso la cosa color de hormiga dijeron todos los subliminalmente mencionados. Procede, pensaron, que acudamos a la CSJ, en particular a su actual presidenta para que si caemos no caigamos en puro cemento. A los pocos días la señora presenta inocentemente en el Congreso una propuesta de ley de lo más humana y considerativa para que, según dice ella, se evite que los acusados vayan a la cárcel en prisión preventiva, por el contrario que continúen su vida normal en sus hogares, con las comodidades a las que están acostumbrados, manteniendo el control de sus negocios y haciendo lo que puedan para no ser condenados. Suficiente es molestarlos con tener que ir a firmar el libro de presente al juzgado. Los que ya están hospedados en el Mariscal Zavala no tendrán que gestionar certificados de salud y pedir a cada poco que por humanidad se les deje ir a sus casas. El resultado será el mismo que buscaba el pacto de los 107 corruptos.
Ese mamarracho de ley que aprobaron los 107 sólo se pudo evitar porque la Corte de Constitucionalidad lo declaró inconstitucional y porque nosotros el pueblo lo reprobamos públicamente. ¿Estamos dispuestos a hacerlo de nuevo, oponiéndonos graníticamente a la aprobación de esta nueva y grotesca maniobra? Un país sin valores morales, sin ley, no vale nada.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Maspor Marine, empresa dedicada a la venta de lanchas y yates
noticia Luisa Paredes
Esto dice Semilla sobre el finiquito de Thelma Aldana

Agrupación política señala presiones sobre la Contraloría y el Registro de Ciudadanos para bloquear inscripción de su candidata a la presidencia.

noticia
El transfuguismo es antidemocrático


Más en esta sección

360º a vuelo de pájaro

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Allan Rodríguez es reelecto con el apoyo de 107 diputados

otras-noticias

Publicidad